el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 19 de agosto de 2016

SEMANA DE BASTANTES LECTURAS

Entre la peli del Squad y las lecturas que se me acumularon en estos días, venimos con un gran ritmo de posteos en el blog. Este año ya van 35 posts y es bastante probable que de acá al 31 de Diciembre logremos subir 30 más.
Hoy arranco con Judge Dredd: Judgement Day, una saga originalmente serializada entre 1992 y 1993 en el semanario 2000 A.D. y la revista Judge Dredd Megazine. Se trata de una aventura extensa, de casi 160 páginas, escrita nada menos que por Garth Ennis, y con varios dibujantes a los que mencionaré en un toque. La trama es sencilla y quizás demasiado lineal: un hechicero resucita a miles de millones de muertos y genera una plaga zombie que asola al mundo entero. Dredd y otros jueces deberán hacerle frente a la amenaza y ganarán, no sin antes sacrificar las vidas de millones de personas en un genocidio que cualquier héroe posta hubiese dado la vida por evitar. Pero esto es Judge Dredd y acá la vida humana vale menos que la de una cucaracha. Ennis ni siquiera hace demasiado hincapié en la envergadura de la hecatombe que provocan los propios “buenos” y mucho menos en las consecuencias. La meta es derrotar al villano y, con la ayuda del protagonista de Strontium Dogs, lo van a lograr. Los diálogos son irónicos o directamente cómicos, la acción no decae y es todo tan grandilocuente, tan pasado de rosca, que no hace falta ser un genio para detectar que se trata (en cierto modo) de una gigantesca farsa. Entre los dibujantes están el siempre cumplidor Carlos Ezquerra, un flojísimo Peter Doherty (que cuando dibuja sin ganas es infumable), unas páginas alucinantes del maestro Dean Ormston (con efectos expresionistas que más tarde veríamos en Ben Templesmith o Renzo Podestá) y un clon de Simon Bisley de asombrosa similitud, llamado Chris Halls. Un promedio bastante alto para el dibujo, mejor que el del guión, que a pesar de algunos aciertos no pasa de ser “otra de zombies”.
Mara es una historieta de 2013, escrita por el prolífico Brian Wood y dibujada por la hoy consagrada Ming Doyle. Te resumo el argumento: En un mundo sin superhéroes, una persona pela públicamente unos superpoderes zarpadísimos. El gobierno la trata de cooptar, controlar e investigar y para eso le hace tantas guachadas que esta persona se pudre y dice “¿Yo no les hice nada y ustedes me consideran una amenaza? Ahora les voy a dar motivos”. Esto ya lo leímos chotocientas mil veces, y en todo caso lo interesante es ver cómo Wood nos cuenta la historia, porque buena parte de lo que sucede es lo que ya te imaginarás. El ídolo te decora bien la torta, con una buena construcción de personajes, una ambientación futurista bastante interesante y –fiel a su estilo- mete poco diálogo y deja que sea la imagen la que cuente el cuento. Cuando el diálogo aparece, es invariablemente acertado, escueto y nunca es imprescindible. Es la acción y no la palabra lo que hace avanzar a la trama. Al dibujo de Ming Doyle le falta algo, quizás originalidad, o riesgos, pero resulta agradable, es muy funcional al relato y se complementa armónicamente con los hermosos colores de la infalible Jordie Bellaire. Con todo eso tenido en cuenta, Mara es un comic interesante, pero lejos de ocupar un sitial privilegiado o fundamental dentro de la bibliografía de Wood. Si conocés a alguna minita que juegue al voley, no dejes de regalárselo. Vas a quedar como un archiduque.
El año pasado, el 22 de Junio, un goma decía en su reseña de Waibero: “descubrí a un dibujante formidable, con un estilo único, muy atractivo, y ahora me falta leer historietas de El Waibe que me cierren, que me dejen algo, que encuentren lugar para desarrollarse más allá de la idea, que me permitan conectar mejor con ese universo gráfico tan intenso y tan logrado”. Bueno, acá está. Defecaciones Humanas es una novelita gráfica de 48 páginas a todo color, escrita y dibujada por El Waibe, en la que el joven autor saca chapa de grosso. Acá sí, hay un argumento fuerte, un personaje ganchero, una bajada de línea notable, chistes, guarangadas y elementos escatológicos puestos en función de un relato sólido, atrapante, con acción, pasos de comedia, bizarreadas que no tienen (ni requieren) mucha explicación, algo de romance e incluso la posibilidad de dejarnos pensando en temas importantes. El propio autor se convirtió en editor para este proyecto, con lo cual me imagino que habrá hecho una tirada pequeña y que (si bien salió a fines de 2015) es probable que Defecaciones Humanas hoy sea difícil de conseguir. Pero te aseguro que recontra-vale la pena. Esto se podría haber publicado tranquilamente en Fantagraphics, o en la mejor época de El Víbora. Y encima te deja convencido de que la próxima obra que pele El Waibe va a ser aún mejor.
Gracias por todo (especialmente a los que se acercaron a saludar durante Crack Bang Boom) y la seguimos pronto.

