el blog de reseñas de Andrés Accorsi

jueves, 27 de septiembre de 2012

27/ 09: GILGAMESH: ARENAS ROJAS

Qué raro que es esto, ma-mita! ¿Esto salía en los ´70 en las revistas de Columba? Increíble. Se supone que Columba apelaba al mínimo denominador común, que eran historietas básicas, chatas, pensadas para gente de bajo nivel socio-cultural... y esto es todo lo contrario! Acá el guionista Sergio Mulko se pasa de sofisticado. Levanta un vuelo poético tan arriesgado, tan extremo, que en un punto es casi críptico. Esto es a la historieta lo que Rick Wakeman al rockanrol, algo demasiado elaborado, demasiado barroco, lo más anti-pochoclo que te puedas imaginar.
A tal punto Mulko se pasa de complicado, que la mitad de las cosas que pasan no las entendí leyendo las historietas, sino el prólogo del maestro Ariel Avilez (consuetudinario lector de este blog y diplomado en columbología). Hay un viaje de Marte a la Tierra, con Gilgamesh y su chica a bordo de una nave, secuencia power y definitiva para cualquier historieta de ciencia-ficción. No la vi, no me di cuenta cómo sucedía eso. Supuestamente asistimos a la destrucción de Phobos, una de las luna de Marte. Re-daba para una secuencia cataclísimica, en la que el héroe escapa con lo justo... Tampoco se ve claramente, ni se enfatiza desde el guión. Gilgamesh se enfrenta a un monstruo de la Atlántida, gran ocasión para un combate épico... que ocupa una viñeta microscópica, en una página en la que hay otras 15 viñetas microscópicas.
Realmente me intriga muchísimo cómo le entregaría Mulko los guiones a Lucho Olivera. Por momentos, los bloques de texto mandan extensas parrafadas (con un lirismo alucinante) que Lucho reparte entre cinco o seis viñetas. Mulko habla de la inmortalidad, de tumbas, vestigios y rescoldos, de “miríadas de crepitantes mundos y estrellas abigarradas”... ¿Y Lucho qué dibuja? Primeros planos de Gilgamesh o planos tan lejanos que se ven los planetas enteros con el espacio alrededor, y a veces con un globito que sale del planeta. ¿A quién se le habrá ocurrido dividir casi todas las páginas en 16 viñetas? ¿Y ocupar las restantes con splash pages impactantes? Muchas páginas incluso están divididas en cinco tiras, más chiquitas y finitas que las de los diarios.
Esto es defintivamente raro, casi fuera de la realidad. Por suerte hay textos de gran nivel (aunque no siempre sirvan para hacer avanzar la historia) y un gran estudio de qué es y para qué sirve ser inmortal. Mulko pensó a fondo en este dilema y la vida de Gilgamesh está signada por esas reflexiones, entre trágicas, cósmicas y metafísicas.
El dibujo de Lucho también sorprende, porque está muy por debajo de lo que hacía en esta misma época (1974-75) en otras historietas de su autoría. Claro, seguramente en las otras historietas no tenía que meter entre 12 y 16 mini-viñetas por página. Esto parece una colección de miniaturas, es Lucho jugando a ver cuántos cuadritos ínfimos le entran en cada página. Aún así, hay composiciones magníficas, secuencias bellamente articuladas. Pero se nota que hay dibujos hechos a mano alzada, sin siquiera un boceto previo. Los aliens que aparecen, más que miedo o extrañeza, dan risa. Parecen pibes con máscaras de aliens, bien grotescas y granguiñolescas.
Los primeros planos se repiten una y mil veces, como los informes de 6-7-8 en los que escrachan a los sicarios de Magnetto. Y –lo más choto- la acción está totalmente desenfatizada. Hay muy poca acción, es casi imperceptible, pero lo que la hace aún más imperceptible es la forma en que la dibuja Lucho. Los mínimos momentos en los que –por cuestiones de vida o muerte- los personajes deben entrar en acción, suceden en viñetas microscópicas y rodeadas de primeros planos que en un punto parecen siempre el mismo. Un sólo ejemplo: Gilgamseh y Galhya huyen de un engendro mecánico que les tira con tutti y el inmortal recibe un balazo en la frente, su primera herida quizás en muchos siglos. Todo eso en tres cuadritos diminutos, en una página de 17 viñetas. Y dos mini-cuadritos después, la herida no está más. Por suerte en cada episodio hay una o dos de esas splash pages en las que Lucho detonaba con el fulgor de mil supernovas.
Sorpresas te da la vida: esto, que salía en la D´Artagnan (que supuestamente era parte del establishment, el cuartel general del Más de lo Mismo, la máquina de hacer chorizos, la catedral de la historieta pre-masticada y adocenada), tiene una complejidad, un vuelo poético, una sofisticación y una onda tan inusual, tan anti-estridente, por momentos tan pretenciosa, que si la agarrás distraído, o la subestimás, por ahí “te deja afuera”, como dicen los columbófilos cuando tratan de leer el material más vanguardista de la Fierro.

6 comentarios:

Sebastian dijo...

Andres, como estas? tengo una duda, el material que escribio Wood viene antes o despues de lo de Mulko? porque en los dos cuentan el origen de Gilgamesh.
Gracias!

Andres Accorsi dijo...

Es posterior, Sebastián. Estoy casi seguro que lo de Robin arranca en 1977.

Anónimo dijo...

La etapa original de Gilgamesh se publico entre el 69 y el 75 (Lucho-Mulko). La de Robin arranca a publicarse en 1980 (hasta fines del 85 aprox.) luego la sigue Ferrari hasta comienzos de los 90. Y en 1997 Grassi hace 5 episodios mas. Tengo entendido que la etapa de Robin es una especie de Remake de la primera version de Lucho y Mulko, solo que más extensa.

roberto dijo...

... lo que estaría demostrando que las preconcepciones sobre Columba (o sobre Fierro) necesitan DEFINITIVAMENTE reevaluarse

gabriel dijo...

Acertada crítica, Andrés. Como tantos otros, crecí leyendo esto, y conmueve ver el rescate que hacés a la distancia, incluso compartiendo tu asombro

AVILEZ dijo...

CURIOSÍSIMO. COMPARTÍ ESTA NOTA EN MI FACE Y UN PAR DE AMIGAZOS CON LOS QUE COMPARTO LA VIUDEZ COLUMBERA SE OFENDIERON...
ESPERO QUE RELEAN LA CRÍTICA Y NO SE DETENGAN EN LA FIRMA -creo que el pueblo columbero sospecha que Andrés Accorsi colecciona orejas de lectores de la D'Artagnan- YA QUE ES UNA GRAN COSA QUE LA CRÍTICA ESPECIALIZADA COMIENCE A RESCATAR Y PROMOVER DE ALGÚN MODO LA LECTURA DE MATERIAL PUBLICADO POR COLUMBA Y NO ESCRITO POR ROBIN WOOD.
PUEDE GUSTAR MÁS O MENOS, PERO ESTE GILGAMESH -y el anterior, el 100% Lucho Olivera- ESTÁ TAN DIVORCIADO DE LA MAYORÍA DE LO PUBLICADO EN LA ÉPOCA POR LA PALOMITA COMO DE LO QUE VENÍA HACIENDO EL GRAN ROBIN CON NOTABLE ÉXITO.