el blog de reseñas de Andrés Accorsi

jueves, 24 de enero de 2013

24/ 01: JUDGE DREDD: CRUSADE

Si muchos años de comic yanki te convirtieron en un Morrisonzo o te dejaron en estado Millarvario (o dicho en castellano, si estás tan cebado con Grant Morrison y Mark Millar como para comprarte cualquier cosa que lleve sus firmas) mi consejo es: luz amarilla. Guarda, mirá bien a ambos lados de la avenida antes de cruzar el Atlántico y comprarte los comics que escribieron para las revistas británicas. Ahí vas a encontrar material buenísimo, no tengo dudas. De hecho, Dare me parece una de las mejores obras en la larga trayectoria de Morrison. Pero también hay bóñiga radioactiva hecha con fritas, para pagar las expensas.
Bajo esta majestuosa portada de Brian Bolland nos esperan, agazapadas, dos sagas de Judge Dredd una más chota que la otra. La primera, Crusade, está co-escrita por Millar y Morrison casi seguro en 1995. El planteo es casi decente: el juez Eckhart viajó a los confines del espacio y tras décadas sin contacto con la humanidad, cae con su nave a la Antártida. En su único mensaje a las autoridades dice haberse encontrado con Dios, con quien estableció contacto. Ahora los jueces de todas las mega-urbes (que vendrían a ser los países de este mundo post-holocausto) quieren capturar a Eckhart para enterarse de primera mano qué onda Dios, qué le dijo, qué poderes tiene, etc. Y ahí van, los jueces más grosos de cada urbe a competir entre ellos en plena Antártida. Por supuesto, Mega-City One (la que nuclea a las ciudades de la Costa Este de los EEUU) manda al siempre impertérrito Judge Dredd.
Hasta ahí, zafa. Después, el horror. Primero, vos sabés que Dredd va a ganar. Segundo, en las primeras páginas los autores se esfuerzan por darle mucha chapa al Judge Cesare, inquisidor a las órdenes del Vaticano, con lo cual sabés que va a ser el que más probablemente le haga el aguante más fuerte a Dredd. Tercero, esta serie parece jactarse de sus puntos débiles. Uno de los aspectos menos atractivos de Judge Dredd (tiene varios) es que le faltan secundarios copados. Aún así, la consigna de Crusade parece ser precisamente limpiar secundarios. Los duelos entre los jueces son siempre a muerte y acá palman varios que ya se habían cruzado con Dredd en aventuras anteriores. Ya fue, Morrison y Millar no dejan vivo a ninguno.
Y bueno, después de 62 páginas al palo, repletas de sangre, violencia y momentos que podrían ser tensos si uno no supiera que Dredd va a zafar de todo sin despeinarse, se termina la saga. ¿Qué se puede rescatar? El ritmo, que nunca decae, y los dibujos de Mick Austin. Austin es un ilustrador que hizo poca historieta pero realmente la tiene muy clara, en un estilo clásico recontra sólido, con una excelente puesta en página, buenas expresiones faciales, un gran manejo del color y alguna tirada a chanta a la hora de dibujar fondos.
Frankenstein Division es más breve, tiene sólo 24 páginas, y es obra de Mark Millar en solitario, o en realidad junto al dibujante Carlos Ezquerra. El guión es tan choto que parece de Cazador: aparece una especie de Frankenstein, un monstruo hiper-pulenta construído en Rusia con pedazos de cadáveres de los jueces a los que Dredd masacró en una saga anterior. El monstruo llega a Mega-City One en busca de venganza, mata a un montón de gente, parece una amenaza re-jodida, hasta que llega Dredd, lo confronta y lo hace mierda –de nuevo- casi sin despeinarse. Fin. Bueno, no; en realidad hay un girito shockeante más, después de la muerte de “Frankenstein”. Pero no alcanza para salvar los trapos. El dibujo de Ezquerra está bueno, bien salvaje, bien grotesco, coloreado en una onda Simon Bisley, aunque lejos de la magia de la Bestia.
Estas dos historias son de mediados de los ´90, cuando el éxito de Judge Dredd no llevaba ni 20 años. Ahora van 35. ¿Alguien me puede explicar cómo carajo se sostiene? Porque la verdad que, aunque cacemos la ironía, el personaje sigue siendo irreductiblemente chato, hueco, unidimensional, y –lo más grave- pensado para nunca evolucionar, para que el final de cada historia vuelva todo al status quo inicial, que es siempre el mismo. No digo que las sagas puedan ser leídas en cualquier orden, tipo Lucky Luke. Digo que el personaje llega al final igual que como lo vimos al principio, que jamás se replantea nada ni deja que nada de lo que sucede lo afecte en lo más mínimo. Eso funciona bien en un personaje cómico, un Boogie el Aceitoso, ponele. Pero cuanto más ambiciosas y grandilocuentes son las sagas, menos sustento tiene esa actitud.
Tengo otro libro del Juez sin leer, de la época clásica de Bolland, John Wagner y la Bruja Grant. Pero me faltan meses para leerlo. Por ahí para ese entonces ya me olvidé de lo mal que me trataron Morrison y Millar la vez que los seguí hasta Mega-City One.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Y hablando de los laburos de Morrison fuera del mainstream USA ¿que opinas de Zenith y The New Adventures of Hitler?

