el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 18 de noviembre de 2013

18/ 11: IL CAVALIER DI GOMMASGONFIA

Como te darás cuenta con sólo ver la portada, esto no es otra cosa que la edición italiana de El Caballero del Piñón Fijo, cuasi-clásico ochentoso de Carlos Trillo y Cacho Mandrafina. ¿Para qué quiero una obra de Trillo y Mandrafina en edición italiana? Y, para no lanzar. La verdad es que la edición argentina (publicada hace unos años por Página/12) es tan horripilante, está tan mal impresa, en un papel tan choto, que da vergüenza ajena. Prefiero tirarla a la mierda o regalarla (a alguien que no se sienta ofendido) y quedarme con esta hermosa edición que está en el idioma de mis bisabuelos, pero tiene un tamaño excelente, un papel zarpado , una encuadernación y una impresión de lujo y una portada alucinante creada especialmente para este álbum. La edición argenta traía también las historias mudas que Cacho y Carlos hicieron para SuperHum®, pero tampoco estaban todas. Así que, al Averno.
La historieta en sí está muy bien. No araña la gloria simplemente porque es una obra de Trillo y Mandrafina, que tienen –para sus obras en conjunto- un listón altísimo, colocado allá arriba por joyas insuperables como Cosecha Verde o Peter Kampf lo Sabía. En ese contexto, el Caballero del Piñón Fijo, aún con todas sus virtudes, se convierte en una obra menor, no al nivel de Dragger (que quizás sea la más floja de las colaboraciones de la dupla) sino más bien al nivel de El Husmeante. Un nivel al que –claramente- no cualquier equipo creativo puede aspirar.
El Caballero del Piñón Fijo se basa en un contraste profundo, definitivo: el protagonista es una especie de deshollinador alienado, que cree ser el heroico protagonista de una epopeya repleta de nobleza e hidalguía, al mejor estilo de Don Quijote de la Mancha. El resto de los personajes, sin embargo, habitan un mundo muy real, muy sórdido, con los pies sobre la tierra de 1985-86, que fue cuando se realizó la historieta. Las doncellas a las que intentará rescatar el Caballero serán, en realidad, cabareteras; y los artefactos míticos de poder ancestral serán generalmente drogas. Por ese extraño reino de mafiosos y corruptos, el Caballero vivirá su alucinación montado en su fiel bicicleta Silver, y se esforzará por cumplir su misión bajo la mirada burlona del resto, que se da cuenta de que se trata de un pobre infeliz con serios trastornos para percibir la realidad.
Las breves aventuras se suceden unas a otras hilvanadas por una trama mayor, y están contadas por Trillo con una distancia irónica, a veces excesiva, como quien se pasa de listo. Para subrayar el factor satírico o paródico, una pequeña orquesta de tres personas interrumpe cada tanto el relato para cantar estribillos graciosos, que básicamente dicen lo mismo que ya sabemos, y además agregan una cuota de humor y de extrañeza a una historia que ya de por sí tiene un clima raro, por esto de estar protagonizada por un tipo sensiblemente desfasado de la realidad. Como estamos en los ´80, hay tetas, drogas, bastante violencia (casi siempre mostrada de forma caricaturesca) y hasta un viaje por una caverna que se ve exactamente como una gigantesca cavidad vaginal. Esta obra pertenece sin dudas a la vertiente malalechística del inolvidable Carlos Trillo y como tantas obras del autor, no deja demasiado margen para la esperanza, o para los finales felices. La sordidez, las miserias, las traiciones y la abyección moral de los personajes serán las que se queden con la porción más grande de la torta, mientras que el ideal heroico que corporiza el Caballero será cruelmente denostado.
El dibujo de Mandrafina está muy emparentado con el de las historias mudas: pocos fondos, muchos espacios blancos, expresividad exacerbada en los primeros planos y un especial cuidado en el lenguaje corporal, exagerado al borde de la pantomima para lograr un efecto entre cómico e inquietante. Por supuesto, Mandrafina brilla en la ejecución del claroscuro (su especialidad), logra un excelente equilibrio entre todos esos espacios blancos y sus siempre certeras manchas negras, y logra un ritmo narrativo de enorme fluidez, similar al de una película antigua, en blanco y negro y casi sin diálogos, a pesar de que los diálogos son muchos y Trillo rara vez le pide menos de ocho viñetas por página. Si no tuviera guión, esta historieta también sería un lujo para nuestras bibliotecas sólo por la inspiración y la magia que pela Cacho a la hora de dibujarla.
Algún día se hará justicia, y El Caballero del Piñón Fijo tendrá en nuestro país la edición que se merece. Mientras llega ese día, no está mal deleitarse con la edición italiana, que conserva perfectamente los chistes, adapta con criterio los juegos de palabras y transmite a la hora de la lectura la misma sensación de diversión, delirio y originalidad que cuando la leímos en castellano en la Fierro, hace casi 30 años.

