el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 16 de febrero de 2015

16/ 02: HELLRAISER Vol.7

Después de aquel violento masacote de historias cortas de Hellraiser que me bajé el 06/02/12, me quedó bastante más claro cómo está armado y cómo funciona el universo con el que Clive Barker revolucionó el terror en los ´80. De todos modos, lo que me hizo tirarme de cabeza sobre este librito (el Vol.7 de la edición original, la de Epic) fue primero el precio, porque lo rescaté de una batea de ofertas a un precio irrisorio, y segundo la presencia de dos dibujantes que me ceban infinitamente: John Bolton y Kyle Baker. Veamos con qué me encontré.
Abre una historieta breve, de sólo seis páginas, escrita por Robert Washington y dibujada por John Rheume, dos autores a los que no tenía para nada presentes (Washington me suena hasta ahí, quizás de algún título del sello Milestone que jamás leí). Lo que tienen para ofrecer es bastante pobre, con alguna buena intención en el dibujo (en una onda Angus McKie, pero con menos narrativa) y cero ideas en el guión.
El maestro Bolton forma equipo con otro guionista ignoto, Nicholas Vince, para una historia bastante más extensa (15 páginas). Me interesó el argumento, pero no la forma en que Vince lo desarrolla, que se me hizo muy larga y muy anodina. Por suerte están los dibujazos de Bolton, a un nivel superlativo, quizás entre lo mejor de su gloriosa carrera. Le faltan los fondos, nomás. Todo el resto es magia y talento en estado puro, con una cantidad impresionante de recursos estilísticos y con un vuelo plástico muy por encima de Hellraiser en general y del guión que le tocó dibujar en particular.
La historia más larga tiene 16 páginas y es una vuelta de tuerca bastante ingeniosa para vincular a Jack el Destripador con la mitología de Hellraiser, los cenobitas y todo el chamuyo barkeriano. Esperaba poco de esta historia, porque no conocía al guionista (Ron Wolfe) y nunca fui fan del dibujante (Bill Reinhold). Sin embargo -y quizás gracias a mi escasa expectativa- me dejó sat¡sfecho, en especial el trabajo de Reinhold, que acá pela onda, dinamismo y climas, no a niveles de un dibujante de primera línea, pero sí por encima de otros laburos suyos que recuerdo haber leído en los ´80 y ´90.
La que le toca dibujar a Kyle Baker es una breve historia de seis páginas, sostenida en una idea que daba… para un chiste de una sola viñeta. O una ilustración de una página con flechitas acotando boludeces graciosas, como hacían varios dibujantes en MAD, Satiricón, etc.. Un programa infantil emitido desde el Infierno (en el que un payaso macabro les enseña a los chicos a sufrir, con sangre, magia negra, tortas envenenadas y demás atrocidades) como chiste me cierra. Transformado por D.G. Chichester en un guión de historieta para seis páginas, la verdad que no. Por suerte está Baker para bancar los trapos con el dibujo, también con cero fondos y con un color abominable, obra del propio dibujante.
Y cerramos con otra de 15 páginas, que no pude terminar de lo choto que me pareció el guión. Mejor, porque miré la última viñeta y terminaba en “continuará”… Y le entré con ímpetu, eh? Porque el guionista era el recordado Dwayne McDuffie, que en esta época (1991) venía bien, pelando historias raras y atractivas en distintos géneros. No hubo caso, me ahuyentó a las pocas páginas. Me queda para rescatar el dibujo de Paris Cullins, otro segundón (o tercerón) que acá dejó la vida y se mandó un trabajo muy superior a lo que había hecho hasta ese momento, principalmente en el mainstream de DC. A estas páginas les sobra onda, impacto, riesgo… y además ayuda muchísimo el color de Gloria Vasquez, también a años luz de los coloristas que le habían tocado a Cullins en sus trabajos para DC.
Como todo lo que uno compra por los dibujantes, sólo garpa porque estaba obscenamente barato. En materia de guiones, no encontré nada ni remotamente comparable con las bestialidades que dibuja Bolton ni con las desopilantes tropelías gráficas de Baker. Por eso sólo lo puedo recomendar a los fans de estos dos artistas, o de Paris Cullins, o de Bill Reinhold, que algún fan tendrá. Ah, y si te gusta John Van Fleet (a mí, más o menos) adentro hay un par de pin-ups realmente notables (y escalofriantes) de este referente del estilo pictórico. Eso y la hermosa portada de Dan Brereton ayudan a que la faz gráfica justifique casi cualquier cosa.

3 comentarios:

Rodia dijo...

Consulta descolgada Andrés, cómo conseguis los tpb's? Ya no pido por Amazon xq es carisimo. Conoces algún sitio o "dealer" para recomendar?
Mucha gracias!

Andres Accorsi dijo...

No, ahora no estoy comprando nada a EEUU, porque este año vuelvo a viajar y allá se consigue todo mucho más barato que en Amazon.
Mi recomendación es que viajes a alguna ciudad de EEUU en la que hay una convención grossa. Vas a gastar lo mismo que yéndote de vacaciones a casi cualquier otro lado, con la diferencia de que en las convenciones vas a encontrar los TPBs groseramente más baratos que en cualquier otro lado.
Yo todaví no sé si me voy a la Heroes Con (en Charlotte) o a la New York Comic Con (ahí ya fui en 2012). En cualquiera de las dos, me saco la leche acumulada en estos meses con una hecatombe nuclear de compras y me vuelvo con TPBs como para leer durante un año.

Pablo Zambrano dijo...

bolton y baker en un mismo libro? eso sí es diversidad!