el blog de reseñas de Andrés Accorsi

martes, 21 de junio de 2011

21/ 06: BATMAN & ROBIN Vol.1


Bueno, bueno, bueno… a ver si bajamos un cambio. Esto está bueno, pero no es ni por casualidad la Octava Maravilla del Mundo. No le llega ni a los talones a All-Star Superman, por ejemplo.
La propuesta de Grant Morrison para esta serie es clara: se terminó el bajón y el drama al límite de la locura que significó Batman RIP, ahora viene otra cosa. Viene la estridencia, la machaca, la neo-psicodelia pop, incluso con algún coqueteo con la serie de Adam West de los ´60. Pero con mucha sangre y todo el gore que se puede permitir un comic mainstream de DC. Y le va bien, pero tampoco para dar la vuelta olímpica.
La nueva dinámica entre el nuevo Dúo Dinámico incluye nuevos trajes, nuevos bati-chiches, un nuevo batimóvil y villanos no exactamente nuevos (porque habían aparecido brevemente en un número anterior de Batman), pero inexplorados. Con todo eso, Morrison trata de crear la sensación de un relanzamieto, de una modernización general del concepto de Batman y Robin, similar a lo que hiciera cuando se hizo cargo de los X-Men y los convirtió en los New X-Men.
El primer arco, el del Professor Pyg arranca con un primer número excelente, pero aburre rápido. Todas las fichas están puestas a las escenas en las que Morrison hace interactuar a Dick Grayson con los personajes secundarios habitualmente asociados a Bruce Wayne: Alfred, Gordon y Lucius Fox. De ese contrapunto sale lo más interesante de esa saguita. Y por supuesto, de la relación entre el tranqui, centrado y paciente Dick con el inescrupuloso, altivo y violento Damian, que quiere terminar con los villanos de un modo mucho más radical y definitivo del que permiten la ley de Gotham y la profesión de superhéroe. Al lado de Damian, que está perfectamente construído, Dick parece un cero a la izquierda, un Juan Carlos Nadie con mínimos rasgos de personalidad. Se ve que Morrison leyó poco a Marv Wolfman, que fue el guionista que mejor entendió de qué juega Dick Grayson.
El segundo arco de tres episodios se las da menos de vanguardista y funciona mejor. Morrison se anima a meterse con un tercer ex-compañerito de Bruce, el sublevado Jason Todd, que en un mundo más justo seguiría en la tumba de donde nunca debió haber salido. Y acá tiene más peso el dilema ético, los límites que unos cruzan y otros no. Morrison complementa un comic de machaca sanguinolienta e incesante con una de las preguntas fundamentales del género, que es ¿Who watches the watchmen?. Y lo hace con mucha altura y mientras avanzan en paralelo dos subtramas interesantes, que te dan ganas de comprar el próximo tomo.
El primer arco, el del guión menos potente, levanta muchísimo gracias a los dibujos de Frank Quitely, a quien conocimos hace poquito en Rosario. Quitely dibuja pocas páginas por año, pero les pone todo. Muy zarpado. Las peleas, las expresiones faciales, los fondos, los villanos, cada uno con su propia forma de moverse en combate… todo está pensado y ejecutado con maestría por este simpático escocés de trazo finito y creatividad desbordante. Y el segundo arco, cuando el guión se pone realmente atractivo, está dibujado para el orto por el impresentable Philip Tan. ¿Qué hace ese verdulero dibujando un título de primera línea como era este? Lo de Tan es realmente horrendo, un clon choto de dibujantes chotos tipo Whilce Portacio, una inmundicia con las peores reminiscencias noventeras, con errores de anatomía, narrativa confusa, manchas innecesarias (tal vez agregadas por el entintador Jonathan Glapion), una cosa agresiva, fea, con cero sutileza, más asqueroso que comerse un feto abortado. Sorprende el nivel de violencia, sorprende la cantidad de sangre, pero más sorprende lo mal dibujado que está todo. Por suerte son esos tres números, nomás. Para el próximo TPB, Tan será apenas un triste recuerdo.
Y sí, un tomito más me compro seguro, a ver cómo sigue esto. A ver qué otras puntas de Batman RIP se retoman, a ver si Dick se enfrenta a los enemigos de Bruce, a ver cómo se relaciona con la madre de Damian y su entorno… Hay mucho para contar y Morrison ya demostró que sabe lo que quiere hacer con los personajes. Falta la conjunción de buen guión con buen dibujante y ya está. Además, cualquier comic de Batman sin el insufrible y agotadísimo Bruce Wayne de por medio se merece mi billete…

12 comentarios:

elgorrión dijo...

Andrés, vos que sabés bastante, ¿Puede ser que las grandes editoriales hagan esto de poner un dibujante groso e inmediatamente uno horrible a propósito? Como para no malacostumbrar al lector y que este crea que sólo puede tener o un guionista genial o un dibujante genial, pero nunca los dos. A menos de que se trate de un relanzamiento, como en este caso y en la nueva nueva nueva JLA que van a lanzar Jim Lee y este otro guionista que no me acuerdo.

