el blog de reseñas de Andrés Accorsi

miércoles, 12 de enero de 2011

12/ 01: TARZAN Vol.10


Sí, soy cabezadura. Volví por más Tarzan después de haberme fumado tres tomos desgarradores con los peores guiones que leí en mucho tiempo. Pero el amor es más fuerte, y lo que hacía el maestro Burne Hogarth hace 70 años en esas planchas dominicales es demasiado como para no volver a visitarlo nunca más.
Y la verdad es que la persistencia garpó. Guarda, no me encontré con el mega-guión. Pero por lo menos hay un cambio, una búsqueda de algo distinto a las pelotudeces que nos contaron en los tomos anteriores. Básicamente el cambio está en que la serie agarra un rumbo más (entre miles de comillas) político. Tarzan deja de luchar con bestias cuadrúpedas (de hecho, en todo el tomo mata un sólo leopardo) y se dedica a combatir a déspotas y tiranos, enquistados en el poder de las culturas con las que toma contacto. Probablemente esto tenga que ver con la época en la que están escritas las sagas (1940-41), cuando el tema de las dictaduras fascistas europeas empezaba a inquietar a los yankis. Lo cierto es que en la historieta se abusa del recurso de las civilizaciones perdidas, para que Tarzan confronte con milicos y monarcas uno más despiadado que otro. Otros dos tópicos se repiten en ambas aventuras: las princesas babosas que se le quieren colgar de la liana al hombre mono, y los amigos que lo ayudan, siempre chabones grandotes… y blancos! No sabemos cómo, pero todas las civilizaciones perdidas de Africa están compuestas por blancos. En fin…
La segunda aventura de este libro (que empieza, pero concluye en el próximo) es sin dudas la más política. Acá hay protocolo a full: emisarios, negociaciones, rendición formal de un pueblo a manos de otro, todo como lo indica el reglamento. Y un poquito de machaca, claro, porque cada tanto los malos tienen que capturar a Tarzan para que este después se escape.
Y tal vez eso sea lo más choto de estas historietas: la cantidad de cosas terribles de las que zafa Tarzan. Página tras página lo vemos caer bajo una red, lanzarse por la rendijita de una puerta de piedra que baja tipo Indiana Jones, surtir a mano limpia a varios soldados armados, lanzarse en catapulta por encima de un muro de fuego, tirarse a la boca de un volcán que está por entrar en erupción, escapar del terremoto, el derrumbe, el desprendimiento de rocas y el río de lava una vez que el volcán despierta, saltar al borde de un precipicio, sumergirse en un mar en medio de un maremoto, ser arrastrado por la corriente en una zona de paredes rocosas, ser perseguido por un tipo que le dispara con una ametralladora mientras un montón de arqueros lo cagan a flechazos… y podría seguir, pero ya me aburrí. O sea, chicos, no lo intenten en sus casas. Al lado de todo eso, trenzarse con un leopardo hambriento es un pic-nic.
Por suerte tenemos los dibujos de Hogarth, en un nivel incomprensible para la mente humana. Las escenas del volcán que acaba con el Pueblo del Fuego y la del maremoto que hace lo propio con Pueblo del Mar, son obras maestras del dibujo y lo van a ser por siempre (o hasta que 6-7-8 gane un Premio Clarín, diría Peluffo). Acá Hogarth rompe la grilla ajustadita y repetida hasta el infinito y salta al vacío con viñetas cuádruples, monumentales y electrizantes, en las que deja la vida. En la segunda aventura lo vuelve a hacer, pero una sóla vez, cuando el maligno Dagga Ramba recibe a Tarzan en el patíbulo donde (cree, el pobre iluso) lo va a colgar para siempre. Impresionante.
Me queda un tomo más sin leer. Si noto nuevas mejoras, tendré que ir por los siete restantes, nomás…

5 comentarios:

Belerofonte dijo...

Y volviste a Tarzán nomás...

Andres Accorsi dijo...

¿Qué va´cer? Me miraron los tomitos desde un kiosco y me dijeron "No seas garca, ¿dónde vas a conseguir comics mejor dibujados por míseros $ 25?". Y entré como un caballo...

Cuestionador dijo...

Che Andrés, no te pierdas esta bizarreada..."la serie animada de Batman que no fue"

http://www.newsarama.com/comics/hey-thats-my-cape-gotham-high-110112.html

Y el blog va genial, che...tenés pensado reseñar algo de Green Lantern o Art Spiegelman?

Andres Accorsi dijo...

Por ahora no, de ninguno de los dos. Pero nunca se sabe, el año es largo...

Marbot dijo...

Los vi en el kiosco pero no quise repetir la experiencia de cuando leí "Flash Gordon" en la recopilación de Clarín. Son históricos, pero me aburren! jaja