el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 29 de noviembre de 2010

29/ 11: ESSENTIAL MAN-THING Vol.2


Otro Essential bastante prescindible, que no aporta demasiado.
Arrancamos con la última etapa de Steve Gerber al frente de Man-Thing, una rara combinación de historias intrascendentes y sagas más filosas, de contenido más social, como la del vikingo que lidera una cruzada fascista y reaccionaria en Citrusville, el pueblito que linda con el pantano donde Man-Thing juega de local. Pero la fórmula se agota, la revista se cancela y, sin mezquinar nunca el vuelo literario de su prosa y algunos diálogos notables, Gerber se despide con una hecatombe multi-dimensional tan caótica como innecesaria.
El personaje reaparece en otras revistas, con otros guionistas, y finalmente, en 1979 vuelve a tener serie propia, ahora escrita por Michael Fleischer. Este guionista dura (por suerte) sólo tres números, y son los tres peores números del Essential: un disparate atrás de otro, en un intento tristísimo por clonar la etapa de Len Wein y Berni Wrightson en Swamp Thing. Pero viene un crossover con Dr.Strange que está bueno, y lo escribe Chris Claremont, que escribía también la serie regular del Tordo. Claremont se copa con Man-Thing y se queda hasta el final de esta (breve) segunda serie. Ni bien llega, corrige el rumbo insostenible trazado por Fleischer, e incluso se deshace del único logro de su antecesor: los bloques de texto narrados en segunda persona, un yeite setentoso que a mí particularmente me encanta y que –dicen- lo inventó Archie Goodwin. La fórmula de Claremont es muy parecida a la de Gerber: historias humanas, de gente común, en las que Man-Thing apenas participa, y –de golpe- volantazo y festival de demonios, piratas místicos, vórtices dimensionales y fumanchereadas varias. Por suerte las historias de gente común están buenas. Algunas ni siquiera tienen acción, por eso, para que “pase algo”, tanto Claremont como Gerber abusan de la secuencia repetida hasta el hartazgo de Man-Thing revoleando a la mierda a algún caimán sublevado que lo ataca a él o a alguna minita de esas que siempre se pierden por los pantanos de Florida. Y antes de cerrar el tema guiones, hay que destacar también un Giant-Size (el 5) que trae tres historias cortas, de las cuales una (la que escribe Wein) es excelente.
Pero si leés comics por los dibujos, con este Essential la vas a pasar peor que si vas a un acto kirchnerista disfrazado de Julio Cobos. Muchos, demasiados episodios están dibujados por Jim Mooney, un dibujante anticuado, sin onda, con menos creatividad que un parabrisas, un bodrio. Y si eso te parece choto, agarrate, porque al lado de lo que viene después, Mooney es Brian Bolland. Justo cuando Claremont queda como guionista titular, los dibujos caen en manos de un verdulero irredento, un muerto de frío que no puede publicar ni en el más croto de los fanzines: Don Perlin. Bancado a muerte por Jim Shooter (que en esta época ya era el capo máximo de Marvel) Perlin rara vez laburó en proyectos que no tuvieran como jefe al gigante de Pittsburgh, y es lógico. Sólo un amigo incondicional, un familiar, o alguien de quien Perlin conocía oscuros secretos sexuales podría darle trabajo a un dibujante tan, tan malo. Igual, si te animás a bucear en ciénagas boñiguescas, acá vas a encontrar un numerito hermoso de Gene Colan (el de Dr. Strange!), una joyita de John Buscema y Tom Palmer, un par de John Byrne con muchas pilas aunque entintado medio para atrás, y 30 páginas magníficas (con las que abre el Essential) íntegramente realizadas por el prócer filipino Alfredo Alcalá en un nivel altísimo. Esto último es finoli de verdad.
Y hasta acá llegamos. No recuerdo ninguna otra historia de Man-Thing digna de ser leída y guardada hasta la breve (y fundamental) serie de fines de los ´90 que escribía J.M. DeMatteis, o sea que no me enganchan ni mamado para un eventual tercer Essential. La próxima vez que necesite una dosis de criaturas del pantano, agarro para el lado de Louisiana, me parece…

6 comentarios:

Cuestionador dijo...

Perlin es de terror, para la nota del Squadron tuve que leer la saga en defenders con Over-Mind y Null the Living Darkness, la verdad un bodrio de proporciones cósmicas que además tiene un guión de mierda de J.M DeMatteis en la onda paz y amor que tanto me da por las bolas. Lo más loco es que hasta hay un crossover no oficial con Horton Hears a Who que es de lo más ridículo y pelotudo que te podés imaginar.

Respecto a Mooney, me parece que su mejor trabajo es en Supergirl, pero en general es bastante meiocre...
Por cierto andrés...además de la serie de De Matteis...¿qué otra cosa me recomendás de este mostro del pantano?

Andres Accorsi dijo...

Nada. El primer Essential, y no entero.

Anónimo dijo...

Andres, que catzo significa "Yeites", ? lo lei en muchas de tus notas y me sigo preguntando su significado....

Emilio Ladetto dijo...

Después de esta crítica se termino cualquier posibilidad de volver a encontrarme con este personaje, lo digo porque mi primera aproximación a este personaje fue de la mano de Dematteis en la miniserie Daydremers en la que compartía una extraña saga con Franklim Richards y Howard The Duck y me pareció terriblemente mala y ahora esta critica termino de de sepultarme al personaje, porque a la versión de Liam Sharp no la toco ni con una rama ya que Sharp me parece un clon malo de Kelly Jones.
Por otro lado te quería comentar que estuve leyendo Scalped los tp 3,4 y 5 y la verdad que el nivel de la serie es increíble y la violencia y desesperanza llega a niveles muy jodidos, pero como se me terminaron los tp de esta me puse a ver que mas tenía en onda violenta y me leí el primer tp de Unknown Soldier y realmente como lo dijiste voz se fue al carajo y volvió y la verdad nunca leí nada parecido, es desgarrador, opresivo y brillante a la vez, mi pregunta que mas puedo leer en onda violenta para mantener la escalada de violencia, aunque creo que nada lo supere a Unknown Soldier, será DMZ?. Gracias a este blog Andrés, el nivel de calidad de mi biblioteca creció 100%

Andres Accorsi dijo...

DMZ es jodido de verdad, Emilio. No es tan truculento como Scalped y Unknown Soldier, pero pega fuerte y duele en el alma.
Y lo de DeMatteis con Liam Sharp, realmente lo recomiendo. Tratá de darle una chance, que creo que te va a gustar.
Anónimo: los yeites son truquitos, técnicas, recursos que no están en ningún manual, sino que cada autor inventa, perfecciona, explota y hasta convierte en marca de fábrica. Te falta rockanroll, macho... ¿Nunca oiste hablar de "guitarristas yeiteros"?

Anónimo dijo...

ja, no andres, solo conozco al teite, el hombre de las nievess, jaaaaaaa, gracias por la explicacion,...