el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 3 de enero de 2014

03/ 01: THE COMPLETE E.C. SEGAR POPEYE Vol.9

Si seguís el blog hace un tiempo, ya sabés los pruritos que tengo yo a la hora de leer historieta yanki pre-1960 y lo mal que me ha ido en algunas de mis escasas incursiones en ese terreno. Esta vez me voy más al carajo que nunca, con 150 páginas de tiras diarias publicadas originalmente durante 1934 y principios de 1935. Sí, hiciste bien la cuenta: son historietas de hace OCHENTA años.
Las 450 tiras que recopila este libro (de 1989) son parte de la etapa clásica de Popeye the Sailorman, una de las tiras diarias más importantes de todos los tiempos, que el maestro Elzie Segar había creado allá por 1919 con el nombre de Thimble Theatre. En 1929 apareció por primera vez Popeye y, como tantas veces, un personaje pensado para secundario terminó por comerse la tira y por desplazar a roles menores a Castor Oyl y su escuálida hermana Olive, que fueron las estrellas de la primera etapa. La época que todo el mundo recuerda, y la que habitualmente se reedita en este tipo de colecciones, es la que tiene a Popeye como protagonista y que abarca buena parte de la década del ´30, hasta el temprano deceso de Segar en 1938, cuando muere con sólo 44 años.
Me llamaron la atención muchas cosas de esta tira, hoy medio marciana. A ver si logro resumirlas todas.
Primero, me sorprendió cómo todas las historias (este libro abarca más o menos cuatro arcos argumentales, de distinta extensión) están motorizadas por el capricho. Todas empiezan igual: a alguien se le ocurre una idea descabellada y como tiene –o consigue- la plata para llevarla a cabo, ese capricho se hace realidad. La comicidad de la aventuras pasa por ahí: por explorar qué sucede cuando estos caprichos disparatados se ponen en práctica.
Y eso también me sorprendió: esta es una tira 100% cómica. Hay aventuras, cada tanto hay algún peligro, Popeye reparte unas cuantas trompadas... pero el hilo conductor es el humor. Las situaciones son graciosas, los diálogos son brillantemente delirantes (me hicieron acordar mucho a los de los Hermanos Marx), hay chistes recurrentes y gags totalmente impredecibles, y cada tira tiene una especie de remate humorístico, incluso en plena aventura.
Para que eso funcione tenés que tener muy bien pensados a los personajes y ese es otro hallazgo muy notable de Segar.
Por otro lado, en ese clima de delirio festivo que tienen las aventuras (algunas realmente muy extensas), a veces el autor “se olvida” a los personajes en el camino. Por ahí al principio de un arco argumental, Olive, Castor, Wimpy o Swee´Pea amagan con tener un papel importante, y unas tiras más adelante desaparecen de escena sin mayor explicación. El único que está siempre al frente de la trama es Popeye, que además es el que tiene los diálogos más cómicos (ya desde la ortografía te hace cagar de risa) y al que Segar elige para bajar línea en materia socio-política, con talento y sutileza.
Lo que menos me cerró es que este tipo, que era un verdadero superdotado del dibujo humorístico, resolviera TODO con tres planos. En las 450 tiras, todo está contado con a) planos en los que vemos a los personajes de cuerpo entero, b) planos donde se cortan un toquecito por abajo de las rodillas y c) planos donde se cortan entre las rodillas y la pelvis. Y no hay NADA más, eh? Primeros planos hay DOS en todo el libro. Ni uno más. Y eso que para 1934 ya era muy frecuente el uso de muchos planos distintos, tanto en las historietas cómicas como en las de aventuras. No digo que así narradas las tiras de Popeye no funcionan, para nada. Pero me hubiera gustado ver más variedad de planos.
No creo que me ponga a armar la colección de las tiras de Segar, pero seguro que a este libro lo voy a atesorar, porque me gustó, me sorprendió y me pareció importante para entender varias cosas, entre ellas por qué se considera a este material un clásico fundamental de las primeras décadas de la historia del comic. Además muchos elementos de la estética de Segar volvieron en los ´80 de la mano de dibujantes que a mí me gustan mucho (Miguel Gallardo, Esteban Podetti, Pablo Fayó) y por supuesto esos “guiños” se disfrutan más cuando conocés el material original al que están haciendo referencia.
Lo que sí me voy a comprar el día que los vea baratos son los recopilatorios del Popeye de Bud Sagendorf, el asistente de Segar que continuó la tira tras la muerte del maestro. Por lo menos uno, para ver qué onda, porque pintan interesantes y porque a Sagendorf le tengo un cariño especial. Lástima el precio asesino al que los edita IDW...

14 comentarios:

Barragan Daniel Horacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Barragan Daniel Horacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Barragan Daniel Horacio dijo...

