el blog de reseñas de Andrés Accorsi

martes, 28 de septiembre de 2010

28/ 09: SCALPED Vol.2


Un bolsón de extrema indigencia al que la policía no puede entrar, manchado de altísimos niveles de criminalidad, clientelismo político, laboratorios de pasta base, fuerte consumo de alcohol y paco, alta tasa de embarazos en adolescentes y de deserción escolar, gente que circula armada sin pertenecer a ninguna fuerza de seguridad… esto empieza a parecerse a cómo los medios describen las villas y asentamientos de Buenos Aires, no? Pero no, estamos en Prairie Rose, la reservación indígena en la que transcurre esta impresionante serie cuyo primer tomo me dejó en llamas.
Como vimos la vez pasada, en los primeros episodios el guionista Jason Aaron nos llevaba en una especie de cuenta regresiva hacia un evento fundamental, que era la inauguración de un suntuoso casino en plena reservación, lo cual significa algo así como la coronación definitiva de Lincoln Red Crow, el inescrupuloso jefe tribal, que además de la administración política maneja buena parte de los negocios turbios de Prairie Rose. La apertura del casino es tan importante que este tomo nos narra lo que sucedió esa noche desde seis ópticas distintas. Al mejor estilo Pulp Fiction, o Sin City, los personajes se cruzan, aparecen más o menos según desde el punto de vista de quién esté contada la historia, pero son –básicamente- siempre los mismos.
Tres de los personajes fundamentales del primer tomo nos cuentan su noche de inauguración del casino: el jefe Red Crow, Dash Bad Horse (lo más parecido a un héroe que tiene la serie) y su madre, Gina. Pero también otros tres personajes, dos de ellos nuevos (Dino Poor Bear y “Diesel” Fillenworth, el rubio que quiere ser indio) y uno hasta ahora secundario, pero que acá pela un enorme potencial: Catcher, un indio ya mayor, que bien puede ser un borracho patético o un grosso cuyas visiones místicas revelen postas fundamentales para el desarrollo de la trama. “Diesel” Fillenworth también tiene todo para ganar muchísimo protagonismo en los próximos tomos, sobre todo a la luz del secreto que esconde, pero también por ser el único que hasta ahora confronta abiertamente con el poder hegemónico de Red Crow.
Un Red Crow que, por otra parte, es el personaje mejor trabajado en lo que va de la serie. Estamos ante un villano complejo, que va más allá del hijo de puta al que detestás y querés que aplasten cuanto antes como si fuera una cucaracha afiliada al PRO. Acá hay un ser humano creíble, difícil de catalogar, con muchos más matices que el antagonista promedio. En una de esas, Aaron se pega un saque de algo jodido y en el próximo tomo boletea a Dash. Y la verdad es que sin Dash la historia puede seguir, pero sin Lincoln Red Crow, no. Por eso no sorprendo a nadie si digo que de los seis episodios de este tomo el que más me gustó fue el que se centra en el cacique-capo mafia.
Con el correr de las páginas, R.M. Guéra se termina de afianzar como un dibujante absolutamente superlativo. Y yo le terminé de sacar la ficha para categorizarlo. Su estilo es una mezcla entre lo más sórdido y oscuro de Jean Giraud y lo más sórdido y oscuro de Leopoldo Durañona. Hoy no me imagino esta historieta dibujada por ningún otro autor. Guéra es la quintaescencia del grim´n gritty y nunca leí nada más grim ni más gritty que Scalped. Ojalá si lo reemplazan en tomos futuros sea por dibujantes que sepan como él combinar los dibujos con las fotos, con onda, con estilo, con sangre, sudor y lágrimas, no como esa legión de “Juan Carlos Flicker” que vemos en taaaaantos comics de Marvel.
Y sí, amigo viñetófilo: Vertigo lo hizo de nuevo. Otra vez peló un título 100% original, que no se limita a revisitar tópicos de géneros ya gastados y que se embarra hasta la encía para contarnos una historia terrible, desgarradora, real, cercana (los latinoamericanos no necesitamos mudarnos a Nebraska para respirar miseria y corrupción, no?), intensa e irresistible. Que el casino de la tapa no te engañe. Esto no es timba. Si te gusta el comic, acá ganás seguro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

.....

Anónimo dijo...

de Patricio: La saga que Englehart dice que le robaron para hacer la película Dark Knight , es una publicada el 2005, miniserie 6 números se llama Dark Detective, en ella aparece un político carismático,m que lucha contra el crinen de Gotham de día y por metodos legales, además es el rival de Batman por el amor de Silver St. Cloud, en algun momento de la saga el Joker lo sdesfigura horriblemente, para mas datos www.steveenglehart.com, disculpa por meter temas nada que ver , pero quiero saber si puedes averiguar si hubo plagio o no, PD : el equipo creativo es el mismo de la serie de los 70 Marshall Rogers y Austin. Gracias que estés bien.

Andres Accorsi dijo...

Y bueno, es una de las tantas sagas de Batman que jamás leí.
El Marshall Rogers post-1985 no me gusta demasiado, o sea que tampoco me siento muy incentivado.
Pero puede ser, no tengo por qué no creerle a Englehart cuando dice que lo chorearon...

Redskull dijo...

La primera ves que lei el primer numero, lo deje ahi, porque no me parecio tan bueno(el primer numero admito, que para mi estuvo un poco flojo). Y me habia llegado sandman :D.

Ahora me pegue la leida a los dos arcos, y es gloriosa, posta, red crow, tiene toda la chapa.

Belerofonte dijo...

Scalped es de las mejores series del mercado EEUU actual. Una maravilla. Una vez más, gracias Andrés por la recomendación.