el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 30 de noviembre de 2012

30/ 11: TARZAN Vol.16

Retrocede dos casilleros... Después de un tomo bastante interesante, vuelven la chatura y el más de lo mismo.
Una vez que Tarzan se repone de la fiebre que casi lo manda al descenso, se dedica lo de siempre: descubrir civilizaciones perdidas. Acá encuentra dos: en una, hay una reina (obviamente blanca) que se lo quiere quedar de mascota sexual. En la otra, un dictador mala onda que arroja a Tarzan a una arena donde deberá pelear por su vida con bestias cuadrúpedas y bípedas. Estas dos cosas ya pasaron no menos de cinco veces en los tomos que llevo leídos y la verdad, me tienen los huevos al plato.
Como “novedad” tenemos que una de las dos civilizaciones perdidas está muy lejos de Africa, más para el lado de la Polinesia. Para llegar hasta allá, Tarzan viaja durante días y días en un submarino, al que unos tipos (y una minita) lo suben engañado. Igual, el capo de la monada va terminar por hacerse amigo de sus captores para luchar todos juntos contra tipos mucho más jodidos que ellos. En el próximo tomo me voy a enterar cómo hace Tarzan para volver a Africa... si es que los guionistas se acuerdan de que Tarzan NO está en Africa, porque en esta ciudad oculta ya aparecieron negros grandotes, tigres y selva.
Como siempre, Tarzan da cátedra de idiomas. Seguimos sumando especies animales, nuevas civilizaciones en nuevos continentes y el hombre mono se las sigue ingeniando para entender a todos y que todos lo entiendan. Un fenómeno. Lástima que un tipo tan dotado para las relaciones públicas recurra tantas veces a matar a sangre fría a sus interlocutores... Acá, Tarzan estrangula, apuñala o atraviesa a flechazos a gente de todas las razas, tigres, panteras, leones, cocodrilos y hasta un pulpo. Lo más heavy es que nadie se escandaliza.
Así, sin sorpresas y sin nada mínimamente interesante para destacar, transcurren otras 52 planchas dominicales de esta historieta que, pese a que me parece un embole, no puedo dejar de leer. ¿Me volví loco, me lobotomizaron, me afilié al club de fans de Ricardo Montaner? No, sigo cada vez más cebado con los dibujos de Burne Hogarth, que además no paran de mejorar. El maestro máximo del dibujo académico-realista ya está claramente en su mejor nivel y le prende fuego a cada viñeta de cada plancha. Cuando estalla la acción, Hogarth se deja poseer por un espíritu salvaje y su dibujo gana en plasticidad y belleza. La lucha de Tarzan contra el tigre llamado “Muerte a Rayas” es dinamita pura, un ballet descontrolado y a la vez armonioso, casi sensual. Además es el combate físico en el que Hogarth se anima a mostrar sangre en cantidades más o menos realistas. Esas dos páginas garpan todo el libro, de una.
Y hay mucho más. Esto está lleno de imágenes impactantes, majestuosas, en las que cuerpos y decorados levantan tanto vuelo y se enfiestan en una orgía tan zarpada, que poco importa la mediocridad de los argumentos. Ya me faltan sólo dos tomos para terminar el Tarzan de Hogarth (en lo que a planchas para los diarios se refiere) y prometo entrarles en Diciembre, así ya nos lo sacamos de encima para el 2013. Si los guiones siguen así, no va a ser fácil, pero –como siempre digo- Hogarth merece este esfuerzo y muchos más.

5 comentarios:

P.C. dijo...

Totalmente off-topic, pero ¿leiste Batman: Dead Reckoning de Brubaker? Es Hush pero bien escrita. Tiene sentido que aparezcan los villanos que aparecen, tiene sentido la identidad del villano secreto, hay muy buenos diálogos, no es el típico "el malo leyó el guión", etc. No es una obra maestra, pero está bueno para comparar y ejemplificar como dentro del mainstream y usando a los mismos personajes conviven verduleros absolutos con buenos escritores, y cómo cada uno cuenta una historia que parte de una premisa muy similar.

Andres Accorsi dijo...

No, P.C., no la leí.
Si la veo, le doy una chance, porque Brubaker me merece la mayor de las confianzas.

P.C. dijo...

Y, como dije, no es una obra maestra, pero es una buena historia de misterio, bien redondita. La acumulación de villanos no es gratuita para nada sino que cada uno juega un papel correspondiente a sus características y no se siente que haya ninguno puesto ahí porque sí, como pasa en Hush. Como te decía, es más que nada interesante para ver cómo una premisa muy similar es tratada de dos maneras distintas y con resultados absolutamente diferentes. Lamentablemente creo que Dead Reckoning no salió en TPB y está bastante olvidada, lo que es totalmente injusto sobre todo comparandola con la fama que tiene Hush.

Andres Accorsi dijo...

Ah, si no está reeditada en libro las chances de que yo la lea bajan a menos del 5%...

P.C. dijo...

Yo la leí en scans y no pude encontrar información sobre ningún TPB, pero tampoco soy un especialista. Lo mío no fue más allá de un par de búsquedas en google.
En caso de que no esté reeditada, no entiendo bien por qué. Tiene mucho gancho por todos los personajes que aparecen y la escribe Brubaker.