el blog de reseñas de Andrés Accorsi
Mostrando entradas con la etiqueta La Duendes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Duendes. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de diciembre de 2010

28/ 12: LA DUENDES Vol.9


Una nueva antología nos llega desde la Patagonia, y esta vez se parece muy poco a todo lo anterior. Para este Especial Maestros de la Historieta Argentina, Alejandro Aguado y su equipo convocaron a un montón de grandes nombres de los ´70 y ´80, les cedieron la primera parte del libro (73 de las 162 páginas) y ellos se recluyeron en la segunda mitad, con la dura consigna de estar al nivel de lo que se ve en ese primer tramo.
Y la verdad es que hay unos cuantos que se la bancan más que decorosamente. El propio Aguado (con un guión que necesitaba unos ajustes, pero va para adelante y transmite una muy buena idea), Chelo Candia, Edu Molina (prendido fuego, muuuucho más sólido y canchero que en sus épocas de Animal Urbano), Tomás Gimbernat (interesante como historietista, pero sospecho que más grosso aún como ilustrador infantil), José Massaroli (un clásico), Taro (atractivo y críptico como siempre) y El Toto, otro de los que no falla nunca.
Párrafo aparte para tres monstruos inexplicables, porque no se explica cómo no están jugando en Primera: Edmunds es lejos, de lo mejor de la antología, un grosso impresionante del que quiero YA un tomo para él solo, con tiras, historietas, lo que venga. Tom (ya lo vimos y lo aplaudimos en otra antología de La Duendes) es un dibujante del carajo, sutil y salvaje, una especie de Micharmut argento. Necesita urgente un guionista, para volverse absolutamente imparable. Y como suele suceder en las antologías, acá apareció otro animal del que jamás había visto nada y me mató: Serafín. ¿De dónde lo sacaron, Dios mío? Ese pibe es un CRACK! Una mezcla entre Miguelanxo Prado, Salvador Sanz y Nicolás De Crecy. También, necesita guionista y tiene que ajustar cositas de la narrativa, pero posta, no hay muchos dibujantes de esa calidad que no sean ricos y famosos.
En el sector Maestros nos encontramos con que los nombres son muchos, pero el material inédito es poco. La historieta de Alcatena es nueva y tiene unos dibujos para caerse de culo varias veces, pero tiene serios problemas de guión y hasta de narrativa. La de Casalla no recuerdo haberla leído nunca y está muy, pero muy buena. Lo mismo para la de Langer, perturbadora y pasada de rosca, como uno espera de esa bestia. Lo de Meiji también es inédito (creo) pero no me enganchó. Y lo de Sanyú (que tampoco huele a reprint) está dibujado como los mega-fuckin´dioses, pero el “guión” (frases inconexas tomadas de un poema de Alejandra Pizarnik) es cualquiera.
Y después tenemos historietas de Horacio Lalia, de Alfredo Grondona White, de Jorge Limura, de la dupla Carlos Albiac-Lito Fernández, y dos de Trillo, una con Mandrafina y otra con Enrique Breccia. Excepto la de Lalia que es de los ´90, el resto del material tiene –fácil- 30 años y casi todo salió en la SuperHumor. Está buenísimo verlo en libro, y que lo descubran generaciones que hace 30 años no leían historieta, pero uno preferiría el libro que recopile completo todo Los Enigmas del PAMI, el libro de A Través de Oceanía, un buen recopilatorio con lo mejor de Limura, y así. De hecho, la de Lalia y la de Trillo-Mandrafina salieron en libros (La Mano del Muerto y El Caballero del Piñón Fijo, respectivamente) hace no mucho, o sea que se consiguen fácilmente en ediciones que traen sólo adaptaciones literarias de Lalia o sólo material de los ´80 de Trillo y Mandrafina.
Pero bueno, se valora la sana intención de compartir, de rescatar del olvido material muy grosso (por ahí algún otro editor se aviva y lo publica en buenos tomos recopilatorios), de mostrar trabajos nuevos o poco conocidos de algunos maestros, y de mezclarlos con esa legión de buenos autores “patagónicos” que los boludos de Capital casi no tenemos en el mapa y a los que –gracias a la Duendes- estamos viendo crecer a un ritmo que da miedo. Me voy a desempolvar mis viejas SuperHumor, a ver qué otras joyas de esta onda redescubro…