el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 31 de enero de 2014

31/ 01: EL CAZADOR CAZADO

Uno, que es fan de Moebius hace 30 años, ya está bastante acostumbrado a que varias de las historietas que él mismo escribía fueran fumanchereadas sin pies ni cabeza, en las que en vez de guiones había tenues (y frutihortícolas) excusas para que el ídolo dibujara lo que se le cantara la chota. De hecho, esta es una aventura del Major Grubert (“Mayor Gruber”, en la traducción de Norma), quizás el personaje con más sustancia de todos los que desfilan por El Garaje Hermético, la famosa epopeya que Moebius improvisó durante años SIN GUIÓN, sin tener la más puta idea de cómo o cuando iba a terminar. La sola presencia de Grubert (y de la frase “El Garaje Hermético” en la tapa del álbum) ya te predispone a leer a Moebius en su faceta más limada, la del narrador que narra sin saber muy bien qué, sin calentarse en lo más mínimo por estructurar el relato de alguna manera más o menos coherente.
El Cazador Cazado hace gala de esa sub-especie de no-guión: el guión fruteado, improvisado, sin más intención que la de hilvanar de algún modo las imágenes que brotan de la pluma del autor. O incluso que brotaron hace años, porque la mayoría de estas 52 páginas están fechadas entre 2006 y 2008, pero en el medio hay varias muy anteriores, de 1998 y hasta de 1996. Por ahí es una joda de Moebius, que frutea hasta en las fechas que le pone a las páginas, y por ahí son páginas rescatadas del pilón del descarte, o de proyectos inconclusos, a las que el Genio Eterno recicló y logró integrar (a veces medio a presión) a esta novela gráfica. Lo cierto es que en las primeras... 10 páginas, hay un amague de que puede llegar a pasar algo, hay un esbozo de un posible conflicto, que obliga al Mayor a cambiar su status quo y ponerse en movimiento. El tema es hacia dónde.
En las 40 páginas siguientes, el protagonista recorre mundos oníricos en los que no pasa absolutamente nada. Contempla edificios, criaturas, cuadros, objetos que flotan, y recién sobre el final hay una breve escena de acción y se incorpora a la trama un personaje que –en una de esas- estaba pensado para ser importante en el desarrollo. Nunca lo sabremos, claro, porque la historia termina con un “fin del episodio”, un modo muy choto de enterarnos de que este era el Vol.1 de una saga que, tras la muerte de Moebius en 2012, quedó inconclusa. Si estaba esa remota chance de que la segunda entrega de la saga encauzara un poco el argumento o definiera mejor los conflictos, el lamentable fallecimiento del autor nos la terminó de negar.
¿Con qué se rema tanto bajón, tanta caída libre hacia el abismo de la intrascendencia y la oquedad? Como siempre, con el dibujo. Bah, “como siempre”, las pelotas. Realmente hay pocas obras en la vasta carrera de Moebius dibujadas a este nivel. En las páginas donde la historia mínimamente avanza, la narrativa está perfectamente cuidada, tan cristalina como en sus trabajos más “careta” (Blueberry, etc.) aunque con menos cuadros por página (nunca más de seis). Y cuando el dibujo no tiene ninguna intención de narrar nada, cuando nos invita a colgarnos simplemente con la belleza de la línea, la complejidad de las composiciones, el manejo inusual e insuperable de los espacios, el festival de las rayitas y las texturitas microscópicas... ahí se va todo al carajo y más allá.
Ahí explota el otro Moebius, el que cambia la natación por los saltos ornamentales. El dibujo del ídolo ya no quiere llegar a algún lado, quiere sorprender con el firulete, con el detalle, con los desbordes de su imaginación a los que acompaña el virtuosismo de su trazo. Vos sabés que cuando Moebius se jugaba las fichas a su imaginación, a esa imaginería extraña que poblaba su mente (en la que se mezclaban el grabado oriental con el barroquismo art nouveau de Winsor McCay, el surrealismo de Dalí con la línea clara de Hergé), el Genio Eterno te armaba el mazo con 40 anchos de espada. Y visualmente el Cazador Cazado es eso: una sucesión de imágenes demasiado perfectas, que derrochan sugestión, misterio, magia y poesía.
Si no te jode comprar un comic cuyo guión no va a ningún lado y no te deja nada, no dudes en cazar al Cazador Cazado. En sus páginas te espera un Moebius auténtico, libre, dispuesto a detonarte los sentidos con algunos de los mejores dibujos de su vida. La edición española, gloriosa de verdad.

14 comentarios:

Sucubo dijo...

