el blog de reseñas de Andrés Accorsi

miércoles, 8 de junio de 2011

08/ 06: HELLBLAZER: PANDEMONIUM


Hace un tiempo prometí ponerme al día con Hellblazer y acá estoy de nuevo, hechizado por la magia de este personaje inagotable, creado por Alan Moore, pero convertido en grosso por un montón de otros guionistas (algunos, ni siquiera ingleses).
Uno de los tipos que más hizo para que John Constantine tuviera hordas de fans y pueda protagonizar una serie mensual hace más de 20 años (que en un par de meses será la que tenga la numeración más abultada de toda la DC!) es el maestro Jamie Delano, bastante relegado en el gusto de los fans, pero autor de muchas obras de excelente nivel. Delano fue el encargado de lanzar la ongoing de Hellblazer allá por 1987, cuando Vertigo no existía ni en los sueños de Karen Berger. El fue el primero en explorar el pasado de Constantine, en darle amigos, familiares y lo más importante, lo que ninguno de los guionistas posteriores se atrevió a ningunear ni a barrer abajo de la alfombra: la sangre de Nergal. Todo genial lo de Garth Ennis, Jenkins, Azzarello, Carey, Milligan… pero el autor que le dio forma al personaje fue Jamie Delano.
Lo mejor que hizo Delano en Hellblazer fue dotar a las aventuras de misterio sobrenatural de un fuerte trasfondo socio-político. Varios de los guionsitas posteriores también lo hicieron, pero eso es otro invento de Delano y un terreno en el que siempre logró excelentes resultados. Pandemonium no es la excepción, para nada. De hecho, esta vez el principal atractivo reside en el contexto socio-político en el que se desarrolla la historia: la guerra en Irak. Epa! Buena idea, no? Delano encontró un infierno al que Constantine no había descendido nunca, y ahí lo manda para esta extensa novela gráfica. Es muy loco, porque SE NOTA que es una novela gráfica y no un recopilatorio de episodios originalmente serializados. En Pademonium no está ni a palos esa necesidad por crear tensión y dejar a los personajes en un momento de mierda cada 22 páginas. De hecho, hay tramos de… 40 páginas en los que no hay momentos tensos, ni peligros, ni nada. El formato le permite a Delano contar a otro ritmo y, si bien la misma historia se podría resumir en 90 páginas (contra las 124 de Pandemonium), todo ese espacio extra le sirve al autor para meter climas, diálogos, silencios y para presentar de modo claro, creíble y bien dosficado un masacote de información sobre las heroicas gestas de George W. Bush y sus aliados en Medio Oriente.
Como en la bochornosa película con Keanu Reeves, acá John tiene una co-protagonista femenina, la misteriosa Aseera, a la que –lo sabés desde el primer minuto- no va a parar hasta bajarle la caña. Aseera es un personaje complejo, muy bien construído, que aporta mucho sin opacar nunca al ídolo máximo. Por ahí Delano se zarpa un poco y la hace tan enigmática, que los misterios de Aseera (y los esfuerzos de John por sacarle la ficha) nos distraen un poquito de la trama central de la novela. Pero prefiero eso a una boluda que no corte ni pinche. De todo esto sale un guión intenso, con mucha crueldad y muy mala leche, con unas 28 páginas finales absolutamente brillantes e inolvidables, grandes diálogos y una bajada de línea devastadora acerca de la guerra, la religión y los negocios (todo muy mezclado, obviamente) en el siempre conflictivo Medio Oriente. Cátedra de Delano, una vez más.
Y el dibujo es una exquisitez, cortesía del maestro Jock, quien ya nos deleitara en aquel tomo de Losers. Jock inventó la forma de meter fotos a ocho manos y no parecerse a los típicos Juan Carlos Flicker. De algún modo deforma las fotos, les mete texturas, manchas, cositas de su estilo expresionista, cercano al de Sean Phillips, pero más extremo. Además, el propio Jock colorea la historieta, o sea que ahí tiene una herramienta más, no sólo para hacer menos obvio el laburo con fotos, sino para darle más fuerza a los climas sórdidos y agobiantes de la historia. El resultado por ahí no es super-personal, pero sí muy atractivo y muy idóneo para el tono que Delano le quiere dar a la novela.
Si sos fan de Hellblazer, seguro ya tenés Pandemonium en tu biblioteca. Si todavía no te enganchaste con el hechicero más jodido y peor hablado de la historia del comic, te recomiendo leer primero All His Engines (la otra novela gráfica, la de Mike Carey y Leo Manco) y después sí, embarcarte rumbo a Irak para sufrir y gozar en este Pandemonium.

5 comentarios:

Francisco Sampedro dijo...

Quiero leer algo de hellblazer, que títulos recomendables están a mano para adquirir?

Andres Accorsi dijo...

A mano, no sé.
Recomendable hay mucho. Repito: aconsejo leer primero All His Engines la novela gráfica, con guión de Mike Carey y dibujo de Leo Manco.

rpon dijo...

Hablando de los dibujantes que usan el "juan carlos flikcr". ¿que los lleva a usar esta pseudo técnica? quien fue el pionero? a mi personalmente no me gusta para nada, al principio sorprende pero después de leer varios libros cansa bastante...

Santiago dijo...

francisco, dc reeditando en este mismo momento tpbs de hellblazer desde el número uno. De hecho solo salió el primero (Original sins) que recopila del 1 al 9 y agrega dos numeritos de swamp thing de la etapa de veitch.

No creo que haya mejor punto de partida que ese.

Andres Accorsi dijo...

El pionero fue Alex Maleev, sin duda. Ahora ya se desmadró y no hay quien frene esa ola pelotuda.