ME ALEGRA MUCHO QUE TE HAYA GUSTADO ALGO DE LO "VIEJITO", MATERIAL DEL CUAL TENGO MUCHO AFECTO. TENE EN CUENTA QUE OTRAS COSAS QUE NO TE GUSTAN TENES QUE PONERLAS EN EL CONTEXTO HISTORICO EN EL CUAL SE DESENVOLVIAN ESAS HISTORIAS. ACTUALMENTE ESTOY LEYENDO LAS TIRAS DIARIAS DE J. HAZZARD Y, A PESAR DE LO INFANTIL DE SUS GUIONES LAS MISMAS NO DEJAN DE TENER CIERTO ENCANTO NOSTALGICO DE EPOCAS QUE NI SIQUIERA TUVIMOS OPORTUNIDAD DE VIVIRLAS. HAY QUE ACEPTAR

Anónimo dijo...

Hola Andres. Estoy leyendo Swamp Thing de Alan Moore y Constantine vive recordando el exorcismo de Newcastle y lo mal que fue eso. ¿Tenés idea en que revista lo agarraron? Agradezco de antemano a quién me pueda contestar. Saludos

Emiliano.

Anónimo dijo...

Lo de Newcastle se termina contando en el Hellblazer 11, escrita por Jamie Delano.

Anónimo dijo...

Creo que Crumb es un poco el que recupera la forma de dibujar de la edad de oro del comic, no?. Yo leí poco de Popeye, pero lo poco que leí sirve para darse cuenta que era mucho mas que un comedor de espinacas. Cuando hablemos del lugar de la historieta en la actualidad hay que ver todo el daño que le hizo la televisión (bueno en este caso el cine) mal adaptándola

Anónimo dijo...

Emiliano lo de Newcastle en algún momento se lanzó en español como un especial llamado muy originalmente ¨Newcastle¨ (creo que por editorial Zinco), no sé si hubo reedición (seguramente la habrá) pero este episodio se menciona hasta el hartazgo por toda la serie terminandose de resolver muchos números más adelante si mal no recuerdo en la saga de Hellblazer ¨Masa Crítica¨ (editado alguna vez por Norma), espero te sirva, saludos!

Dolape

Anónimo dijo...

Estaría bueno que los que contesten a una duda sepan de que están hablando, ese especial que mencionan en el comentario anterior(a pesar de tener la portada del número 11), trae una saguita de dos números escrita por Grant Morrison y dibujada por David Lloyd, Zinco nunca edito el númerito ese Newcastle, la única edición que hay en español por ahora es dentro de uno de los tomos de Planeta del Hellblazer de Jamie Delano, no los tengo a mano, pero creo que es el 2.

Anónimo dijo...

Che anónimo enojado, al fin alguien que sepa contestó!! jaja. Bueno, la cuestión es que esas historietas las tuve en la mano hace mas de trece años (y de eso no dudo), fijate que ese especial ¨Newcastle¨ sí lo edito Zinco más allá de lo que traiga adentro que lo leí hace mucho tiempo (no dije ninguna mentira).

pd: la próxima no te enojes como nerd contestá antes!! jaja, saludos!

Dolape

Anónimo dijo...

No me enojo, simplemente si alguien pregunta algo hay que tener buena leche y contestar si realmente uno sabe o se acuerda bien, tirar fruta es fácil, un lector pregunto por el número donde aparece el exorcismo de Newcastle y vos le decis que lo edito Zinco (Emiliano lo de Newcastle en algún momento se lanzó en español como un especial llamado muy originalmente ¨Newcastle"), eso no es cierto.

Lee comprensivamente mi respuesta y ahi esta aclarado lo que estás volviendo a enquilombar:

Zinco edito un especial con la tapa del Hellblazer 11 (que dice Newcastle), pero que adentro trae una saga escrta por Morrison.
(http://www.tebeosfera.com/obras/publicaciones/hellblazer_newcastle_zinco_1992.html)

El número en cuestión por el que pregunto Emiliano sólo se edito en español (por ahora) dentro del tomo 2 del Hellblazer de Jamie Delano.

Anónimo dijo...

Bueno, por eso chango, menos mal que contestaste vos que sabés más que yo! cada uno con lo que sabe. Si hay que tener buena leche para saber: de donde sacaste eso?!!. Mala leche es no brindar la experiencia que uno tenga cuando otro la necesita que es lo que más abunda en todas partes, desde la mecánica automotríz hasta la historieta pasando por donde vos quieras, hay gente que la tiene ¨super clara¨ pero no te da una mano ni en pedo. En tal caso estaré equivocado porque lo leí hace mucho pero no es ninguna mentira lo que dije, hasta pusiste la tapa!!

pd: si usted sabe hable amigo, no vaya a ser cosa que un verdulero le arregle los frenos del coche, jaja saludos!

Dolape

Anónimo dijo...

Andres, el popeye q publico clarin te parecio bueno?

Andres Accorsi dijo...

Sí, porque era todo material de la época de Segar. De hecho trae dos arcos argumentales, uno de los cuales (La Hermana de la Bruja del Mar) está en este tomo que me tocó reseñar. No me acuerdo qué onda la traducción, y por supuesto no me terminó de cerrar el remontaje de viñetas, ni la idea de que Popeye compartiera libro con Olaf el Vikingo.

Pablo Zambrano dijo...

sí, ojala todo el broli hubiera sido de popeye. la traduccion era bastante graciosa, no se si muy fiel eso si