Es uno de los problemas que tengo con la gente de humanoides es justamente la ausencia de guionistas. Gráficamente te detonan las retinas, pero cerras el libro y te preguntas que carajo te estuvo contando. Muchas son mas un art book o algo pensado desde el diseño de arte que desde la narrativa.
Es medio una pelotudez, como ir a Venecia y quejarse por el olor, pero es una limitación para gente como yo que viene mas de la narrativa que de la ilustración.

Andres Accorsi dijo...

Por eso lamenté tanto que Moebius no llegara a terminar la última saga de Arzak. Ahí se notaba a lo lejos que había un guión posta, un concepto claro de universo, de tramas y sub-tramas, de relato bien estructurado.

Anónimo dijo...

"Si no te jode comprar un comic cuyo guión no va a ningún lado y no te deja nada" con esta frase pintas de cuerpo entero la mayoría de los libros de comic argentino que estan saliendo.

Pablo Zambrano dijo...

uy sí, barlovento, bolita, alienigena... ya quisiera que se me ocurrieran guiones asi de malos ¬¬

Anónimo dijo...

Que suerte tuvo el anónimo al poder leer las 117 novedades que se editaron en el 2013 (según http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/18-30918-2013-12-27.html) para juzgar que la mayoría tiene guiones malos...


Tornado

Anónimo dijo...

Perdiste una oportunidad de no hablar al pedo, porque si lei la mayoria de los libros que salieron el año pasado, aunque tendria que haber hecho una aclaración, cuando me referia a los libros de comic argentino dejo afuera a las recopilaciones de material ya publicado con anterioridad, sino exclusivamente a lo nuevo.

Pero es un tema de criterio y de gusto, se ve que vos no sos tan exigente, segui con Nik nomás...

Anónimo dijo...

Tornado:

Te tiro un par de nombres: Trillo, Oesterheld, Mazzitelli, Robin Wood, empezá a leerlos que por ahi empezás a discernir un buen guión de los albumes de figuritas que son la mayoría de los libros nuevos que salen.

Rodrigo Lopez Rubio dijo...

Tienes toda la razon Andres. Quizas esa era la idea de Moebius al retomar a estos dos personajes en el ultimo tiempo. Con uno volarse y experimentar y con la otra (Arzak) mantener un guion odenado y coherente, nose.

De todas maneras el arte del Cazador Cazado y la edicion de Norma (incluido el papel) son INCREIBLES.

Saludos.

Anónimo dijo...

che andres mandate una reseña de shankar que muy posiblemente deve ser por lejos la obra mas lograda de la dupla mazzitelli-alcatena (sin ningunear sus ateriores obras).

Andres Accorsi dijo...

La reseña del Vol.1 está publicada desde el 03/03/13. El Vol.2 lo voy a reseñar cuando lo lea. Faltan varios meses...

Anónimo dijo...

Hola.

Quería comentar porque siento que en general se ingora que Moebius se esforzó mucho en transformar al Garage Hermético en una historia coherente dentro de sus propios terminos. Impovisó 2 páginas por semana hasta la pag. 104 del volumen de Norma, y sin embargo, como el mismo explica, en cada una de las 2 pags. trataba de retomar con coherencia y continuidad lo que había hecho antes para saltar al vacío nuevamente, como ejercicio de estilo y forma d búsqueda artística.

Durante las útimas 15 pags del garage hermetico original, durante las 95 páginas del "El Hombre Cigurí" y durante las 58 del "Cazador Cazado" no hace mas que ordenar esta cosmogonía del garage sin abandonar la fuerza original de esos conceptos brotados directamente del fondo de su conciencia, con los que construyo las primeras improvisaciones.

Era caótico, sí, pero en el camino nos van quedando un par de conceptos claros: El garage es creación del mayor (que es un humanoide, mas no un humano), es una realidad que, como todas, esta hecha de la materia de los sueños, solo que en esta es mas evidente. El mayor pudo construir este mundo luego d robar 23 spuer generadores o algo así. Al mismo tiempo alcanzo la inmortalidad. Los Bakalitas son una raza no humana que se vale de magia (que es lo mismo que ciencia en este universo) para apoderarse del garage destruyendo a su creador. Por otra parte los habitantes de dicha creación deciden en un momento que quieren ser independientes de su dios creador, y comienza a gestarse una rebelión. Esta rebelión se puede entenderse como un conflicto interno en el alma y la conciencia del Mayor siendo víctima de la manipulación bakalita (que es el lado oscuro) y siempre se salva por la intervención del nagual (concepto popularizado por Carlos Castaneda que conviene no ignorar a la hora de interpretar una obra de Moebius).

continua...

Anónimo dijo...

