el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 11 de febrero de 2013

11/ 02: LOS AÑOS DULCES Vol.1

Hace un par de semanas, me topé (creo que por primera vez) con una obra del inmenso Jiro Taniguchi que no me terminó de cerrar. “El manga siempre da revancha”, me dije, y cacé de la montaña de material sin leer otro tomo de este sensei de senseis a quien tantas veces visitamos en estos 37 meses y pico que lleva el blog.
Los Años Dulces no es una idea original de Taniguchi, sino la adaptación al manga de una novela de Hiromi Kawakami llamada “El Cielo es Azul, La Tierra Blanca”. O sea que mi mangaka favorito no es el creador de Tsukiko Oomachi, el profesor Matsumoto y la historia de ¿amor? entre ellos. El planteo es interesante: una chica que llega soltera a los 37 años se reencuentra con uno de sus profesores de la secundaria que tiene casi 35 años más que ella. Coinciden en los bares, van a comer juntos y de a poco se establece un vínculo afectivo bastante extraño y sobre todo poco obvio. El problema es que el manga está publicado en dos tomos y en el primero Taniguchi dedica 200 páginas a contar... lo mismo que acabo de contar yo en la frase anterior. Si va a pasar algo un poquito más intenso entre Tsukiko y el profesor, va a ser en el segundo tomo y –por suerte- no tengo ninguna pista de para dónde puede ir la cosa.
Hasta ahora no hubo ni un beso como la gente. ¿Pintará el sexo en la segunda mitad? ¿Quién de los dos irá al frente? ¿Le alcanzará la jubilación a los docentes japoneses para comprar viagra? Muy sobre el final, Taniguchi desliza la pista de que si el profe apreta un poquito, Tsukiko entrega. Pero, ¿el profe querrá garchar con Tsukiko, o la ve sólo como una compañía agradable para sus noches de morfi y escabio? Si después de 200 páginas no puedo responder a esa pregunta es porque estamos ante un personaje muy complejo, perfectamente delineado, totalmente alejado de los estereotipos habituales en la historieta romántica. Tan rara es la relación entre los personajes que ni siquiera sé si este es un manga romántico. Por ahora no salimos del slice of life, de las infinitas charlas acerca de hongos, teteras, poetas japoneses y equipos de beisbol.
Lo más interesante que tiene este primer tomo de Los Años Dulces es que por primera vez me toca leer un manga extenso (no una historia corta) de Taniguchi protagonizado por una mujer. Por supuesto, el profesor es un personaje más interesante que Tsukiko, pero es ella a quien la novela de Kawakami le concede el privilegio de narrar la historia en primera persona. A tal punto que en los tramos en los que la relación parece disolverse, el que desaparece de la vista del lector es el profesor, no Tsukiko, que sigue ahí, mostrándonos (en bloques de texto) lo que le pasa por la cabeza. Ya sólo con eso, esta obra se parece poquísimo a las otras de Taniguchi, donde siempre el relato se articula (con perdón de la palabra) en torno a un protagonista varón.
Y mientras la trama avanza poquísimo, Taniguchi nos deleita con páginas y páginas dibujadas como los dioses, repletas de silencios y de espacio para la contemplación del mundo que rodea a los personajes. Con su línea sutil y prolijita y esos grises aplicados con precisión cuasi-mágica, el autor nos invita a recorrer a ritmo lento la ciudad, el campo, los parques y una cantidad de bares y fondas que casi rivalizan con las que dibujó Eduardo Risso en 100 Bullets. La edición española de Los Años Dulces se zarpa mal: tapas duras, papel grueso... innecesarios lujos que encarecen al pedo al producto. Y encima publican en blanco y negro (y grises) las páginas que Taniguchi ilustró a todo color, aunque felizmente conservan intacta buena parte de su belleza.
En términos occidentales (ya sé que no vale comparar, que son distintas culturas, etc., pero me la chupa), esta primera mitad de Los Años Dulces equivale a los primeros... 25 minutos de una película. Quedan pendientes para la segunda mitad... miles de cosas, entre ellas las emociones que hacen falta para que esto deje de ser una simple historia costumbrista y se pueda considerar una de amor. Como no tengo ni idea de qué puede llegar a pasar, me dan infinitas ganas de cazar el segundo tomo... que no tengo y que no creo que pueda leer en los próximos siete u ocho meses. Es lo que hay.

8 comentarios:

rvs dijo...

No voy a contar el segundo tomo... je...

José Eloy Santillán Glen dijo...

algo off-topic, recién buscando info sobre David Rubin me tope con una sección "es un genio" de la comiqueando online del año 2007, acabo de leer el tomo 1 de "El Heroe" y creo que definitivamente no le erraste.
Leí "la Tetería del Oso Malayo" y "el monte de las ánimas" y me encantó el dibujo y noté el cariño que el tipo le tiene al medio, pero realmente si todavía no leíste el héroe tenés que hacerlo, el tipo logra agarrar a Hércules para hacer una versión superheroica entretenida y fresca (no por eso estúpida) con un estilo muy propio, un color espectacular y con una narrativa que te engancha (me falta leer el tomo 2, que no lo consigo, y cuando llegue seguro lo hace a €24.345.648, pero bueh, promete mucho)

Anónimo dijo...

Andres, me recomendas los comics de Aventuras de Batman, las q estan basadas en la serie de TV, o tiene la contra de ser orientadas al publico infantil?

Andres Accorsi dijo...

Anónimo, recomiendo FERVIENTEMENTE los comics de Aventuras de Batman, excelente lectura para viñetófilos de cualquier edad.
José Eloy, todavía no leí El Héroe. Estoy esperando ganar el Quini 6 para poder comprarlo, o que alguien me lo regale. Le pongo infinitas fichas, obviamente.

Leandro dijo...

Andrés, viste jugar a Racing el domingo? No fue patético? No generamos nada de fútbol, hicimos dos penales re contra pelotudos y jugamos con uno de menos todo el partido.

Andres Accorsi dijo...

Vi un rato, Leandro. No me lo aguanté hasta el final porque fue demasiado bochornoso. Me divertí más viendo perder al Rojo ;)

Leandro dijo...

Jajaj, sí, yo también hice lo mismo, en el segundo tiempo, por suerte agarré justo el penal de Farías que patió a las nubes y ya me quedé a disfrutar de la vacunada a Indesingente.

Leandro dijo...

Ah, por cierto, los comics de Batman Adventures, además de muy buenos, los creo ideal para aprender de a poquito a leer comics en inglés.