el blog de reseñas de Andrés Accorsi

martes, 4 de diciembre de 2012

04/ 12: WOLVERINE/ NICK FURY: SCORPIO

Este libro reúne dos novelas gráficas y un prestige, originalmente publicados entre 1989 y 1994 y con un elemento en común: en las tres historias se cruzan el mutante canadiense y el capo de SHIELD. Y realmente, eso es lo UNICO que tienen en común. Veamos:
Arrancamos con Wolverine/ Nick Fury: The Scorpio Connection, la graphic novel en la que debuta el nuevo Scorpio, Mikel Fury, quien parece ser sobrino del viejo Nick, pero en realidad... no te lo puedo contar. El guión de Archie Goodwin es potente, con muchos momentos de alto impacto, una vuelta de tuerca muy grossa sobre el final, muchos diálogos de gran nivel y unos bloques de texto de lujo, de los que no abundan en los comics de tiros, trompadas y garras de adamantium. Sin ser una joya imprescindible, es definitivamente un muy buen guión.
Que empalidece por completo frente a la faz gráfica, en la que nos encontramos con el maestro Howard Chaykin prendido fuego, en el que seguramente debe ser su mejor trabajo para Marvel. En equipo con el glorioso colorista Richard Ory, Chaykin detona su mejor arsenal a la hora de darle imágenes a los textos de Goodwin. Se nota un cachito que no le gusta tanto dibujar a Wolverine (sobre todo enmascarado), pero ese Fury es quintaesencial, casi tan definitivo como el de Jim Steranko. Sólo por lo que dibuja Chaykin en esas 62 páginas, se justifica todo el libro.
Después tenemos Bloody Choices, otra graphic novel, pero del ´91, escrita por Tom DeFalco y dibujada por otro grande, John Buscema. Lamentablemente, este prócer tiene menos suerte con los coloristas: le toca Gregory Wright, quien se vuelca hacia una paleta sombría, llena de marrones y grises, que a veces se empastan y deslucen el dibujo. No sé si es uno de los mejores trabajos de Buscema. Por ahí no. Pero seguro que en blanco y negro se vería mucho mejor.
El guión de DeFalco no tiene nada que ver con la saga de Scorpio. Están Wolvie y Fury y de hecho se cruzan más feo que en las otras historias, pero la cosa va por otro lado. Este es el típico guión sórdido, oscuro, repleto de desesperanza y de excusas para que los héroes se saquen y empiecen a actuar como los villanos. No es ni bueno ni malo, es simplemente producto de una época muy marcada en la que se confundía a la madurez con la sangre, la violencia y la crueldad.
Y hablando de épocas, Wolverine/ Nick Fury: Scorpio Rising es de 1994, una de las peores épocas de la historia de Marvel, en la que –salvo honrosas excepciones, como el Hulk de Peter David- toda la línea editorial despedía hedores nauseabundos, dignos de una cripta lovecraftiana. En ese contexto aparece este guión de Howard Chaykin simplón, por momentos burdo, en el que Wolverine podría tranquilamente no estar, ya que con un héroe sobraba y todo lo importante que pasa, le pasa a Scorpio. Está claro que esto iba a vender mejor si se lo mostraba como una secuela a The Scorpio Connection y por eso está ahí Logan, esta vez con su traje amarillo con las hombreras de metal, esa cosa asquerosa cuyo diseñador merece morir en cana.
El dibujo cayó en manos de Shawn McManus, en el peor momento, en ese breve período en que este excelente dibujante se había pasado al lado oscuro de la Fuerza y se zarpaba dibujando esos cuerpos deformes, pasados de esteroides, con músculos imposibles, y esas caras aún más deformes, llenas de rayitas espantosas al estilo Rob Liefeld, dientitos apretados, crosshatchings innecesarios en los pómulos... una abominación, una cosa realmente desagradable. Lo único redimible es que, a diferencia de Liefeld y sus simios amaestrados, McManus no falla en la narrativa. Y si Buscema tuvo mala suerte con el colorista, pobre McManus, fue sumergido en una pileta con meo de todas las especies caninas del planeta. Lo que hace Gloria Vazquez en estas páginas no tiene ninguna explicación racional excepto “tuve que colorear las 46 páginas en un fin de semana en el que me la pasé borracha, drogada y enfiestada con tres chongos del Golden, dos travas, un burro y un enano”. Posta, la cantidad de errores y tiradas a chanta que se ven en el color de este comic es realmente un bochorno.
En fin, te recomiendo esto si sos muy fan de Wolverine, o de Fury, o (como yo) de Chaykin. O si querés ver cómo el grim´n gritty de fines de los ´80 y principios de los ´90 a veces funciona bárbaro y a veces se cae a pedazos.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Aguante la barrita de Sala!!!

Anónimo dijo...

Lo que dijiste de Liefield me hizo acordar a algo que encontré hace tiempo: un compendio de los 40 peores dibujos de Liefield (reunido por un tal Bill Hanstock).
Les paso el link, para que se rían un poco si ya odian a Liefield. O para que empiecen a odiarlo, si aún no lo hacen.
http://www.progressiveboink.com/2012/4/21/2960508/worst-rob-liefeld-drawings

Federico Martín Bonazzi dijo...

Qué raro McManus en mal nivel, similar a Liefield... aunque supongo que la diferencia es que McManus llega ahí como resultado de su propio camino y búsqueda personal de estilo, mientras que lo de Liefield es sólo ese "chiste" y nada más, no tiene más trucos en la galera.

Andres Accorsi dijo...

Una lástima esos años que McManus desperdició clonando a los verduleros más abyectos de los ´90. Por suerte después retomó su estilo "clásico", a años luz de estas atrocidades.

Anónimo dijo...

Andres. Esto lo compraste en USA, o se puede coneguir en el pais.

Chancho con chocolota tuby 5.

Anónimo dijo...

Que lo pario.

Anónimo dijo...

Que lo pario.

Andres Accorsi dijo...

Se lo encargué a un dealer que me lo hizo llegar desde EEUU.

Reznor dijo...

Hola Andres. Que le pasa al actual Chaykin que baila en bolas para marvel por dos pesos con cincuenta y agarra cualquier porqueria que le den? Le agarro el sindrome de Alan Moore?

Andres Accorsi dijo...

¿Te parece? Ahora está en Image con una serie escrita por él mismo y lo que hace para Marvel (junto a Matt Fraction) sale por el sello Icon, que le permite retener los derechos...
Hace unos añitos sí, estaba más prostituta... pero por ahí necesitaba comprarse una casa en un country, o un BMW ;)
Y tampoco hizo cosas taaan abominables. Creo que de la última década, lo más choto que hizo fueron esos números de Hawkgirl escritos por Walt Simonson y dibujados con el lápiz en el ojete. Nada de lo que hizo en Marvel es tan horripilante como Hawkgirl...