8 comentarios:

pedrito dijo...

¿Andres, que puedo hacer para triunfar en la vida y destruir a mis enemigos?

Andrés Accorsi dijo...

Son dos objetivos casi contradictorios entre sí. El que realmente triunfa en la vida, cosecha tantos amigos que no necesita destruir a sus enemigos. La pasa bomba y se caga de risa a tal punto que se olvida que tiene enemigos. El verdadero triunfador es el que se da el lujo de ningunear groseramente a sus enemigos ante la total impotencia de estos.

pedrito dijo...

La verdad que eso tiene mucho sentido, gracias por la perspectiva.

José Luis Boterberg dijo...

Lo que logra la internet y las redes sociales. Estos comentarios no existían en las revis de Perfil o en los correos de las primeras Comiqueando. Igual me causan mucha gracia, y esto lo digo sin ningún ánimo de ofender a nadie. Jajajja

Sucubo dijo...

Jose Luis, Queremos que vuelva el Bolsicartonero. Ahora le falta picor al blog.

pedrito dijo...

Tengo una pregunta de comics también. Me regalaron un anual de Avengers del 83, y una de las cosas más interesante que encontré en la revista es una publicidad de "The Saga of Crystar: Crystal Warrior", chusmeando en wikipedia veo que fue una colección de figuras de Marvel y REMCO y tuvo una miniserie de comic a modo de publicidad. ¿Alguna vez tuviste esto en tus manos? Tiene toda la pinta de ser pura verdura ochentosa, pero la verdad que el diseño de los personajes tiene toda la onda. Hay una especie de Merlin y después son todos bastante inusuales para las figuras de la época. Va en plan brujeria, pero no hay ningun clon de Conan ni parecen refritos de superhéroes, veo que en Amazon cotizan todos a menos de un dolar... ¿alguna idea de esto? Hoy puede no ser nada, pero si la nueva película de Masters la llega a pegar, no me sorprendería nada que hagan una película de estos mighty warriors jajaja

Andrés Accorsi dijo...

No, nunca leí comics de Crystar ni tuve en la mano ninguno de los coñemus. Pero me acuerdo de esa publicidad, te dejaba muy manija.

pedrito dijo...

Gracias por la respuesta. En las publicidades de comics de esa época hay cosas que son lo más, encontré cosas rarísimas, como viejos juegos de mesa basados en videogames aún más viejos, como Lode Runner o Centipede. Acá hay varios más por si a alguien le interesa o cree que es mentira, debe ser una enfermedad para los que tienen en serio el vicio del coleccionismo.

http://www.pixfans.com/juegos-de-mesa-y-cartas-basados-en-videojuegos/

Hasta luego amigos.