La especie de coherencia a la que me refiero queda manifestada en el cuidado de Moebuis en acalarar la continuidad entre las tres partes de la obra: exactamente donde termina el garage comienza el hombre de cigurí: con la salida interdimensional del subte.
Mientras que toda la aventura de
Cazador Cazado sucede en los 22 minutos que tarda la puerta de transfert del valle de los quiscalus en entrar en alineacion (ult. pagina del hombre de cigurí) por donde el mayor en su versión sin bigote trata de escapar de esa realidad alternativa en la que esta perdido... mientras tanto la otra parte de su conciencia que es el mayor con bigotes esta en la trampa bakalita de los sueños encajados, pero a los 22 minutos, cuando se alinea la puerta del transfert en "el hombre cigurí" el logra despertar su cuerpo de vigilia para salir de los sueños encajados en el "Cazador Cazado".

Los personajes de hecho son los mismos en los 3 libros (salvo Jerry Cornelius) en los tres podemos ver a Sper Gossi, Corne Batmagoo, la magia Tar Hai, los Bakalitas, Damalvina, El Cigurí, etc.

De modo que no por ser un guión fuera de lo corriente, que no apela a la tensión dramatica ni a una narrativa lineal, no por eso, deja de ser una gran historia, de esas que no es que no tengan ni puez ni cabeza sino que deben interpretarse como una novela de W. Burrughs o un peli de D. Lynch... es decir como una sofisticada combinación de simbolos mediante los cuales Moebius nos habla de la naturaleza del universo y por consiguiente de la humana. Y esta combinación se da explotando al máximo el lenguaje del cómic, no son dibujos fastuosos y nada mas, cada viñeta y cada página existe en relación a las otras, es una obra narrativa y llena de significados.

No creo haberme explicado demasiado bien, en todo caso esto es solo una arenga para que alguien se anime a contemplar esta obra como un todo lleno de aspectos y detalles para analizar y explorar y no que todo el mundo se acerque a ella como "otro delirio de moebius dibujado de puta madre" porque los delirios de este señor no por atrevidos y extravagantes carecen de significado, y no poque el dibujo abrume por su belleza significa que lo mismo daba un artbook... es una historieta.

saludos! gaspar

Anónimo dijo...

¿Con qué se rema tanto bajón, tanta caída libre hacia el abismo de la intrascendencia y la oquedad?

Por dios Andrés ¿que estas comentando un programa de Suar?

Si no te jode comprar un comic cuyo guión no va a ningún lado y no te deja nada..

Pues a mí me deja un montón, de hecho, puedo estar horas encontrando detalles y descifrnado significados que sí están ahí... nada me deja otra bendita historia de genero "perfectamente construida"... otra fucking pelicula de hollywood con su chico duro su chica buena y sus secundario comico, eso me deja nada de nada... todas y cada una de las peliculas que se han hecho sobre superheroes me dejan nada de nada... y la lista es infinita...

Creo que hay que analizar de una forma menos ortodoxa que es "un guión bien construido" como si las ambiguedades, interpretaciones multiples o tramas abiertas fueran un "mal contruido". Tengamos en cuenta que lo que abunda en la ficción son los "guiones bien construidos" escritos por gente que no tiene nada para decir, nada importante o verdadero... formulas huecas y ya usadas. Yo quiero arte, quiero las tripas del artista en la obra, aunque eso implique transformar la obra en algo menos digerible. Porque de eso se trata, de hacer el esfuerzo de entender cual es el concepto y el hilo conductor detras de una obra compleja. Sentenciar "no tiene ni pies ni cabeza" es muy comodo en mi opinion Andres.

Saludos, gaspar

Andres Accorsi dijo...

Sí, claro que es cómodo.
Mucho más cómodo que dedicar... ¿una semana? ¿cinco días? a releer las historias anteriores de El Garaje (las tengo, las leí hace mil años) para armar el rompecabezas que armaste vos con buen ojo, buen criterio... y una paciencia que yo no tengo.
Si algún día me toca escribir un libro sobre el Garaje, o si alguien me paga por hacerlo, no tengas dudas de que me voy a sentar con paciencia a analizar todos los elementos de todas las historias con el mismo detenimiento que el que acabás de demostrar vos.
Mientras tanto, en mi ritmo de lectura diaria, le pido a cada historieta que sea coherente consigo misma, y la verdad es que El Cazador Cazado no me transmitió para nada esa sensación. Me doy cuenta de que tiene referencias (muy sutiles) a los arcos anteriores, pero eso no me alcanza para creer que el guión tiene una estructura más o menos sólida.
Yo nunca dije que "las ambigüedades, interpretaciones múltiples o tramas abiertas" estén mal per se. A algunos autores y a algunas obras les quedan bien, a otros no. Y en otros (caso Moebius) no importa, porque los "cómodos" como yo le compramos los libros para babear con los dibujos...