el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 29 de marzo de 2010

29/ 03: FIN DE SEMANA


A veces, detrás de una historieta de apariencia vanguardista puede esconderse un mensaje sumamente reaccionario. Tal es el caso de esta obra maestra cuasi-desconocida del comic español de los ´80, que un día me sonrió desde una mesa de saldos y me hizo muy feliz.
Fin de Semana es un producto típico de principios de los ´80: de apariencia marchosa (así se le decía en España a lo cool) y ultra-moderna (porque todavía no se hablaba de posmodernidad), la novela gráfica se serializó en la super-sofisticada revista Cairo, nos muestra a personajes que parecen corporizar el slogan de Sexo, Droga & Rock´n Roll, y hasta diálogos entre chicas que evalúan los pro y los contras de tragarse la lechita o entregar el marrón. Por si faltara algo, el estilo del dibujante está a medio camino entre la línea chunga de Gallardo y Mediavilla y lo que hoy se conoce como “estilo atómico”, cuyos referentes del momento eran Yves Chaland y Daniel Torres. Más ochentoso, imposible.
Pero hete aquí que el protagonista es Eduardo Vidal, el típico intelectual amargo, que razona más de la cuenta y se impide a sí mismo disfrutar y ser feliz. Eduardo encarna los valores tradicionales: como profe de literatura detesta el hedonismo vacuo de sus jóvenes alumnos, y en los ratos libres es el único que prefiere escuchar óperas y leer a Proust en vez de clavarse una anfeta y bailar toda la noche con David Bowie y The Human League. Eduardo, con su mirada irónica y pesimista, es el único que trata de parar la pelota y pensar en lo que está pasando, pero a regañadientes y con un par de copas de más, termina él también embarcado en esta road movie partuzera que lleva a estos cuatro amigos (de veintimuchos o treintaypocos, no se sabe) a recorrer media Cataluña de fiesta en fiesta, de B-52s a Supertramp y de Devo a Ultravox.
El ritmo frenético del guión baja muchos cambios cuando Eduardo y su grupete (Eva, Carlos y Marisa) caen el la granja de los hippies, tipos de 30 a los que hace ocho años que se les carbonizó el cerebro. Acá la melancolía busca un huequito por donde colarse, pero le gana de mano la bajada de línea. El autor usa claramente esta secuencia para decirle a sus coetáneos “Sigamos con este festival de la frula, la heroína y las pastas y en cinco años, los más afortunados vamos a estar cultivando la tierra de esta granja, y los menos, criando gusanos abajo de la misma”. Después arranca el tramo final y está claro que nadie termina bien. Eduardo será siempre igual de infeliz aunque mejor pago, a Carlos lo derrotará el alcoholismo, a Eva se la llevará una sobredosis de heroína y Marisa, la ligera de cascos, seguirá buscando sin éxito al hombre ideal.
Los autores también seguirán distintos caminos. Ramón de España, el guionista, escribirá algunas historietas más (varias de ellas brillantes), pero siempre será mucho más reconocido por su labor en el campo de la crítica y el periodismo. Montesol, el dibujante, pronto se volcará de lleno al estilo atómico, donde se convertirá en un grosso consumado, para desaparecer a principios de los ´90, como tantos dibujantes de la década anterior. Pero quedará un testimonio, que es este.
Fin de Semana es slice of life de alto vuelo, un retrato certero y jodido, pero a la vez un semáforo amarillo, para esa segunda belle epoque a la que la aparición del SIDA pondría un prematuro punto final. Sin predicar, sin acusar ni juzgar a nadie desde el púlpito, Ramón de España y Montesol nos tiraban la onda de que la partuza de 24 horas corridas podía no estar tan buena, y que la combinación entre sexo, droga y rock´n roll también puede terminar para el orto. Todo esto en una anti-aventura llena de diálogos magníficos, personajes entrañables y una sensación de libertad tan salvaje como la de los hippies del ´68, pero estéticamente más linda. Un comic de vanguardia, con un mensaje reaccionario y que funciona a la perfección. No es fácil, se los aseguro.