Andres Accorsi dijo...

Zenith... es raro. Le tengo ganas, pero el dibujo de Steve Yeowell me dice "no, man, leé otra cosa".
Y The New Adventures of Hitler me encantaría leerlo, pero nunca lo conseguí.

Nahuel Gerling dijo...

¿Me parece a mí o sacando su colaboración en Swamp Thing, la dupla Morrison-Millar siempre fue chata? Individualmente la rompen, pero se juntan y la cosa termina de chota para abajo. Con Dredd la cosa es complicada. Que sea un personaje que jamás muta sirve para las historias cortas, que tiene muchas y muy copadas, con humor negro, mala leche y otras barbaridades. Pero con las sagas largas es otra cosa. No es que uno sepa que Dredd va a ganar al final, Batman, Superman y Spiderman también ganan al final (la mayoría de las veces, aunque tienen sus fracasos, sino que lo importante es el cuando y el cómo. Y con Dredd siempre es de la misma forma. Saga larga, mega amenaza, y el tipo gana a los tiros y listo. Por eso es preferible agarrarle las antologías de historias cortas que tiene algunas muy zarpadas.

brunowayne dijo...

¿Zenith cómo lo tenés, en revista? ¿Existen tps de eso? Creía que estaba agotado. En Supergods, Morrison habla de cómo escribió esa obra y cuenta lo que fue: su primer trabajo. Como no puede ser de otra manera, para él la historia está buenísima (digo "para él" porque no la leí todavía), pero lo que mejor le salió fue que, gracias a ella, pudo hacerse más conocido y empezar a pegar laburos más interesantes. Tiene, en teoría, un dejo de "Marvelman". ¿Cómo podés tener Zenith? ¿De dónde la sacaste? Jaja.
Y las de Hitler se vendían en Mercado Libre hace un tiempo, en revista, la saga completa a más o menos mil mangos. Y la habrá vendido el tipo, porque no está más.

Andres Accorsi dijo...

Zenith se reeditó bastante. Hoy debe ser jodida de conseguir la edición de Titan, esa de cinco tomos, que estaba bárbara. Creo que es de fines de los ´90. Y seguramente después de eso hubo ediciones en castellano.
Obviamente ni se me ocurre pagar una luca por las revistitas de la de Hitler. Tarde o temprano saldrá un recopilatorio a un precio razonable.
De esa época de Morrison, la que me gusta muchísimo es St. Swithin´s Day, otra que durante años fue inconseguible.

brunowayne dijo...

Otra que no tengo. Esa es la que comentaron en un podcast que trata sobre un pibe que quiere matar a Thatcher, ¿no? También te quería preguntar, y es para el que quiera sumarse a responderla también: ¿cómo ordenás tu biblioteca? Digo, por órden alfabético, por género, o cómo? Yo tengo un órden raro, es decir: no todo lo que tengo me alucina hasta el hartazgo. Algunas cosas más que otras. Lo que trato de hacer es equilibrar los estantes. O sea, que esté Asterios Polyp junto a JLA/Avengers, por ejemplo, no junto a From Hell. Porque sino me pasa (y me pasó) que un estante es medio choto y el otro es alucinante, y el primero se llena de polvo mientras el segundo es constantemente revisado.

Andres Accorsi dijo...

Sí, es ese.
Lo de cómo ordenar la biblioteca es polémico... En mi caso son varias bibliotecas. En general ordeno primero por tamaño, después por idioma, después por editorial y después por serie o autor.
Me calienta poco que estén todas las obras grossas juntas, o mezcladas con las del montón, porque el ritmo de lectura que me impone el blog me impide -entre otras cosas- recorrer los estantes en busca de material para revisitar.

Pablo Zambrano dijo...

o.O método rebuscado el de brunowayne je.
Yo tengo la cosa dividida en 2: a la izquierda los mangas y los comics occidentales simil manga (scott pilgrim y automatik kilombo). No son muchos titulos pero sí muchos tomos de cada titulo.
Del lado derecho tengo todo lo occidental ordenado con un criterio bastante dudoso: el formato. Los ordeno más segun grosor y altura que segun autores u origen o tematica.

dcllanto dijo...

Zenith está buena, había una edición barata en castellano de 5 tomitos, formato album europeo a blanco y negro.
Zenith tiene más de Captain Britania de Moore que otra cosa. Y mucho Moorcock y Bryan Talbot.

D.L. dijo...

la dupla morrison-millar tiene cosas buenas y malas sencillamente porque morrison todavía no se había convertido en super estrella, de hecho la mayoría de la producción de la dupla es anterior a JLA el trabajo que lanzó al estrellato al escocés, y tenían que morfar si hasta llegaron a hacer cosas para vampirella, después, uno encuentra que ambos influyeron en la trayectoria del otro, curiosamente con morrison interviniendo o haciendole de escritor fantasma (o "scrip doctor" dirían los sajones) en las mejores obras de millar como "red son" que el final era de morrison, el primer arco de "the ultimates" y "aztek", de "superman adventures" no leí nada pero tengo entendido que era muy decente.
dp millar se volvío una versión bien berreta de garth ennis pero esa es otra historia.
saludos.