Anónimo dijo...

Es curioso esto de los gustos a mí me gusto más el primer arco que el segundo, no sólo por los dibujos de Quitely, es mas violento y perturbador, me parece que Morriosn o Dc censuraron la trama de mr Pyg como que iba para otro lado mas depravado y se paró en seco de modo abrupto.

La segunda saga la encontré normal tirando a mediocre, si Morrison tira un contrapunto entre Jason Todd y Batman (Grayson) , pero no le sale, yo creo que porque los dos personajes está pobremente construidos, de esta saga sólo rescato a Scarlett y a Damian, Flamingo tiene sus cositas pero nada que no se haya visot antes.

Esta serie es fresca y entretenida mas llevadera que Batman Rip, y cómo Dick no tiene personalidad puedes pensar que es una cáscara o Bruce, que se yo.

Anónimo dijo...

La verdad que no me gusta para nada morrison escribiendo los titulos top de Dc. Me gustaba mas cuando hacia la doom patrol o animal man, que eran series en las que podia desatar todo su ungenio (y porque no su locura). Siento como si los editores de la dc le pusieran muchas trabas y lo limitaran a escribir una saga con una premisa muy pobre y que creo que - a esta altura - ya no emociona a nadie, a pesar de lo lindo que pueda escribir el dolape Grant. Frank Quitely la verdad que es un monstruo desde los tiempos de The authoriy. Nada mas

Andres Accorsi dijo...

Anónimo, a mí los dos arcos me parecieron bastante perturbadores...
Gorrión, yo creo que alguien en DC está convencido de que Philip Tan no es un croto inadmisible, sino un grosso entre los grossos capaz de seducir a los fans más exigentes. Por ahí me equivoco, pero me da esa sensación...

Pablo dijo...

Jim Lee es un indecente- presentable, lo único que tiene a su favor es la legión de Trolls que creen que es la encarnación de jesús sobre un tablero.

A mi me cuesta entender lo de Morrison de verdad, tiene que sentir un amor demasiado grande por los personajes para seguir en DC después de todo, que contraste con Alan Moore, que se mando a cambiar a los primeros roces, mientras que Morrison sigue ahi: DC le cortó los invisbles reduciendo su tercer volumen, más encima los Wachowski lo plagiaron de la manera más pedorra que se pueda; hollywoodizandolo ( lo peor de todo es que tuvieron exito de manera rotunda, todo lo contrario de lo que pasa cuando alguien adapta a Moore). Nose quizás le pagan muy bien, aunque mi cerebro se resiste a esta alternativa, aunque en Batman:RIP hay muchas ideas que estan en otras obras de Morrison como Kid Eternity, pero presentadas de manera mucho más simple,y garabateadas por Tony Daniel (que debe tener una hermana que hace mejores petes que las masajistas de las historias de Tatsumi,de otra forma no entiendo la posición que tiene).
Por qué en DC no dejan que Quitely dibuje todo lo que escribe Morrison y así ambos convierten lo que toquen en oro puro.
saludos Andres

Andres Accorsi dijo...

Porque Quitely no llega a dibujar ni 15 páginas por mes. Si no, lo pondrían a dibujar todo lo que escribe Morrison, de una.
Ahora está dibujando uno los especiales de Multiversity, el que protagonizan los personajes que alguna vez fueron de la Charlton.

Anónimo dijo...

a mi me encanto , lo unico que no me convencio es el color del primer numero , creo que se jugaron o probaron algo diferenete pero .... no me gusto el resultado , despues en lso proximos numeros lentamente lo van dejando de hacer ..... y lo de est enuevo batman me gusta muchisimo .

Anónimo dijo...

El Batman y Robin de Morrison seguirá acompañado de dibujantes que me parecen bastante flojos hasta que aparece Frazer Irving, momento en que la serie pega una buena repuntada.

Anónimo dijo...

Señor Accorsi, una consulta al margen...
¿Ha leído usted la reciente continuación que realiza Byrne de los "Next Men"?
¿Vale la pena el desembolso económico que implicaría hacerme con algún ejemplar?

Desde ya gracias.

Franco.

Andres Accorsi dijo...

No, Franco, no leí la serie actual de Next Men.

Anónimo dijo...

Gracias maestro; habrá que averiguarlo...

Franco.

Lucho dijo...

Andrés: Que digas que un comic de Batman sin Bruce Wayne (que ES Batman) es un comic de Batman me llama la atención. Dick Grayson es un personaje que debería haber muerto el polvo junto con el resto de la Bat-flia. No se, preferir a Bruce sobre Dick es alejarse de la esencia del personaje.

Estoy de acuerdo con que el primer tomo es un poco flojo pero el segundo y en especial el tercero remontan mucho. Sobre todo por las pistas que Morrison va a dejando que serán relacionadas con la excelentemente escrita (aunque desprolijamente dibujada Return of Bruce Wayne).