el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 3 de marzo de 2013

03/ 03: SHANKAR Vol.1

Una vez más, los maestros Eduardo Mazzitelli y Quique Alcatena recitan sus arcanos hechizos y conjuran a un héroe perfecto, más allá del tiempo y las civilizaciones, para protagonizar fantásticas aventuras que no se parecen en casi nada a las típicas.
En las historietas de Mazzitelli casi siempre se repite esta constante: el héroe no sufre. Es un grosso, un capo, un as, un world champion que se cansó de cosechar copa y medalla en todas las disciplinas. El héroe resuelve los combates de taquito y sin despeinarse. Nunca lo vemos hecho mierda en el piso, cagado a palos, con sangre en la boca, tratando de sacar fuerzas de donde no hay para levantarse y retomar la pelea. Los héroes mazzitellianos no tienen dudas, no tienen miedo, van al frente contra monstruos y dragones, guerreros y emperadores, dioses y demonios, siempre convencidos de que la batalla es un trámite, que no hay chances de morir ni de salir gravemente heridos. Esto sería un bajón irremontable, si no fuera por un detalle para nada menor: en el contexto de las historias que cuentan Mazzitelli y Alcatena, los combates SON trámites. Ni más ni menos. Los conflictos no se resuelven cuando el héroe derrota a las amenazas que enfrenta. Las amenazas son más bien obstáculos, que el héroe debe sortear para llegar a otra instancia de su búsqueda. La violencia no es la solución. A lo sumo, es la llave que abre otra puerta, para que el héroe pueda seguir su periplo hacia la verdad, hacia la redención, hacia el amor, o lo que sea que lo motiva en su epopeya.
Eso se ve clarísimo en Shankar. Acá -entre guiños a Michael Moorcock, Hugo Pratt, Go Nagai, Emilio Salgari, Fiodor Dostoyevsky y todos los libros sobre mitología que entren las bibliotecas de Eduardo y Quique- vemos a Shankar vencer a toda clase de oponentes sin el menor esfuerzo. Las luchas más intensas son las del Shankar niño o adolescente, porque ahí sabía menos y cada victoria le costaba más. Y sin embargo, en la estructura de estos relatos, los combates son una peripecia menor. En la saga de la India, el héroe lucha por salvarle la vida a quien tal vez sea su hermana. En la de China (la que menos me atrapó) intentará descifrar los caprichos del emperador-niño Xiao Gui. En la de Japón (la mejor, por afano) buscará resolver el misterio del suicidio del poderoso Otsuki Hidetora. En la de los mares de Malasia, hará lo imposible por preservar los conocimientos ancestrales y secretos de Lemuria. Y en la de Rusia, tratará de que el inestable y peligroso zar Rasputín se equilibre para el lado del Bien. Entremezcladas con cada una de las “misiones” de Shankar, Mazzitelli nos narrará decenas (no sé si no centenas) de mitos y leyendas de cada una de estas culturas, y varias “historias dentro de la historia”, breves fragmentos en los que el guionista deja volar un poco más su prosa, en memorables bloques de texto. O sea que en este bestial masacote de 300 páginas hay muchísimo para leer.
Y muchísimo para mirar, claro. Porque una vez más, Alcatena se deja poseer por su plumín mágico y nos deleita con unas imágenes imponentes, de una belleza indescriptible, perfectamente hilvanadas en secuencias vibrantes y sugestivas como sólo él puede hacerlo. Como ya sucedió en Imperator, el guión le da a Quique excusas para visitar distintas civilizaciones y plasmar en sus páginas a los más espectaculares seres soñados por cada una de estas civilizaciones. ¿Y qué hace ahí un aborigen piel roja, si Shankar no visita nunca las planicies de EEUU? No importa: el guión se las ingenia para que Alcatena pueda dibujar también indios sioux. Y majestuosos palacios y abisales infiernos y ominosas cavernas y todo lo que se te ocurra, dibujado con ese virtuosismo tan típico de Alcatena y tan atípico en el resto del universo del comic, presente y pasado. Además de muchos seres sobrenaturales que luchan, rosquean o tiran profecías enigmáticas, acá hay otro ser sobrenatural (pero nacido en Caballito) que es quien les da vida a todos ellos, un monstruo legendario de carne y hueso, inspirado como pocas veces y decidido a dejar la vida en cada viñeta.
Alguien dijo alguna vez que Mazzitelli y Alcatena inventaron su propio género y yo coincido bastante con eso. A lo largo de casi 25 años, juntos diseñaron su propio continente dentro de la historieta mundial y lo poblaron con creaciones únicas y maravillosas, con historias que pulverizaron los confines de la clásica fantasía épica y la llevaron más allá. Dentro de ese reino mágico y misterioso, estas primeras 300 páginas de Shankar acumulan méritos y logros para aspirar a la corona. Descubrilas. Y rezale a las deidades de todos los panteones para que salga pronto el Vol.2.

