el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 11 de marzo de 2013

11/ 03: X-MEN VIGNETTES Vol.1

Alla por Noviembre de 2010 apareció en este blog la reseña del segundo volumen de esta serie de recopilaciones de historias cortas de los ´80, aunque ambientadas en los ´70. Te recomiendo releer ese texto antes de adentrarte en este. ¿Ya está? Perfecto. La única diferencia importante entre ambos tomos es que en el primero TODAS las historias fueron escritas por Chris Claremont. El resto, sigue los mismos lineamientos ya comentados en la reseña del Vol.2.
Este es el Claremont definitivo, el imbatible, el tipo capaz de crear las más ambiciosas epopeyas cósmicas, y además breves pero intensas no-aventuras del género slice of life. El tipo que le dio a los superhéroes una humanidad y una tridimensionalidad que nunca antes habían tenido, el que respetó como nadie la consigna de armar las sagas DESDE los personajes y no crear amenazas frutihortícolas, descolgadas de la palmera, para mandarlas a pelear contra los héroes, simplemente porque estos están aburridos y justo ese día no hubo maremotos, terremotos, ni erupciones volcánicas. La Gran Claremont es la de meterse a full en la mente de estas criaturas de papel y tinta y tratar de mostrarnos, sin salir de la historieta, la ficción y la aventura, un mapa de la psiquis de cada uno de ellos. Como el personaje de los X-Men que lee mentes es Jean Grey, no sorprende a nadie que las más notables de estas historias cortas sean las que tienen como protagonista a la pelirroja: en la primera, Claremont arma la amistad entre Jean y Storm (y se mete en la psiquis de Ororo para explicar su claustrofobia). La segunda (y para mi gusto la mejor) narra la previa de un encuentro romántico entre Jean y Scott Summers en 12 páginas sin textos, absolutamente memorables. La tercera desentraña la transformación de Marvel Girl en Phoenix, esa que sucede a bordo de una nave tripulada por la colo, en una secuencia que expande (y legitima) las explicaciones que nos dieran otros guionistas de por qué y cómo sobrevivió Jean, en la previa al lanzamiento de X-Factor. Y la cuarta gira en torno a la relación con Misty Knight, con Jean ya transformada y todavía medio virgen en el manejo de los inmensos poderes del Phoenix.
Además de esas cuatro joyitas, hay un par de esos unitarios medio bajoneros tan típicos del Claremont de los ´80, esos en los que el guionista baja línea con historias profundas, melancólicas, con avalanchas de bloques de texto tan poéticos como verborrágicos. Tres de esos me gustaron mucho: el de Colossus y la bailarina, el de Nightcrawler y el pibe que tiene cáncer y el flashback al pasado de Magneto, con ese broche de oro que nos lo muestra (una vez más) tanteando a ver qué onda el camino de la redención. El resto, sin aportar demasiado, no está mal. Creo que la única historia floja es la de Wolverine y Sabretooth.
Los 13 episodios están dibujados por el maestro John Bolton en su estilo realista, bien concentrado en los climas, con momentos de asombroso virtuosismo, aunque a veces opacado por la labor de los coloristas. Por ahí no están todos los fondos que uno hubiese querido ver, pero el laburo en cuerpos y rostros es tan sólido, que está todo bien. La historieta mejor dibujada es la del Hellfire Club, que nos narra cómo Sebastian Shaw da un golpe de estado y toma las riendas de la sombría organización. En la reseña del Vol.2 yo decía que se notaba que a Bolton no le interesaban demasiado las escenas de acción, ya que ponía más pilas en las otras, las de clave tranqui e intimista. Acá el maestro me cerró bien el orto: este episodio, el del Hellfire Club, es el más violento del tomo, el más jugado a la machaca, y el que ofrece mayor lucimiento por parte del británico. Por supuesto, en la historieta 100% muda, Bolton aprovecha que no tiene que compartir protagonismo con los abundantes textos de Claremont y deja la vida en cada viñeta. Ahí también hay muchas secuencias de altísimo vuelo, en las que el dibujante da cátedra.
Y lo más lindo: además de estar muy bien por sí mismas, estas breves historietas están pensadas para complementar a los 13 primeros episodios de los X-Men escritos por Chris Claremont, es decir, a comics inolvidables, que le trajeron aire nuevo al género de los superhéroes allá por mediados de los ´70, cuando el mainstream olía peor que el túnel que conecta las estaciones Callao y Tribunales de la línea D. Por si faltara algo, mientras aquellas gemas setentosas exponían las (no tantas) limitaciones de Dave Cockrum, acá el dibujo está en manos de un John Bolton inspiradísimo, 100% compenetrado con el giro que Claremont se propone darle a las historias. Estas “vignettes” (que alguna vez fueron los back-ups de la revista Classic X-Men) me recordaron por qué estaba buenísimo ser fan de los mutantes a mediados de los ´80. Y por segunda vez (porque ya las había leído, hace más de 25 años) me hicieron feliz.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Andres, tengo una duda,(jaaaa) , posta. Sabes si salio algo mas de King Cop, ademas de lo que publico DEUX en su momento, y si hay mas, de que editorial es, y como se consigue.

Tucan con nitrogeno.

Anónimo dijo...

Grcias

Andres Accorsi dijo...

Sí, Anónimo. Hay una breve historieta de King Cop en el libro Antología de Héroes Argentinos, publicado en 2012 por Universo Retro.

Pablo Zambrano dijo...

Esas que mencionas de Jean son grosisimas. La que muestra como se transforma en fenix es tremenda.
Ojala ovnipress siga los pasos de ECC y se anime a sacar clasicos de decdas pasadas y en una de esas nos dan la alegria de traernos a los mutantes de chris

Andres Accorsi dijo...

