el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 12 de junio de 2020

DOS ANÉCDOTAS CON DENNY O ´NEIL

Tengo un par de libritos leídos como para meter reseñas, pero las podemos guardar para mañana.
Hoy la noticia (triste noticia) es la muerte del maestro Denny O´Neil, a los 81 años. Doblemente triste para mí, porque buscando información sobre el fallecimiento de Denny, me enteré que en 2017 falleció también su esposa, Marifran, que es personaje importante en estas dos anécdotas que quería compartir.
La primera vez que lo vi a Denny O´Neil fue en la San Diego Comic Con de 1991. No le hablé más que para pedirle permiso y sacarle la foto que acompaña al post. El vínculo empezó de un modo disparatado en Julio de 1998, cuando nos tocó a ambos ser invitados al MECYF, un evento gigantesco que se hizo en la ciudad de México D.F.. El primer día hubo un mega-agasajo para todos los invitados, en un sector VIP dentro del predio (inmenso) donde se hacía la convención. Al poco tiempo de llegar, yo me puse a charlar con Sergio Aragonés (obviamente en castellano), a quien también conocía desde aquella San Diego del ´91. En un momento se acercan Denny y Marifran, y Sergio –un tipo educadísimo- interrumpe nuestro diálogo en castellano para presentarnos en inglés.
Le doy la mano a Denny y le digo “qué tal, mucho gusto”.
Le doy la mano a Marifran y le digo “Hola, soy Andy”.
Marifran era una señora formal, chapada a la antigua, unos 30 años mayor que yo. No le causó mucha gracia mi exceso de familiaridad, y sin soltarme la mano, levantó una ceja, como cagándome a pedos, y me corrigió: “Deberás ser Andrew”, dijo.
Yo sin soltarle la mano, le digo “No, de hecho soy Andrés, como sacarse la ropa, pero me pareció un poco fuerte para presentarme ante una dama como usted”.
Sergio y Denny se miraron y explotaron en una carcajada. Marifran se puso colorada. Yo creo que también, pero no de vergüenza, sino porque estaba haciendo fuerza para no reirme.
Por supuesto esto sólo es gracioso si entendemos que “Andrés” suena casi igual a “undress”, que en inglés significa desvestirse.
El resto de los días en México se armó muy buena onda con los O´Neil, y gracias sobre todo a la parla de Alan Grant, Denny se comprometió a venir a Fantabaires, no ese año, sino el siguiente, o sea, en 1999.
Al mes siguiente (Agosto de 1998) nos volvimos a encontrar en la San Diego Comic Con y ahí tuve una charlita muy interesante con Denny acerca de la continuidad de Batman, en la que él anticipa un poco lo que iba a ser No Man´s Land. Esa charla la grabé y se publicó en el nº35 de Comiqueando.
Saltamos a Noviembre de 1999, cuando Denny y Marifran están en Buenos Aires, como invitados de Fantabaires. Un día, tipo 13:30, salgo a la playa de estacionamiento a recibir a los invitados, que llegaban del hotel al predio (el viejo Centro Municipal de Exposiciones, donde ahora está… el Area 51, no se sabe bien qué corno hicieron ahí, porque nunca se abrió al público). Denny me dice “estuve viendo mi agenda de actividades para hoy y lo único que tengo es una charla tipo 19 hs.. No nos queremos quedar haciendo huevo hasta esa hora acá en el predio, nos gustaría salir a caminar, ir al cine…”
Todo bien –le digo yo- Vayan tranquilos. Acá cerca hay un sólo cine, no sé qué tienen ganas de ver…
En lo posible cine europeo –me dicen- porque cine yanki vemos en casa.
Bueno, tienen suerte, acá cerca está el Atlas Recoleta (ya no, obviamente), donde suelen dar buen cine europeo.
Marifran tenía un mapita que le habían dado en el hotel, y les expliqué cómo llegar. Era una boludez, no se podían perder nunca. “Cruzan la avenida, suben por la plaza de los artesanos, van bordeando el cementerio, doblan acá, etc.”. Y ahí fueron.
A las tres o cuatro horas, entro al VIP donde descansaban los invitados y los veo a Denny y Marifran.
-¿Y, cómo la pasaron? ¿Vieron alguna peli buena?
-La peli creo que era buena, pero la pasamos mal.
-¿Por qué? ¿Qué pasó?
-Era una película húngara, con subtítulos en castellano, y nosotros no entendemos ninguno de los dos idiomas.
Se hizo un silencio de un par de segundos y todo el VIP se cagó de risa.
Claro, ahí me cayó la ficha de que en EEUU, cuando dan pelis habladas en otro idioma, las doblan al inglés o les ponen subtítulos en inglés. Acá, ninguna de las dos. Me tendría que haber dado cuenta, pero a mí nunca había pasado algo así en un cine, por eso ni se me ocurrió.
Gracias por tanto, maestro. Dejaste una marca indeleble en varias generaciones de lectores de comics y a mí me regalaste estas anécdotas copadas que atesoro para siempre.

Mañana, las reseñas. Prometidísimo.