el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 23 de junio de 2014

23/ 06: ULTIMATE COMICS THOR

Este libro recopila una miniserie de 2010 protagonizada por el Thor de los Ultimates, e intersecta sobre el final con aquella recordada miniserie de Mark Millar y Bryan Hitch. Bah, recordada por algunos. Yo la leí en su momento y no me acuerdo nada. Me acuerdo que el dibujo me pareció espectacular y el guión... más o menos. Acá, la idea de Jonathan Hickman y Carlos Pacheco es darle un background, un mayor espesor dramático a ese personaje que nos mostrara Millar en The Ultimates. Y lo logran a medias.
¿Por qué no cerré este libro entre aplausos y ovaciones? Porque lo firman Hickman y Pacheco y yo de esos dos monstruos espero mucho más. El dibujo del ídolo español pareciera esforzarse por ocultar su identidad, los rasgos estilísticos que distinguen a Pacheco de los otros 500 tipos que manejan correctamente el dibujo de superhéroes. Visto de lejos, parece un clon mediocre de Bryan Hitch. Cuando lo mirás de cerca, aparecen la fuerza, la salvajada, ese dinamismo que Pacheco le sabe imprimir a sus páginas. Las composiciones virtuosas, las angulaciones originales, la solvencia en las poses y las expresiones faciales, incluso en las difíciles. Bien mirado, este es un gran laburo de Pacheco, pero por algún motivo indescifrable (que tal vez tenga que ver con la mano de tres entintadores distintos), el talento del gaditano está oculto bajo un maquillaje que lo hace parecer (en la superficie) un dibujante del montón.
El guión está dividido en tres épocas: una muy remota, en la que los asgardianos vencen definitivamente a los gigantes de hielo; la Segunda Guerra Mundial, en la que el Barón Zemo descubre la forma de invadir Asgard y generar un ragnarok; y la época actual, en realidad los días previos a la aparición de Thor en la primera saga de The Ultimates, cuando este personaje inescrutable, de memorias borrosas, afirma ser un verdadero dios ante la mirada atónita del Dr. Braddock y su hijo Brian.
El tramo en el que Thor, Loki y Balder machacan a los gigantes es predecible, pero muy disfrutable. El tramo en el que los nazis de Zemo forjan la alianza con los gigantes de Jotunheim para invadir Asgard es un delirio sin pies ni cabeza, seguramente producto del consumo de drogas duras mezcladas con pintura para paredes, líquido limpiamuebles y varios potes de Activia vencidos. El ragnarok también es predecible pero intenso, con muy lindos momentos como cuando a Loki... no te quiero contar lo que le pasa a Loki.
Y lo mejor, lejos, es lo que sucede en la actualidad: los diálogos entre Thor y el Dr. Braddock, las intervenciones de Brian y sobre todo ese giro impredecible y a la vez notable en el que Hickman fusiona al personaje de Don Blake con... no, tampoco te lo puedo contar porque te cago una sorpresa grossa. Después, sobre el final, afloja un poco. Las escenas con Nick Fury me resultaron blanditas y las últimas ocho páginas están ahí simplemente para dejarte en claro que esto empalma con lo que ya leímos en The Ultimates.
Si te ceba mucho la versión Ultimate de los Avengers, es muy probable que quieras tener este libro en tu biblioteca, porque funciona como complemento de esa serie y tira puntas que –sospecho- el propio Hickman retomará en su etapa al frente de The Ultimates. Si sos fan del Thor clásico, la verdad que no te recomiendo esto, porque todo lo que pasa acá o bien ya pasó mejor en el Universo Marvel Posta, o está puesto para des-bizarrear, para explicar la presencia de un dios nórdico en el mundo actual de un modo más digerible para los lectores actuales. Y si sos fan de Carlos Pacheco o de Jonathan Hickman, sin demasiado esfuerzo vas a encontrar obras mejores de estos dos maestros, que acá –sin verdulear ni tirarse a chantas- no brillan ni por casualidad como en otros trabajos, dentro y fuera de Marvel.

4 comentarios:

Damián dijo...

Esta obra me encantó la primera vez que la leí. Creo que ahí conocí a Hickman. Ya me gustaban Los Ultimates de Millar, pero acá Hickman le puso a ese Thor Hippie otro nivel, haciendo que funcionen los delirios de Millar, incluso dentro de lo que el arrancó después con sus Ultimates. Coincido en que Pacheco no estaba en su mejor nivel, no me asombró su arte en este trabajo. Pero lo de Hickman a nivel guión me pareció increíble para este tipo de trabajos.

Anónimo dijo...

cómo te da el estómago para leer esta clase de mierda...

Tennís Dumas dijo...

A mí no me gusta el martillo que tiene en la tapa.

Anónimo dijo...

Hola chicos. Alguno sabe el cronograma de las novelas graficas marvel de Salvat? En su pag web no figura. Desde ya gracias