el blog de reseñas de Andrés Accorsi

sábado, 27 de noviembre de 2010

27/ 11: X-MEN VIGNETTES Vol.2


¿Te acordás cuando los X-Men eran lo más, cuando esperabas como loco la próxima Uncanny, cuando cada tanto salía una miniserie con revelaciones grossas acerca de los personajes más interesantes, cuando leías X-Factor y New Mutants para ver por dónde podía llegar a despuntar la próxima saga que sacudiera al mundo de los mutantes? Yo me acuerdo! A mí me duró cuatro años, de 1985 a 1989. Casualmente a partir del ´86 empecé a juntar también Classic X-Men, que traía reediciones de toda la era post-Giant Size, complementada con breves historias 100% nuevas, pero ambientadas en paralelo a esa gloriosa etapa de fines de los ´70 y principios de los ´80. A veces las escribía el Pope Máximo, el Prócer Mutante, el guionista que llevó este concepto segundón de Stan Lee al primer plano: Chris Claremont. ¿Te acordás cuando Claremont era Número Uno Indiscutido? Bueno, ese Claremont escribía los back-ups de Classic X-Men. No todos: algunos se los dejaba a Jo Duffy (la de Power Man & Iron Fist) y otros a la coordinadora de la mejor época de Uncanny, la genial Ann Nocenti. Los subnormales de Marvel nos cuentan que en este libro hay historias de los tres guionistas, pero no aclaran cuál escribió cada uno.
Pero todo eso palidece y deja de importar cuando abrís el libro y te encontrás con que TODAS esas historietas están dibujadas por John Bolton. Bolton tiene otras dos obras maestras en conjunto con Claremont (Marada the She-Wolf y The Black Dragon) y es obvio que se entienden perfectamente. Con Nocenti también tiene una joya oculta, otra de esas mini-glorias de los ´80 que pasaron desapercibidas entre tanta grossitud: Someplace Strange. Bolton es un clásico, un dibujante realista perfecto, que cuando no se colorea él mismo, trabaja en un registro académico, de engañosa simplicidad, de perfecta comprensión, un maestro de los climas, de las pausas, de los rostros expresivos… y no tanto de la acción, que la dibuja bien, pero se nota que no es lo que más lo emociona.
Y está perfecto que lo hayan elegido para estas historietas, donde la acción está csai siempre, pero rara vez es lo importante. Estas historias indagan en el aspecto más íntimo, más humano de los héroes y villanos de X-Men. Se concentran en los momentos tranquis, en esas pausas que hasta los héroes más grossos se toman entre epopeya y epopeya. A veces (en las historias menos copadas) los guionistas se limitan a mostrarnos prólogos o epílogos de las historietas que ya conocíamos, pero casi siempre hay algo más. Fieles al estilo de Claremont, casi todas las historias se juegan a meterse a fondo en las mentes de los personajes. Las más interesantes son las que nos muestran a un sólo personaje, en una aventura breve, de baja intensidad, pero que sirve para definir mejor su personalidad o su relación con otros héroes o villanos.
Así descubrimos cómo y con quién debutó sexualmente Colossus, qué volvió muy hijo de puta a Magneto, qué gesto noble tuvo Black Tom Cassidy con su primo Banshee, cómo Corsair se unió a los Starjammers, cómo Lilandra descubrió la existencia de Charles Xavier, cómo Mastermind sedujo y corrompió a Jean Grey y varios detalles jugosos más. A nivel guión, los episodios de Storm son los menos interesantes, pero irónicamente son los que Bolton dibuja con más pilas, o sea que a nadie le importa el guión. Además enganchan poco con la “historia grande” de los X-Men, al igual que las aventuras solistas de Nightcrawler y de Wolverine, y a diferencia de las de Jean, que son episodios bastante importantes de la inolvidable saga de Phoenix. Pero muchas de estas historietas son joyitas en sí mismas, más allá de si aportan mucho o poco a la mitología mutante. Un placer reencontrarse con ellas tantos años después y un recuerdo muy feliz de cuando uno creía que el X-Cebamiento le iba a durar forever. Por suerte una legión de guionistas impresentables (y la decadencia del propio Claremont) se esforzaron por arrancarnos de las garras de aquel adictivo vicio ochentoso.
¿Qué clase de blog comiquero tarda 330 días para hablar de los X-Men? Esto es poco serio…

6 comentarios:

SaKi dijo...

Que bueno esto, justamente vengo desde unos días antes del Viñetazo leyendo todo lo mencionado, pero la etapa de Claremont, la que larga con Dave Cockrum, Byrne y así...
Nunca pude tenerla completa y ahora que pude, estoy leyendo todo seguido, en blanco y negro y tranqui.

Es genial, pero ahora lo vengo espaciando, porque ese tipo de lectura con tanto texto, a veces cansa un poco. Es como volver al pasado.

Pero me encanta.

Patricio dijo...

No tengo esos tomos pero leí varias historias que se publicaron en Classic, Bolton está genial, de las 7 u 8 que leí, la que más me gusto es la del funeral de Thunderbird, está muy buena y claro el tono no es la acción sino que profundizar en el alma de los personajes. El único problema que les encuentro es que no calzan con las historias originales. A ver si me explico, Claremont 75-80 fué de a poco desarollando la caracterización de los personajes, al comienzo las aventuras eran fundamentalmente combates épicos , algunos sin mucha explicación . Por eso es que estás aventuras que encuentro buenas no me cuadran con la etapa que tuvo con Cockrum , ni las primeras sagas de Byrne.

Emilio Ladetto dijo...

Tengo muchos recuerdos de esta etapa, fueron mis primeros comics Marvel y de DC estaba empezando con Superman y la Crisis infinitas qué tiempos aquellos!!! Esta patrulla era emocionante después de esta etapa directamente me saltee hasta la de Morrison que la verdad me pareció genial, con respecto a esta historias cortas me acuerdo de una en particular que se centraba en Nightcrawler que estaba en el hospital la vuelta de tuerca del final me gusto mucho y me emociono, ¿está en esta etapa esa historia?, estaría para hacer una nota extensa en la Comiqueando sobre la Etapa Morrison o podrías poner algo acá.

Saludos

Andres Accorsi dijo...

De New X-Men de Morrison hace poco reseñé el tomo... 6, creo.
Y sí, estaría muy bueno hacer una nota sobre eso en la Comiqueando. O en una Power Magazine dedicada a los X-Men, ¿por qué no? Veremos cuándo lo podemos concretar...

SaKi dijo...

Una Power de X-Men sería genial.

dibujante dijo...

Adhiero . Me encantaría leer una Power Magazine dedicada a X-Men .