21 comentarios:

Lucas Varela dijo...

Veo que empiezan a aparecer los trofeos del varelacidio.

Anónimo dijo...

Bueno ¿Acaso se puede hacer una edición de lujo con un PVP de $8?
No creo que ignores que esa colección se centraba más en la difusión de algunos clásicos (y algún que otro "rescate") a un precio "popular" que a editar material para coleccionistas.
Logicamente la edición es chota. Supongo que nunca fue el cometido ser "la edición" de esos de títulos.

Tornado

J. G. P. dijo...

Uh, no me haga acordar Mr Varela, que no pude ir a saquear entre sus cosas. Y por ejemplo, me perdi algo asi.

Andres Accorsi dijo...

Sí, esa colección se pensó mal de movida. No se puede publicar historieta a precio de saldo, porque hay que imprimirla mal, en mal papel y descuidar un montón de aspectos de la edición.
No sé cuánta gente compró esos libritos a precio "popular", pero seguro que mucha gente no los compró por el impacto negativo que produce ver obras clásicas y veneradas por la hinchada, publicadas como si fueran porquerías excecrables.

Anónimo dijo...

No debieron tener mucho éxito cuando, hoy en día, se los puede ver en las mesas de saldo, junto a los de Clarín. Tampoco sé cual fue la tirada de cada uno.
No me malinterpretes. Coincido con vos en que la edición es chota pero creo que al público que apuntaban no era el que sabe que esas obras son "clásicas y veneradas por la hinchada" sino a aquel lego en historietas ó novel lector al cual se busca incorporar a las huestes comiqueras.

Tornado

Anónimo dijo...

Perdón, si he visto los libros de Clarin, pero no las ediciones de las que hablan, donde los viste en saldo?

Pablo Zambrano dijo...

yo estoy bastante a favor de las ediciones medio crotas para pobres mientras no se cometan aberraciones en exceso como en algunos de los tomos de clarin.
que le voy a hacer, soy un rasposo muerto de hambre

Anónimo dijo...

Anónimo, en Belgrano las he visto pero estaban bastante escondidas, abajo de las mesas grandes. Y creo que en una de Corrientes también. Igual de esto hace un tiempo. Las de Clarín son mucho más faciles de enontrar.

Tornado

Guido Cuadros F.A. dijo...

De esos 4 títulos que publicó página 12 en la colección ultra-popular ''Continuará'' (así se llamaba la colección, mi estimado), creo que la única que salió regular fue MINISTERIO de Barreiro/Solano Lopez. El dibujo se veía bastante nítido, al igual que los textos (quizá porque -me parece- era la obra más reciente de las 4). Lo de ROLO fue un crimen, había varias páginas en las que los globos estaban borrosos y hasta en blanco, ni qué decir del tamaño de la letra.

¿El precio en Argentina fue de $8 pesos cierto? Como curiosidad les cuento que acá a Lima, llegó un lote grande de esos 4 títulos. Creo que Sasturain se los regaló al usurero Benjamín Corzo, la cosa es que en la Librería Contracultura de dicho señor, esas ediciones de mierda de Ministerio, Rolo y El sueñero se venden a S./15 soles (al cambio $30 pesos argentinos) y -sin ninguna justificacion aparente- el Caballero de Piñón Fijo lo vende a S./25 (al cambio $50 pesos argentinos). Imagínense, eso sin contar que la mayoría llegó en mal estado, y que Corzo no pagó ni un sol, los recibió de regalo de Sasturain, quien felizmente según me he enterado, ya se está dando cuenta de la poca calidad personal de Benjamín Corzo, quien hace poco publicó una porquería de revista con el sugerente nombre de Fierro Perú. Para los que quieran saber más de esta porquería de revista que Corzo vende a 40 soles ($80 pesos argentinos) les dejo este enlace:

http://comicapocalipsis.blogspot.com/2013/08/puro-nombre-fierro-peru-1-bajo-la-lupa.html

Bueno, volviendo al tema, por lo visto El Caballero... tiene el mismo espíritu de Marco Mono, que no dejan de ser cómics geniales, pero son más simples, ligeros, irreverentes, más emparentados con el humor gráfico que con una narrativa literaria, como la que domina Trillo.

