el blog de reseñas de Andrés Accorsi

miércoles, 2 de mayo de 2012

02/ 05: CORAZONES ROLLIZOS Vol.2

El otro día, con el Vol.1, me morfé un Cero Comentarios más injusto que aquel Huracán 0- Vélez 1 que le valiera a este último el Clasura 2009. Pero no importa, ahí voy de nuevo...
Para este segundo tomo de sus historias con gorditas como protagonistas, Jean-Paul Krassinsky introduce una novedad importante: en vez de cinco historias de 8 ó 10 páginas, ahora tenemos tres historias: dos de 12 y una de 27. Como en los jeans ajustados, las gordas necesitaban más espacio, y la decisión del autor de estirar las historias repercutió en una mejora en la calidad de las mismas.
En la primera historia, una periodista entrada en carnes termina casi por accidente en pareja con Ricky Lefraud, un famoso astro del rock que habitualmente se bajaba a las más apetitosas top models. El personaje de Ricky se le va un poco de las manos a Krassinsky. No sólo le roba el protagonismo a Fanny: también amenaza con romper el verosímil, porque es una caricatura demasiado grosera del rockero pasado de rosca. Es como si metiéramos a un personaje extremo, tipo Pomelo o Violencia Rivas, en un contexto de comedia romántica tipo Graduados. Cuando más protagonismo le demos, más va a desentonar. Aún con ese handicap, la historia es interesante.
La segunda juega con la doble identidad y se mete, por un lado, con el submundo de los darkies hechos mierda que se creen vampiros o criaturas de la noche; y por el otro con las pésimas condiciones de trabajo que deben aceptar muchos chicos jóvenes para ganarse un mango en las sociedades regidas por el capitalismo salvaje. La gordita de turno va a consumar en estas páginas un pequeño acto de justicia más grotesca que poética, pero justicia al fin, en otra historia en la que las caricaturas de ciertos tipos sociales están un toquecito exageradas.
Y queda la historia larga, la de 27 páginas, que es –por lejos- la mejor. La protagonista es Miriam, una gordita que se queda sin novio y se compra un perrito bastante repulsivo. Enseguida se le empiezan a acercar los tipos en busca de llevársela a la cama, pero el perrito rápidamente se encarga de establecer una especie de filtro, que uno sólo de los pretendientes de Miriam logrará pasar. El tono es el de una comedia de enredos muy graciosa, con momentos de una violencia increíble no tanto por lo jodida, sino por lo impredecible. Acá hay un sólo personaje descripto con brocha gruesa: Víctor, el tosco e inculto empleado de la concesionaria de autos. El resto de los candidatos a quedarse con Miriam están presentados con humor, pero son caricaturas más agudas y más sutiles. Por suerte, la mayor extensión de la historieta abre el juego para que todos se puedan lucir. El resultado es una excelente comedia, sin nada que envidiarle a películas tipo There´s Something About Mary, que justifica por sí sola la compra de este libro.
A la hora de dibujar todo esto, Krassinsky recurre a su estilo indeciso. Para que te ubiques es como una mezcla entre Peni y Feliciano García Zecchín, pero un toque más realista, no tanto en las caras sino en la anatomía y los decorados. Como decíamos la vez pasada, el autor oscila entre la línea clara y el estilo más sucio, tipo Blain y Blutch. La mezcla le queda bastante bien. Y de nuevo, se abstiene de dibujar a sus gordas con rasgos más extremos. Todo el tiempo se nota el esfuerzo de Krassinsky para que estas chicas no se vean grotescas ni desagradables, sino sexies y atractivas a pesar de sus talles XL. En la última historia, la de Miriam y su perrito, el dato de que Miriam es gordita casi no tiene peso (valga la paradoja) en la trama. Krassinsky la dibuja tan linda, que los tipos la buscan igual, como si fuera una actriz porno.
Con más espacio para narrar, Krassinsky sigue fiel a las páginas de 10 ó 12 cuadros. No descomprime para nada, sino que aprovecha el espacio extra para contar cosas más complejas o darle más desarrollo a los personajes. El resultado es que el dibujo no se luce tanto, pero el alemán radicado en Francia sabe (creo yo) que lo suyo no es el virtuosismo y, si el dibujo pasa medio desapercibido, casi se hace un favor a sí mismo. El ancho de espadas acá son los guiones y el de bastos es la consigna: comedias románticas con sátira costumbrista protagonizadas por gorditas. Con eso alcanza para captar a un montón de curiosos, o de lectoras que se sientan identificadas con las “Chicas Krassinsky”. Corazones Rollizos es un producto cuidadosamente pensado y elaborado, apuntado a un target específico, pero mucho más genuino y más sabroso que esos alfajores dietéticos con gusto a cartón. Y si pinta una rica golosina... a comerla!

