el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 26 de noviembre de 2010

26/ 11: SONOMAN Vol.1


Reencontrarse con Sónoman después de chotocientos mil años sin leerlo es un trip mágico. Y loco, porque uno tenía recuerdos muy vívidos de esas historietas. O no, por ahí me mezclo los recuerdos con los textos SOBRE Sónoman que leí hace mucho menos tiempo, y en todo caso eso habla muy bien de los textos.
Este libro, magníficamente editado, incluye tres aventuras largas y una cortita, una especie de presentación. Esta intro está realizada en 1993, cuando Oswal llevaba muuuchos años sin dibujar a Sónoman, y tiene un planteo gráfico mucho más moderno que el resto del libro. Se nota que ahí Oswal ya era mucho más que un buen historietista. Pero son poquitas páginas.
La pulenta es la primera aventura extensa, una remake de 1983 de la tercera aventura de Sónoman, cuya primera versión es de 1967. Yo ni había nacido, así que jamás vi esa primera versión. Pero la del ´83 es demoledora, así, de una. Acá un Oswal ya maduro y muy, muy canchero, se ciñe a una grilla muy ajustada, de 16 viñetas por página, para meter mucho en poco espacio: caracterización, humor, revelaciones impactantes acerca de Sónoman y sus poderes, y además la acción, que cuando estalla rompe el esquema de 16 cuadros y nos regala imágenes hermosas y de altísimo impacto visual. En apenas 19 páginas Oswal pone más contenido que el que hoy solemos ver en 64 páginas y todo está dibujado como los dioses, en ese estilo de síntesis, con manchas perfectas, con pinceladas sutiles y un dominio molecular de la narrativa, de los climas, de las expresiones faciales… Esas 19 páginas garpan todo el libro.
Las otras dos historias largas son la cuarta y la décima, y datan de 1967 y 1968, respectivamente. Y están buenas sobre todo para ver cómo dibujaba Oswal en aquel entonces y cómo mejora con el correr de las páginas. Entre el ´67 y el ´68, la gimnasia de dibujar a Sónoman todas las semanas da resultado, y para la última saga del libro (contra Dómina), ya se ve asomar al Oswal imparable, al maestro de los maestros, a ese que le voló el cráneo a Meglia, a Capristo, a Taborda, a Dani the O, a Lucas, a Mosquito, a Dupleich y tantos otros destacadísimos discípulos. Lo más flojo, entonces, es la aventura del ´67, porque el dibujo todavía está apenitas “duro”, más pegado a los clásicos yankis tipo Alex Raymond, y porque la propia temática de la saga, la exploración de nuevos poderes para el héroe y una lucha menor contra el Hombre Museo, no tiene ni a palos el peso dramático de los otros arcos argumentales. Para los hinchas de Racing, ese episodio tiene un bonus especial: Sónoman rescata al legendario equipo de José!
El resto, es muy, muy notable, al nivel de lo mejorcito que produjo en materia de superhéroes la Silver Age yanki. Sónoman no escapa para nada a ese proceso. Si bien la narrativa no se parece en nada a la norteamericana (porque al publicar dos o tres páginas semanales, hay MUCHOS más cuadros por página que en cualquier comic-book), las similitudes sobran: Sónoman explica los poderes que usa, como los Legionarios del Siglo XXX, y los activa moviendo los deditos como Spider-Man y el Dr. Strange. Oswal mecha data científica sobre flora, fauna, astronomía y física en medio de las aventuras, como los guionistas sesentosos de DC. Y salvo por la última saga –que es más “heavy”- las otras están bastantes conscientes de lo alucinante y lo bizarro que nos están narrando, y tienen unos cuantos toques de humor, al estilo los Metal Men, Metamorpho o los team-ups de Batman de Bob Haney.
Hasta hace un tiempito, de Sónoman se hablaba mucho y se lo leía poco. Ahora está la posibilidad de descubrirlo en serio, de meterse, de indagar y de averiguar uno mismo cómo y por qué esta historieta que salía en Anteojito hace 1000 años, un día se convirtió en uno de esos clásicos imposibles de olvidar. Ojalá pronto se editen nuevos tomos!

6 comentarios:

Luq dijo...

de la tercera aventura de Sónoman, cuya primera versión es de 1967. Yo ni había nacido, así que jamás vi esa primera versión

Cuando hubo que vaciar el departamento de mi abuela, encontré toda una colección de revistas Anteojito. Y ahí están las primeras historias de Sónoman. En épocas de avechucho pensé en hacerlas guita, hoy estoy contento de tenerlas como un tesoro.

quique alcatena dijo...

Más de cuarenta años después, la magia sigue intacta

José A. García dijo...

¿Se sabe cuántos tomos van a ser la colección completa del personaje? ¿O es sólo un volumen?

Saludos

J.

Andres Accorsi dijo...

Son varios, pero no te podría precisar cuántos, ni cuándo saldrán los próximos.

José A. García dijo...

Gracias Andrés.

Saludos

J.

Adrian Mezzacapo dijo...

La podré conseguir desde Córdoba???