el blog de reseñas de Andrés Accorsi

jueves, 31 de mayo de 2012

31/ 05: SCALPED Vol.7

Ufff... más de seis meses sin leer Scalped es una condena. Pero acá estoy de nuevo y, aunque parezca una joda, este tomo me gustó todavía más que el anterior.
Este es un tomo extenso, con ocho episodios, y una particularidad: son historias en las que avanza poco la trama central. La primera es un descuelgue total: está protagonizada por una pareja de Lakotas viejitos, que viven muy lejos de la reservación gobernada por Red Crow. Y además es una historia redondísima, profunda, emotiva, muy cercana a la perfección. Jason Aaron construye dos personajones de la nada, pero no creo que los integre a la trama principal. Creo que quedan ahí, como testimonio, como recurso para contar una historia de honor, de orgullo, de aguante frente a la adversidad y amor a pesar de todo. Por si faltara algo, este unitario está dibujado por un fetiche de este blog, el genio croata Danijel Zezelj, así que está todo dicho. O no, pero son 24 páginas que están más allá de todo, hasta de las exégesis.
Los dos episodios siguientes conforman un arquito bien duro, bien hard boiled, pensado para darle mucha chapa a Shunka, el pulentoso mano derecha de Red Crow. La historia es cruel, despiadada y sanguinaria, pero el impacto más fuerte pasa por otro lado: acá nos enteramos de que Shunka es gay y Aaron se toma su tiempo para explorar cómo es vista la sexualidad alternativa en las tribus aborígenes. Otra historia poderosísima y perturbadora, impredecible y polémica. Esta vez el dibujante es el italiano Davide Furnó, quien ya jugó de suplente en otros tomos de Scalped, pero ahora está mucho más suelto, más sólido, muy bien apoyado en un laburo con tramas mecánicas y trazos finitos de plumín que le quedan bárbaro.
Le sigue otro unitario todo ambientado en el pasado, en el que Aaron nos presenta a un personaje excecrable, una rata ventajera, mentirosa, con un culo a prueba de balas y una moral de alcantarilla. Se trata de Wade, el papá de Dashiell Bad Horse, del cual hasta ahora teníamos mínima data, pero acá cobra forma de personaje muy, muy bien pensado, con chapa de sobra para jugar de titular en los próximos arcos de la saga.
Y eso es lo que sucede inmediatamente después, cuando Aaron pone en marcha el arco de cuatro episodios conocido como Unwanted. Esta es una historia jodidísima, pero casi sin corchazos ni cuchillazos. Esta vez la tensión, la sordidez, las atrocidades pasan en el fuero íntimo, en el ámbito familiar. Acá tenemos el reencuentro de Dash con su padre y sobre todo, mucha data sobre el pasado de Carol Red Crow (cómo se conocieron sus padres, cómo fue concebida, qué pasó con su mamá, etc.). Carol es la protagonista central de este arco: acá cambia su relación con su padre, se vincula de un modo muy, muy interesante a la familia de Dino Poor Bear (uno de los secundarios muy logrados por Aaron) y se resuelve el plot de su embarazo, por supuesto consecuencia no deseada de uno de esos fogosos encuentros con Dash, bajo los efectos de las drogas duras. Desengaños amorosos, secretos oscuros, odios y rencores ancestrales, padres e hijos enfrentados, embarazos no deseados, heroína, abortos... ¿Quién necesita tiros y trompadas?
Todo este arco y el episodio protagonizado por Wade están dibujados por el maestro R.M. Guéra, en su habitual estilo realista, filoso, crudo, muy basado en la referencia fotográfica, pero muy bien integrada al grafismo, con un laburo de documentación impresionante para los flashbacks y una narrativa ajustadísima, que hace que todo se entienda al toque y que el relato fluya con fuerza, pero también con agilidad. En un arco tan atravesado por las emociones, Aaron tiene el acierto de plantear muchas secuencias sin palabras, donde los climas, los rostros y el lenguaje corporal de los personajes describen (sin hablar) los momentos (generalmente de mierda) que están atravesando. Guéra capta todas esas sutilezas a la perfección y aprovecha esas secuencias mudas para lucirse aún más. Impresionante lo del serbio radicado en España.
Scalped sigue terrible, adictivo e inolvidable como siempre. Y encima se da el lujo de meterse a fondo en temas como la desprotección de la vejez, la homosexualidad y el embarazo no deseado, todos tópicos urticantes en una sociedad como la yanki. Mes a mes, Jason Aaron redefinió el término “historieta para adultos” y convirtió a todos los que se las daban de grim ´n gritty en ositos cariñosos. Magistral.

5 comentarios:

fmlobito dijo...

La historia de los viejitos es una oda a la vida, con todos sus matices, narrado con un realismo que no se puede creer. El que lea esto y no se emocione es un terminator, o un muerto vivo. No se puede creer lo que te mueven la pareja esa. Fué un rayito de luz en medio de ese calabozo de torturas al que nos tiene acostumbrados la serie.

Raw Fish / Strokkster dijo...

dios, que ganas de empezar scalped que tengo desde hace un tiempo ya...

tiene los tientes 'sopranos' o 'breaking bad', que a la critica tanto le encanta ponerle?

Andres Accorsi dijo...

Ni idea porque yo no miro tele, maestro. Jamás vi ni los Sopranos ni Breaking Bad...

Leandro dijo...

Andrés, ya que reseñaste a Aaron te consulto si tenés alguna referencia de lo que escribió (o sigue escribiendo, yo no lo sé) en Wolverine, que es lo que está publicando Ovni.

Andres Accorsi dijo...

No, nunca me animé a leerlo.
Me dijeron que la saga con Spidey es pochoclo de gran calidad, pero no me llamó la atención como para comprarla.