15 comentarios:

jorge dijo...

¿Te suena que se haya publicado o lo vayan a publicar en España?..

Soy un gran fan de ambos autores, especialmente de alcatena.. pero aquí su obra esta muy fragmentada y se publica con cuentagotas...

Un saludo

Jorge

Andres Accorsi dijo...

No, Jorge... No tengo datos de que se vaya a editar en España.
Siempre me pregunté por qué en ese país se le presta tan poca atención a la producción de Mazzitelli y Alcatena. ¿Vos que estás allá podrás aportar alguna pista?

Loco Rabia dijo...

Espectacular reseña, muchas gracias Andrés. El libro 2 ya está rotulado, sólo falta hacer correcciones y mandar a imprenta, seguramente en el Crack Bang Boom lo estaremos presentando.

Maku dijo...

A mi no me cierra que zafe tan fácil de todo Shankar, estaría bueno que la sufra un toque más, no se si tanto como al nivel de Acero Liquido, pero me rompe un poco las pelotas que se las sepa todas.

Jorge Inzaghi dijo...

cuantos volúmenes son en total?

P.C. dijo...

Ojalá ésto llegue a las librerías de Neuquén. Yo me mando de cabeza a comprar cualquier cosa de Alcatena.

Andres Accorsi dijo...

Son dos tomos en total.

Reznor dijo...

Andres, sabes si el amigo Millar esta preparando la segunda parte de Wanted? Sino, en que anda? Gracias

Andres Accorsi dijo...

Millar está por lanzar la saga final de Kick-Ass y escribe Jupiter´s Legacy, una serie regular co-creada con Frank Quitely para Image.

P.C. dijo...

Por un par de cositas que leí por ahí sobre Kick-Ass vol. 2, parece que Millar empezó a mear afuera del tarro. Habrá que ver que tal está, pero se me desinflaron las expectativas.

jorge dijo...

Andrés, pistas ninguna.. ya me gustaría a mi conocer los entresijos que se cuecen en las editoriales.

Entiendo que el mercado español es bastante estrecho y se busca publicar exitos seguros...

Pero perderse a Alcatena es pecado mortal...

Un saludo

Jorge

Anónimo dijo...

¿che Andres nunca alcanzaste a hacer una reseña de Joker de azarello y bermejo?

Andres Accorsi dijo...

Nunca la leí, Anónimo.

Manco Cretino dijo...

Shankar es impecable.
Acá tal vez no da, por presupuestos, pero es de esas obras que debieran publicarse un toquecito más grandes y con tapa dura; y ahí sí, manjar para amantes del libro/objeto (contenido incluído, claro). Bah... cualquiera de Mazzitelli /Alcatena merece el mejor de los tratos.
De todas maneras la edición de los muchachos es bien digna.

Gavro dijo...

Hola Andrés, no puedo decir que tu reseña es excelente, porque creo que no podrías decir otra cosa de Shankar... Yo la considero perfecta. Y el final, que mencionas que son creadores de su propio universo, creo que es así. La estoy disfrutando como disfrute casi todo lo que hicieron juntos. Yo creo que si Gaiman gano un premio Hugo por Sandman, deberían entreganle uno a Mazzitelli. Así de sencillo.
Y leyendo otros comentarios, veo que hay gente que no entiende la historia y también lamento que este mundo de la historieta sea aun tan estrecho que no le abren las puertas a cientos de talentos frustrados que se quedan en el intento.