el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 28 de febrero de 2010

28/ 02: BATMAN & POISON IVY: CAST SHADOWS


¿Dos meses de blog, 59 reseñas, sin tocar jamás un comic de Batman? No jodamos, ya era poco serio. Tarde o temprano tenía que pasar, y acá está.
Esta vez se trata de un comic oscuro de Batman, por varios motivos: porque cuando salió (2004) se le dio poquísima bola, porque no es estridente ni grandilocuente ni lleva la firma de los autores más populares, y porque además la historia es bastante dark. Sin embargo, se trata de la mejor historia con Poison Ivy que yo recuerde. Hay que decir que los autores, Ann Nocenti y John Van Fleet, habían hecho nueve años antes otra obra maravillosa protagonizada por una femme fatale que emite toxinas fumadas y a la que le faltan un par de jugadores: la recordada Typhoid, en Marvel, y centrada en la cautivante enemiga de Daredevil que creara la mismísima Nocenti a fines de los ´80. O sea que alcanzaba con ver el equipo creativo para jugarle unas cuantas fichas a este prestige.
El trabajo de Van Fleet no me cebó tanto como sus obras de los ´90. No sé si porque ya estoy saturado de dibujantes que trabajan con referencia fotográfica (aunque Van Fleet se despega bastante de la onda “Juan Carlos Flicker”), o porque acá se juega menos que en laburos anteriores, o porque no me gusta cómo dibuja a Batman. Lo levanta mucho su propio color y tiene momentos en los que pela unos truquitos de photoshop realmente notables, pero el dibujo en sí (sobre todo en las escenas de acción, en las que invariablemente aparece ese Batman medio tosco, medio cabezón) no me terminó de cerrar.
Por suerte está Ann Nocenti de por medio, con su habitual garantía de calidad. Lo primero que impacta de Nocenti es su comprensión milimétrica de los personajes centrales (Batman y Poison Ivy) y de la naturaleza del conflicto que los hace enemigos irreconciliables. Esto se pone de manifiesto en unos diálogos filosos, deliciosamente incómodos. Por momentos, uno levanta las cejas y dice “Pará… ¿cómo es que Poison Ivy manda términos como “ontológicamente”, o “quintaesencialmente”?!? Y claro, es que uno está acostumbrado a esos guionistas pedorros que tratan a Ivy como una buscona barata, eterna segundona de cuanto grupete de villanos se junte por ahí, siempre relegada al rol de poner carita sexy y seducir a algún salame. Pero esta mina –Nocenti lo recuerda a la perfección- es una científica del carajo, una de las más importantes estudiosas del reino vegetal sobre la faz de la tierra. Está medio chapita, okey, pero eso no le reduce el intelecto a niveles karinajelineskos.
Otro punto para Nocenti: el mega-millonario corporativo ambicioso y ostentoso no es exactamente el villano. Pero la guionista lo hace quedar como un auténtico pelotudo, al desnudarlo como el avechuchito básico, limitado y estúpidamente irracional que oculta detrás de tanto pseudo-poder. Y los verdaderos villanos, como en tantos comics de Nocenti y en tantas buenas aventuras de Batman, tienen razón. O por lo menos, motivos sumamente válidos para hacer lo que hacen. Con lo cual Batman, si bien hace “lo correcto”, termina en esa posición chota de obstaculizar una movida que el lector percibe como absolutamente justa. Eso se llama “sustancia” y la mayoría de los comics de superhéroes de hoy no la tienen.
Al ser un comic de DC, tenemos que hablar de la siempre manoseada continuidad. En este caso, alcanza con decir que buena parte de la historia gira en torno al Asilo Arkham, que es un lugar donde la continuidad no existe, o por lo menos está siempre en estado de flujo. A los guionistas no les sirve que alguien defina fehacientemente qué villanos están internados en Arkham en cada momento (acá está, por ejemplo, el Penguin, que generalmente termina en cárceles comunes), ni qué médicos están al frente del nosocomio o a cargo de qué pacientes, y a los dibujantes les incomoda tener que copiar la arquitectura de Arkham creada por algún otro colega. O sea que en cada saga donde aparece, cambia el look del lugar, cambian los médicos y los pacientes van y vienen, entran y salen, como si en vez de un neuropsiquiátrico de alta complejidad el Arkham fuera un maxikiosco 24 horas. Fuera de eso, esto es tan coherente como cualquier saguita de Legends of the Dark Knight o Batman Confidential.
Si sos fan de los villanos de Gotham, o de Posion Ivy, o de la siempre sorprendente Ann Nocenti, este librito tan dark te va a iluminar la tarde.

8 comentarios:

dibujante dijo...

Es un Placer comprobar que admirás Andrés el potencial de Poison Ivy , y que admirás tanto como yo a Ann Nocenti . Me gusta mucho el trato que le vienen dando a Ivy desde " No Man's Land " hasta acá , pero como ocurre con cualquier gran personaje , todo depende de la inteligencia de los guionistas para insuflarle vida y saber aprovecharlo .
Y con respecto al Arkham Asylum coincido con tu opinión , es unlugar donde los autores pueden permitirse desencorsetarse de la continuidad para adentrarse en un Reino Onírico o donde los internos y sus delirios les permiten libertades positivas .

brunowayne dijo...

Dibujante: ¿Poison Ivi un "gran personaje"? Sobre gustos...

Horacio Lopez dijo...

Creo que los problemas de continuidad y lógica se dan en TODO en universo batmaninano, por ejemplo Gotham City tiene mas barrios que Shangai, Tokyo y el DF juntos. Y ni hablemos de las casi 100 wayne manor que ya le vi a Bruce.

Andres Accorsi dijo...

Sumale a eso lo de las mafias, que comentábamos cuando me tocó reseñar el de Batman/ Huntress... Y sí, es un viva la pepa.

Alfredo dijo...

Por qué decís que no reseñaste ningún comic de Batman si ya reseñaste Batman/Huntress Cry for blood. :P

Andres Accorsi dijo...

Porque soy un pelotudo atómico.

Anónimo dijo...

Poison Ivy es el mejor personaje femenino que existe, que raro que a gente no le guste, son cosas ...

dibujante dijo...

Y sí Brunowayne , Poison Ivy me encanta desde siempre , y ahora me gusta mas , es así .