el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 23 de octubre de 2017

THOR: RAGNAROK

Esta vez está muy difícil hablar de la peli sin spoilear, por eso hice algo que no hago nunca: antes de arrancar con la reseña, me puse a mirar los trailers, a ver qué cosas de las que yo quiero mencionar ya son de público conocimiento. La verdad es que los trailers muestran muchísimas de las escenas más impactantes que el neozelandés Taika Waititi hilvana a lo largo de los 130 minutos que dura la película. Y me imagino que si los ves te va a pasar lo mismo que a mí: te va a sorprender la cantidad de personajes que aparecen. Hay tantos héroes, tantos villanos, tantos personajes ambiguos… tenés para armar la línea de muñecos más zarpada de la historia.
Por supuesto, cuando hay muchos personajes pasan dos cosas: 1) el guión se saca de encima a algunos de manera prematura o caprichosa, y 2) difícilmente se los pueda desarrollar bien a todos. Acá el que más al pedo está es el Dr. Strange. A Jane Foster y a los Warriors Three (que aparecen un segundito, casi sin diálogos) no los extrañás para nada, porque el elenco se puebla de un montón de personajes nuevos, no sé si con más potencial que Fandral, Hogun y Volstagg, pero muy bien utilizados en función de la trama. El rubro con más hallazgos es, sin dudas, el de los villanos: si sos fan de Thor, ver en una misma escena a Hela, Fenris, el Executioner y Surtur te va a causar un nerdgasmo del que no se vuelve. Y además está el Grandmaster, aunque tanto el guión como la magnífica interpretación de Jeff Goldblum lo llevan más para el lado de la joda que de la amenaza.
Sí, de nuevo hay muchos chistes. Pero el equilibrio entre la comedia, el drama y la machaca épica funciona realmente muy bien. La pelea entre Thor y Hulk en la arena de Sakaar probablemente sea el mejor combate entre personajes con superpoderes que vi en la pantalla grande. De alguna manera, Waititi (que además le presta su voz a un personajón) barajó la comedia onda Guardians of the Galaxy con la machaca épica (con influencias mixtas de las pelis de Peter Jackson y los comics de Jack Kirby) y le quedó un producto muy, pero muy satisfactorio.
El personaje que me hizo un poquito de ruido fue el de Thor, acá muy alejado de la versión de los comics. Es cierto que el Odinson de los comics puede ser un poco aburrido, siempre tan heroico, tan noble, tan pendiente de la aprobación de Odín. Pero el Thor de Chris Hemsworth (el clon con lomo de Benjamin Amadeo) actúa como un adolescente medio nabo, que se hace el canchero y la mitad de las veces le sale mal. Un Thor fallido, con algunas aristas raras para el fan del comic, entre ellas un sentido del humor muy afilado y la ambigüedad moral para –cuando las papas queman, en esos partidos en los que sólo sirve ganar- cagarse un toque en los códigos y hacer trampa. Y hablando de tramposos… a Loki la verdad que le están sacando un jugo riquísimo, porque encontraron en Tom Hiddleston a un verdadero ancho de espadas. Pero verlo veletear tantas veces ya se vuelve un poco hinchapelotas. Yo le daría unas cuantas pelis de descanso.
Una vez más, los 130 minutos se me fueron volando. Me divertí muchísimo, me agarré fuerte de la butaca varias veces, se me cayó la mandíbula al piso otras tantas, me reí mucho, y lo más lindo: no pasó nada de lo que yo suponía que iba a pasar. El personaje que yo creí que moría no murió, el que yo creí que aparecía no apareció, el final que yo imaginaba no se dio, los personajes que mueren no mueren ni en el momento ni en la situación en que yo lo podría haber supuesto… La verdad es que -a pesar del tono medio light, o de comedia- el argumento es complejo, pero sobre todo impredecible. Conocer las historietas de las que abrevan los guionistas para escribir las películas tampoco ayuda a pronosticar con éxito la resolución de las tramas.
Destaco también el diseño de producción, que nos obsequia maravillas en trajes, armas, decorados y criaturas, las actuaciones de casi todo el elenco, los efectos especiales (gloriosos es poco) y sobre todo el ritmo del relato, que no decae nunca.
A los que nos fuimos recontra-manija del cine donde vimos Civil War ya nos contaron cómo sigue la historia de Tony, por qué no estaban Thor y Hulk… y ahora falta que se estrene Black Panther saber cómo sigue la historia del Capi y/o Bucky. Pero al mismo tiempo ya estamos al re-palo esperando Avengers: Infinity War, en parte porque ahí se van a explorar (supongo) las consecuencias de algunas de las muchísimas cosas grossas que suceden en Thor: Ragnarok. Impresionante lo que ha logrado Marvel con estas películas… Hace 11 años Thor no tenía serie regular y hoy entrás a la panadería y hay minas hablando de la facha de Loki o del lomo de Heimdall. Ah, ya van tres pelis de Thor, tres directores distintos, chotocientos guionistas, y todavía no escuchamos un “I say thee nay”. Dale, metan uno, una vez. No les cuesta un carajo…

4 comentarios:

javier gonzalez dijo...

Seguro que aparece Jane Foster , Andrés? Tenía entendido que Natalie Portman no iba a participar de la peli y tampoco la vi.Sí hubo una mención.

Andrés Accorsi dijo...

No aparece. Sólo la mencionan. Es una de las "barridas abajo de la alfombra" junto con Lady Sif, a la que ni siquiera mencionan.

Gonzalo Ares dijo...

Gran película. Los diálogos jodones
( Se fueron muy para el lado de la comedia en ésta) me hicieron rememorar la Liga de Giffen y De Matteis.

DZ2042 dijo...

vimos la misma peli??????????
No hay ningún balance entre chiste drama como decís en la critica... para filmar la peli lo que hicieron es una serie de sketch y luego lo "unieron" con un fino hilo... Trama compleja??? Te doy la razón que no se adivina donde va el guión... porque no existe....

La película no tiene ningún sentido, y luego de esto creo q no se puede mirar a Thor con ojos serios es un chiste el personaje... pensaba que no podían hacer una peor peli q iron man 3... lo hicieron...

Desastre marvel/disney.... cada vez más abajo la calidad de lo q hacen....