el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 27 de noviembre de 2017

DOS GEMAS DEL HUMOR

Vamos con otras dos lecturas que me terminé durante el finde.
¡SPAM! es un tomito que recopila material realizado por el maestro Manel Fontdevila para la revista El Jueves, editado en 2007. Son básicamente “las sobras”, las cosas del glorioso autor que no entraron en los recopilatorios de sus series más conocidas (La Parejita y Para Ti, Que Eres Joven). Casi todo el libro está compuesto de breves “ensayos” en los que Fontedevila elige un tema y lo desarrolla con viñetas y textos, en una especie de update de lo que hacía Alfredo Grondona White en la revista Hum®, allá por los ´80 y ´90, y además hay algunas portadas ilustradas por el ídolo y varios chistes de una sóla viñeta.
Lo mejor, lejos, es la calidad del dibujo. Los chistes… algunos se entienden sólo en España, otros se entienden sólo en la coyuntura en la que fueron publicados y otros me hicieron reir tanto que si no hubiese abandonado hace años el stand-up comedy, me los estaría afanando sin compasión para incluirlos en algún monólogo. Porque como los grandes performers de stand-up, Fontdevila te acribilla con su sentido de la observación, con su capacidad de cuestionar desde el humor prácticas, costumbres y expresiones “del sentido común” que la mayoría de la gente acepta, o reproduce, o internaliza sin demasiada reflexión. Fontdevila destripa la cultura mediática, la truchada política, la pacatería chota de la Iglesia, las modas efímeras… y todo con altura, con la puteada puesta en el momento justo y (como ya dije) respaldado por una solvencia gráfica devastadora.
Y lo peor, el tamaño del librito. En lugar de darle a ¡SPAM! una edición como las que suelen recopilar los otros trabajos aparecidos en El Jueves, lo publicaron en un formato microscópico, de 14.5 x 20, y con mucho aire alrededor de los dibujos, que están impresos muy, muy chiquitos. Encima las páginas de Fontdevila en El Jueves suelen tener bastante texto, que en este tamaño resulta casi ilegible. Olvidate de leerlo en un bondi, o sin anteojos, si tenés alguna dificultad en la vista. Pero cuando te acostumbrás al formato, tenés un rato largo de diversión y reflexión garantizadas, de la mano de un gigante del comic humorístico.
Parece mentira, pero en unos días se cumplen dos años, medio mandato ya, del gobierno de derecha neoliberal más revanchista y más corrupto de la historia argentina. Una buena forma de conmemorar ese lamentable suceso en nuestra historia es clavarse el libro conocido como Alegría: Primer Anuario, que reúne chistes (y algunas historietas) subidos a Facebook entre Febrero de 2016 y Enero de 2017 por un colectivo de humoristas, dibujantes caricaturistas donde conviven genios indiscutidos de enorme experiencia con chicos y chicas que están dando sus primeros pasos en esto del humor político.
Por supuesto, la mirada que comparten todos estos autores es sumamente crítica para con el gobierno que encabeza Mauricio Macri (ícono de la corrupción a nivel global) y buena parte de los chistes apuntan al blindaje mediático, a satirizar a ese sector de la sociedad que eligió no ver la ineptitud, la crueldad, la falta de responsabilidad, de sensibilidad y de respeto con la que gobiernan estos cínicos hijos de puta. Lamentablemente, el libro padece uno de los problemas típicos del humor político: la cantidad de chistes anclados a una coyuntura a la que es imposible tener presente un año y pico después. Frases desafortunadas de algún ministro, algún diputado, algún pseudo-opositor o algún “periodista” cómplice que causan revuelo en las redes el día en que se producen, generan chistes que hoy causan mucha menos gracia que en su contexto original. Pero por suerte (o en realidad, por mala suerte) hay temas que conservan intacta su vigencia, como el endeudamiento, la fuga de divisas, el ya mencionado blindaje mediático o las prácticas filo-dictatoriales de figuras nefastas como Oscar Aguad o Patricia Bullrich.
También está bueno descubrir la faceta de “humoristas de una sola vñeta” de autores más asociados a la historieta, como Otto Zaiser, Ariel López V., Gastón Souto, el Polaco Scalerandi, o Marcos Vergara, y siempre es un placer encontrarse con bestias como Sergio Langer, Esteban Podetti, Leo Arias o Gustavo Sala en un ámbito de total libertad, donde pueden ejercer el humor sin filtros. De los que no conocía el que más me gustó fue Cape, un ilustrador prodigioso, con un sentido del humor afiladísimo.
Obviamente, si sos fan del endeudamiento, el deterioro del poder adquisitivo del salario, la represión salvaje, la timba financiera y la precarización laboral, difícilmente este libro te cause alguna gracia, ya que vas a ver a tus ídolos ridiculizados sin piedad. Aunque habiendo dibujantes tan buenos, es probable que incluso a los militantes del ajuste Alegría les genere alguno de los buenos momentos que este gobierno de mierda nos niega.
Vuelvo pronto con nuevas reseñas.

6 comentarios:

Francisco Scheurmann dijo...

Me mató la reseña del Alegría!

textosyconsultas dijo...

genial reseña de Alegria

Luq dijo...

Bien ahí la indispensable catarsis.

Dr. Manhattan dijo...

Hola Andrés. Siempre te leo, pero no soy de escribir mucho y coincido con vos en casi todo, pero al final de la primer frase, decir que este es el gobierno "más corrupto de de la historia argentina" no te parece mucho? Al menos por lo que sale a la luz ultimamente, no quedaste un poco decepcionado, al igual que mucho de nosotros que apoyamos, trabajamos y creímos en el proyecto? Yo vivo en una de la ciudades más pobres del Chaco, y acá la corrupción durante años fue y es un cáncer que corroyó inimaginablemente la sociedad, y no quise darme cuenta. O pensaba que la tan mentada inclusión social que lograron Néstor y Cristina por mi gente no lo hizo nadie, y justificaba todo. Pero después de un tiempo ver a la gente mendigando un plan, sin trabajo en serio, votando con miedo a que se lo quiten, sin libertad de elegir, ver todos los políticos y empresarios de la obra pública forrados en pocos años (y aca nos conocemos todos), las obras anunciadas y sin terminar (un hospital de 2 manzanas dónde sólo funcionan 2 camas de terapia intensiva, hay un sólo médico de guardia [yo uno de ellos], directivos "del palo" puestos a dedo totalmente inoperantes y chorros, pero que tiene más de 180 "trabajadores" de planes del estado que no van nunca). Yo soy de los que piensan que estos son muy malos, pero en esta película de la vida política y económica de la Argentina democrática de las últimas 3 décadas y media, no hubo buenos: FUERON, SON y (lamentablemente por lo que veo) SERÁN VILLANOS. Saludos.

Ernesto Gaya dijo...

Andrés te banco a tiros,sos un capo.
Los q no se bancan tu lectura política es o porque no tienen una propia o porque los años q tuvimos Patria de vuelta la pusieron menos q C-3PO.
Coincido en todo.Gracias por ser el faro Argento q siempre va abriendo caminos en éste hermoso 9no arte.

Dr. Manhattan dijo...

Uff que olor a medias...