Acabo de leer Bolita, la cual sí me parece que califica como obra maestra de Trillo, supongo la reseñarás en breve. Eso sí, la edición de La Historieteca, si bien es aceptable, no me parece óptima. El engomado no se ha hecho correctamente, por lo que las hojas han quedado medio ''tiesas'' (ejemplo, cuando pese a ser un libro nuevo, al pasar las hojas rápidamente siempre se ''para'' en las mismas páginas), el papel tampoco es el óptimo.

Ojalá algún día se re-edite todo Carlos Trillo en ediciones como realmente se merece este gran maestro. Por ejemplo, me parecen impecables las ediciones que hizo Norma de Boy Vampiro (Yo Vampiro) en 4 tomos -dentro de la colección Made in Hell- y la de Leyendas de la Luna Roja, también en 4 tomos, en formato álbum europeo. Así se debería editar a Trillo siempre. O al menos en el nivel en que Ojo de Pez editó Peter Kampf lo sabía, que pese a no ser de tan alta calidad, no se le puede objetar nada.

¿CyberSix seguiremos esperando un año para cada nuevo tomito bastante humilde y en formato hiper reducido de napoleones? Esos tomos no deberían pasar de 30 pesos argentinos como máximo. Es un takubon pues...

Anónimo dijo...

Me compré el librito de Santullo y Fernández "Far South", vi en internet que tiene 72 pags pero cuándo llego al final la última pagina me dice: 56.

Me vino fallado el libro?

gonzalo dijo...

Sí, tiene 72.

Anónimo dijo...

Estoy absolutamente a favor de este tipo de libro (los de pagina). Ese cuidado excesivo por la edición lleva a que la historieta debe ser leída solo por "especialistas" (¿?????). Se nombra al lego casi con eufemismo y las grandes artes tienen en la (enorme) mayoría de su público a legos. Pero la historieta por estas pendejadas le sigue costando pareciera establecerse como un arte para todos. Además que las ediciones de Página fueron buenas por lo que costaban, este posiblemente sea el mejorcito de todos. Le tiro buena leche a los que intentan publicar grandes títulos a precios accesibles. Es un mérito. También que existan las ediciones costosas, que son mayoría. Por eso, las pocas económicas que hay, podrían ser defendidas. Digo, pensando en los pibes que menos tienen, que también pueden tener buen material en sus humildes bibliotecas.

Andres Accorsi dijo...

Coincido con vos, Anónimo. Tiene que haber ediciones para iniciar en el consumo de historietas a los que habitualmente no compran, y tienen que ser necesariamente baratas.
Pero no te olvides que este es un blog ESPECIALIZADO, escrito por un lector MUY curtido, MUY exquisito, MUY hinchapelotas, que lee historietas desde el punto de vista del lector especializado, no del lego.
Las opiniones que se vierten en este blog, antes que acertadas o erróneas, son coherentes con quien las emite, con sus intereses y hábitos de consumo. Y a mí me interesaba tener una buena edición de esta historieta en mi biblioteca, aunque hubiera que pagarla unos mangos más. Por eso y desde esa óptica me pareció errónea la decisión de Página/12.

Anónimo dijo...


Se entiende tu punto de vista Andrés, de todas maneras me parece que la historieta tiene que ser totalmente POPULAR y barata (mientras se entienda lo que se quiere transmitir), creo que está en su génesis misma, es lo que la diferencia de otros tipos de arte cuyo mercado se ¨especializa¨/¨ elitiza¨ a niveles obscenos (y por la cual muchos ignorantes la entienden como un arte ¨menor¨), con esto no quiero decir que no se hagan ediciones lujosas, sino mas bien que este lujo se justifique en la obra en sí ( y no sé si sera el caso de la historieta que hoy presentas). Saludos!

Dolape

Lucas. dijo...

ok andrés la verdad que no me había enterado que se tiene que sacar un título para reseñar o para hablar de historietas. la verdad que tenés que bajar un tono cuando contestas los comentarios sino sencillamente si te joden borralos y listo.
y por último diré que me rompe las pelotas que ahora TODAS las ediciones de comics tengan que salir literalmente un riñon no lo entiendo.
y encima estas poniendo una edición extrajera por sobre una argentina al ser editor tendrías que respetar un poco más el laburo nacional en vez de tratarla de "bosta o basura" tendrías que usar tu insuperable pericia y experiencia para "educar" a los legos o inexpertos editores sobre como se debe editar.