8 comentarios:

P.C. dijo...

Para que no te quedes con 0 comments te pregunto algo que no tiene nada que ver con esto, y que posiblemente no quieras contestar porque es algo más onda Intrusos que relacionado con la parte interesante de las historietas: Yo (como tantos otros que fuimos púberes hacia fines de los 90s) leía mucho la revista Cazador, y también (como todo principiante en el Heavy Metal hacia fines de los 90s) escuchaba Tiempos Violentos en la Rock & Pop (ni siquiera sé si sigue estando ese programa, y mucho menos si vos seguís ahí). En realidad las preguntas son dos: 1-¿Me acuerdo mal, o había pica entre los muchachos de Cazador y vos? ¿O era todo joda? Yo estaba casi seguro que estaba todo mal, pero ahora ví que hiciste un prólogo para el libro que recopila la época de Arkham de Lucas y otro(s) de Cazador (que espero poder encontrar algún día acá en Neuquén) así que me entró la duda de que me acordaba cualquiera. Y
2-¿Puede ser que en ésa época (fines 90s/primeros 00s) los muchachos de Cazador estuvieran en una disputa por los derechos de autor?
Ok, era eso nomás. Perdón por preguntar estas cosas que no tienen que ver con lo que a vos más te gusta hablar acá, pero es una de esas dudas pelotudas que por alguna razón, en este momento se me antoja lo suficientemente importante como para escribir este post (y también perdón por el exceso de paréntesis).

Anónimo dijo...

Que se deje de joder...la de la tapa no es gorda, es culona. Tine mas tetas que panza- la verdad que deberia haber aprovechado para plantear cosas mas jodidas con chicas con sobrepeso, que historias romanticas medio pelotudas, con gorditas lindas. el planteo re daba para algo mas jugado.

la otra vez lo iba a comentar, pero no lo hice para no tirar mierda. y siendo que queres qeu te comenten algo sobre el comic, aca te dejo mi impresion.

Chupala Krassinsky. sos un pecho frío.

Andres Accorsi dijo...

Sí, P.C., en los ´90 había una pica entre los autores de Cazador y el staff de Comiqueando y era brava de verdad. Por suerte pasó el tiempo, todos maduramos, las posiciones se acercaron y se impuso la amistad. Hoy está todo más que bien.
Y sí, allá por el ´99 hubo una disputa entre los autores de Cazador y la gente de Ediciones de la Urraca que tenía que ver con los derechos sobre el Paladín de las Puteadas. Se solucionó en favor de los autores, por suerte.

P.C. dijo...

Ok, gracias por la respuesta. Me alegro de como resultaron las cosas, tanto lo de los derechos como del bardo entre vos y la gente de Cazador, ya que era como cuando dos amigos tuyos no se bancan y vos quedás en el medio. Ahora me chuparía un huevo, pero en esos tiempos yo debía tener unos 11 o 12 años y esas cosas te joden, así que era algo que siempre quise saber cómo era.
Saludos desde Neuquén, donde cuesta bastante conseguir historietas pero uno hace lo que puede. Yo descubrí éste blog hace poco y lo estoy usando para enterarme de qué cosas se están editando acá para ir a romperle las pelotas a los de las librerías locales.

Rodrigo López dijo...

Para historietas con gordas de verdad mejor leer "Weasel" (o "Flujo" en español) de Dave Cooper, un maestro a la hora de retratar a mujeres con sobrepeso.

Anónimo dijo...

Gracias por la recomendacion, Rodrigo. ahi tome nota. a Cooper lo tengo catalogado como a un autor interesante a descubrir con una estetica descarnada, expresiva. vere si lo consigo.

saludos.

Rodrigo López dijo...

Anonimo, Weasel es una maravilla. la gente de Comiqueando la catalogo entre los mejores 100 comics de la decada. Si no la puedes comprar por La Cupula la puedes descargar por internet en cualquier lado pero en ingles.

saludos.

Pablo Zambrano dijo...

Esa mina es más narigona que gorda