10 comentarios:

rorschach1981 dijo...

muy buena reseña, espero poder toparme con ese librito en otra mesa de saldo o sobrevaluado por lo euros en una edcicion mas reciente. una consulta, como seria el "estilo atomico"? donde puede haber data online de esto? gracia andres y mañana me doy otra vuelta por aca. Salut

Andres Accorsi dijo...

El estilo atómico es un término acuñado por el colega e ídolo Paul Gravett, hace bastante poco.
Sirve para englobar a las distintas vertientes posmodernas de la línea clara, tanto la franco-belga como la española (la llamada Escuela Valenciana), e incluso a los autores de línea clara ochentosa de Holanda, Canadá y Argentina.
No sé dónde puede haber data online, pero googleando "Paul Gravett" y "atomic style" por ahí encontrás algo pulenta...

mauricio monsalvo dijo...

andres vos sos un tipo muy sabio en materia de comics me gustaria que hagas la reseña de un comic que publicó marvel se llama samurai legend, una obra para mi que no debe faltar a los fanaticos del genero samurai.

Andres Accorsi dijo...

Sé que existe, pero nunca la leí, ni tampoco escuché comentarios, ni positivos ni de los otros. Si la consigo en algún lado, la leo y con mucho gusto la reseño...

Cuestionador dijo...

Muy buena reseña,Andrés!Había leído algo de montesol en Cairo (Vidas ejemplares, creo que con Despaña a cargo del guión) y me había encantado. Te pregunto algo...¿habrá posibilidad de hacer una reseña de algún personaje de 2000 AD como Judge Dredd,Rogue Tropper, ABC Warriors o algún otro?Leí principalmente historias cortas del Juez y alguna que otra cosa del Rogue de Gibbons. Te lo dejo como sugerencia,nada más.

Diego J. Pereira dijo...

Que interesante lo que se genero en esa epoca del comic espanol. La CAIRO se sigue leyendo bien hoy en dia. Montesol no desaparecio, sino que se fue a la pintura, como tantos otros pasaron al diseno (mi buen amigo Tatum, por ejemplo, que ademas pinta), el humor grafico, la ilustracion...los comics quedan, pero la vida sigue,no?

Anónimo dijo...

Muy interesante reseña. Despierta ganas de buscar ese comic. Me queda la duda nomás de a que te referís cuando decis que tiene un mensaje "reaccionario". Lo pregunto porque primero pensé que aludías a hay en la historia una actitud conservadora, tradicionalista, pero por lo que contás del cómic creo no es tan así. ¿Me equivoco?

Andres Accorsi dijo...

No,no hablo de una ideología conservadora, sino de una reacción, O sea, reivindicar valores tradicionales (la ópera, Marcel Proust, la reflexión y la mesura, entre otros) frente a lo que se percibe como una embestida de los valores nuevos: el hedonismo, la joda descerebrada, las drogas duras y el pop con sintetizadores, entre otros.
Este libro reacciona frente a la embestida, pero no baja línea conservadora ni retrógrada, sino que simplemente invita a la reflexión acerca de dónde puede terminar esa carrera frenética.

Z dijo...

"Atomic Style" no tira nada, la posta es "Atom Style". Bastante interesante, siempre me gusto el analisis teorico de las artes pop (por llamarlas de alguna forma) como la musica moderna y la historieta; sobre todo la terminologia, poder poner en palabras eso que vemos o escuchamos como homogeneo (estilos, escuelas) pero cuesta definir.

http://www.paulgravett.com/index.php/articles/article/in_search_of_the_atom_style1/

Andres Accorsi dijo...

Bien Z esa corrección!
Atom style! Yo traduje "estilo atómico" y cuando volví a traducir para el otro lado, mandé fruta... Es lo que hay...