Andres Accorsi dijo...

Lucas, yo no soy editor. Fui editor un tiempito, del ´94 al 2002.
Ahora soy sólo "especialista".
Parte de lo que hace divertido al mundo de la historieta es que no hace falta "sacar un título" para opinar. No hay academia nacional de historietólogos, para bien o para mal. Por eso acá vale la opinión de todos, los que coinciden y los que no coinciden, los que respetan y los que se zarpan, los que piensan antes de escribir y los que mandan cualquier animalada, así, a lo bestia, sin filtro.
Los precios de las ediciones locales son un tema muy rico para debatir, capaz que en otro espacio, porque acá la idea es reseñar comics.
POr suerte, gracias a mi labor como distribuidor, estoy permanentemente en contacto con muchos editores y, siempre que puedo, bajo línea acerca de cómo creo yo que se debe editar. lo cual no significa que mi visión sea la correcta, ni que incluso cuando lo fuera, los editores me den pelota y sigan siempre mis recomendaciones o consejos...

psycho collector 2 dijo...

Una consulta ACCORSI:

al igual que el 2012, toda la merca que no vendiste en el Lima Comics se la vas a dejar a Chiqui para que la venda en su tienda del centro comercial ARENALES (skull comicstore)?

saludos

NN dijo...

"Las opiniones que se vierten en este blog, antes que acertadas o erróneas, son coherentes con quien las emite, con sus intereses y hábitos de consumo" decís; la verdad, no veo muy coherente -luego de leer en reiteradas oportunidades tu categórica (porque no me vas a decir que no sos categórico) arenga a favor de adquirir el material en su lengua original- que te hayas despachado con "El Caballero del Piñón Fijo" en italiano.
Las ediciones económicas,, impresas en papel higiénico, sean estas, las de Clarín o cuales fueren, me han permitido acceder a material que de otro modo no estaría hoy en mi biblioteca; autores que después sí busqué en ediciones más cuidadas.
Será que me inicié como lector con las revistas de Perfil, pero sinceramente no me preocupa ni me parece una falta de respeto.

Estaba buscando en tu blog, pero no encontré reseñas a "Balas Perdidas" de Lapham. Me interesaría saber que opinión te merece, si te interesa compartirla.

Saludos.

Andres Accorsi dijo...

Psycho, sobró muy poquito de Lima Comics. Algo me compró la gente de Skull, pero no mucho.
NN, por supuesto que tener El Caballero del Piñón Fijo en italiano no es una solución, sino un parche. El día que haya una edición nacional presentable, la italiana la tiro a la mierda.
Hace mucho que no leo Stray Bullets y además la coleccioné siempre en revistitas, por eso no la reseñé nunca en el blog. Pero me encanta! Espero completarla algún día. No me faltan muchos números...

NN dijo...

Gracias por la respuesta.

Mal ahí, eh. Primero comprás la edición italiana de la obra de Trillo y Mandrafina y después nos desayunamos con que seguís coleccionando "revistitas" y no libros. No eras tan fundamentalista al final.

Hablando en serio, primero tuve unas revistas compradas al azar y en cualquier orden, y la lectura de la obra de Lapham siguiendo esa metodología tenía un encanto especial; más aún cuando armás posteriormente -con el orden indicado por los libros- de manera paulatina y con escasos indicios, ese rompecabezas que propone el autor.
Te consultaba porque tengo los primeros tres tomos editados por "La Cúpula"(leí sólo dos) y me han parecido muy buenos, pero el comentario de algún crítico u opinólogo en algún blog o página (así de impreciso soy) decía que el nivel decaía.
¿Tenés idea si sigue la serie? ¿Por qué número andan?

Saludos y reitero mis agradecimientos.

Andres Accorsi dijo...

Stray Bulets terminó hace mil años.
Son menos de 40 números más un par de especiales. NO sé si La Cúpula la publicó hasta el final.
Quedate tranquilo que si resulta que las revistitas que me faltan son muy jodidas de conseguir, no me va a temblar el pulso para canjearlas, venderlas o regalarlas y empezar a coleccionar Stray Bullets de nuevo, esta vez en libros...