Uh, ¿te imaginás? Esa es merca que jamás se publicó en Argentina. Debe haber MUCHA gente que nunca lo leyó.
Y encima ahora hay ediciones recoloreadas, hermosas, a años luz de las inmundicias cromáticas de los ´70 y ´80.

Fernando dijo...

Andrés, que te parece el laburo de Rob Liefeld en X-factor, New Mutants y Youngblood? Como pudo haber hecho tanta guita y ser tan famoso? Y Larsen en The Savage Dragon, vale la pena?

Andres Accorsi dijo...

¿Liefeld en X-Factor? Me parece que hizo un par de portadas, no más.
En New Mutants era feo, pero novedoso, y laburaba con guiones bastante dignos (de Louise Simonson y Fabian Nicieza) por eso se me hizo casi soportable.
Lo de Youngblood es horripilante por donde se lo mire.
Y sobre Larsen no puedo opinar objetivamente, porque para mí es una religión. Lo banco a muerte, haga lo que haga.

brunowayne dijo...

Andrés, disculpá, una pregunta. Estoy (recién ahora) empezando a leer Hellboy. Leí los primeros 3 tps y me alucinaron. Quiero más, pero a la vez veo que hay varias colecciones. ¿Qué me recomendás? La colección original sigo hasta que se termine, pero ¿cuál otra garpa al mismo nivel? BPRD, Weird Tales? No tengo idea con qué seguir luego de la colección central. Grazzie!

Andres Accorsi dijo...

No, nada garpa al nivel de la colección central.
En Weird Tales hay muy buenas historias, pero es despareja, como toda antología. Son dos tomos, te los liquidás en una tarde.
Y dentro de B.P.R.D. vas a encontrar sagas grossas y sagas menores, aunque siempre son bastante entretenidas y suelen tener excelentes dibujantes.
Lo que no podés perderte es Batman/ Hellboy/ Starman, una joyita bizarra que creo que te va a cebar.

Lucas. dijo...

mientras panini tenga TONELADAS de material/saldo sin vender no le van a dar luz verde a ovni para que publique eso, lo mismo con ECC y DC (ej. los titanes). eso si que sería buena idea porque el que esta interesado podría largar algún billetín de más y no por la bosta que están haciendo ahora.
y liefeld en los noventa hizo plata por novedoso (concuerdo con andrés) y ahora por morbo no puede ser que su sola presencia levanta ventas.
y no se olviden de los royalties de "cable" y sobretodo por "deadpool" que hasta salio en una de los xmen (con la cara del insoportable ryan reinolds). saludos.

fmlobito dijo...

Dave Cockrum es infumable. Tiene un olor a viejo choto que te tira abajo cualquier lectura. Es durísimo venir leyendo lo que dibuja Byrne y después caer en lo del Capitán Garfio Cockrum. Y de las vignettes me encantaron casi todas. Especialmente la del funeral de Thunderbird y la de Logan jugando con 3 delanteros y 2 enganches contra Jean en el jardincito. Y si, Bolton debe ser declarado patrimonio de la humanidad o necesidad básica historietil.

Anónimo dijo...

Andrés y/o gente:
¿por dónde empezar para leer la etapa de Claremont en X-men? ¿hay que ubicar mucho de lo que vino antes? Me marean los cientos de colecciones con la letra X, ¿en cuál y en qué n° arranca Claremont?
offtopic: qué buena que es Sweet Tooth. Que gigantesco bluff el n° 100 de Invencible (serie que me parecía buenísima hasta las viltrumite wars inclusive)
saludos
Lucas

Andres Accorsi dijo...

La etapa "moderna" de X-Men arranca en el Giant Size 1 (1975), que no lo escribe Claremont, sino Len Wein. Es un número doble, que resume de modo conciso y accesible toda la historia previa de los X-Men, y se lo suele republicar junto con lo de Claremont. Después del Giant Size pasás al número 94 de Uncanny X-Men, donde ya está formada la dupla Claremont-Cockrum.
Fijate qué edición te gusta, porque Marvel republicó este material en 130 formatos distintos...

brunowayne dijo...

Andrés, ¿vista las declaraciones de Jerry Ordway pidiendo que alguien le dé trabajo? Buscalas en internet, te rompen el corazón. Da para que te mandes un artículo al respecto...

brunowayne dijo...

Estoy al pedo, así que pego a continuación lo que dijo Jerry Ordway (en inglés):


I am thrilled to be well remembered, and respected in the comic book community, and to have fans willing to pay me to draw commissions, but I got into comics in order to tell stories, not to draw custom art. I still feel vital, and still want to be at that table....

... I'm not retired, I'm not financially independent. I'm a working guy with a family, working for a flat page rate that hasn't changed substantially since 1995. I may have opportunities at smaller companies, companies that pay less per page than I made in 1988, with no royalties or ownership of any kind. I'm not at all looking down at that, but it is hard to reconcile, as I can't work faster, and refuse to hack my work out to match the rate. I have pride in what I do, and always have....

...My work is still sharp, my mind is still full of stories to tell, and I'm still willing to work all hours of my day to meet my deadlines. Why am I out of work from the publishers? Why are my friends, people who turned in great work, worthy of hardcover and trade paperback reprints, not able to get work?

...I want to work, I don't want to be a nostalgia act, remembered only for what I did 20, 30 years ago.

Andres Accorsi dijo...

Sí, leí el texto completo. Ya opiné al respecto, a raíz de la consulta de un lector del blog.