el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 28 de noviembre de 2011

28/ 11: LA HORA DEL FAN SERVICE


No, tranqui... No se viene un post lleno de dibujos de minas en bombacha y corpiño. Este es fan service de otro nivel, es convertir a los fans y lectores del blog en protagonistas de un nuevo (y probablemente último) post acerca del tema de las traducciones. Los comentarios que dejaron en estas últimas semanas fueron tantos y tan interesantes, que me generaron ideas que quería compartir en este espacio.
Lucas Fulgi, por ejemplo, hacía mención a las editoriales que traducen traducciones y recordaba (aunque sin precisión) un manga traducido desde el inglés al español.
Eso es MUY frecuente. En todo Occidente hay editoriales crotas que, en vez de contratar traductores que sepan japonés, ponen a cualquiera a traducir del inglés una edición yanki de ese mismo manga, o más fácil: a retocar la traducción española para cambiarle algún localismo. Una anécdota poco conocida es la de la edición argentina de Bone, que duró muy poquito, allá por 1998-99. El traductor era el mismísimo Carlos Trillo (!) y no traducía al castellano leyendo a Jeff Smith, sino que trabajaba a partir de la edición italiana que –según el maestro- tenía diálogos brillantes. Yo no lo puedo afirmar porque siempre leí Bone en inglés, pero –en principio- me parece un delirio traducir un comic yanki a partir de una traducción italiana.
Inevitablemente, íbamos a caer en el debate acerca de traducir o no los nombres de los comics. Sobre ese tema, Gustavo Ippolito decía “Ni hablar con la moda esta de mantener los nombres en inglés de las ediciones locales de revistas yankis. ¿Qué necesidad de ponerles "Amazing Spider-Man", Avengers o "Identity Crisis" cuando son títulos perfectamente traducibles? Claro, entiendo que así se deben ahorrar un dolor de cabeza en retoques de tapa”.
No, no es tanto para ahorrarse dolores de cabeza, sino para ahorrarse unos mangos. De nuevo, las editoriales crotas eligen –con deleznable criterio- dejar los nombres de las revistas en inglés para no pagarle a un diseñador gráfico por crear un logo parecido al de Identity Crisis, pero escrito en castellano. Para mí, esa es la única explicación válida.
Pablo Zambrano ensaya otra. Dice “muchos mangas y manhwas de Ivrea cuyos títulos eran perfectamente traducibles (Fushigi Yugi o Nabi, por ejemplo), supongo que los dejaron en sus respectivos idiomas por una cuestion de que eran más cortos y marketineros”. Y yo, claramente, no estoy de acuerdo. Si el título hace mención a algo (no a alguien), para mí hay que traducirlo. Y cuando no se traduce, es para ratonear unos pesitos, no por una cuestión de marketing, a menos –claro- que sea un título recontra-consagrado, que todo el mundo conoce en su idioma original. Dragon Ball, ponele. No hace falta ponerle “Bola de Dragón”... aunque en la edición catalana lo hicieron! En Cataluña, Dragon Ball se llama “Bola de Drac”.
Pero el resto de los títulos (Rurouni Kenshin, Vagabond, Monster, Death Note, Saint Seiya...) si no son nombres propios, de personas físicas, me parece fundamental que se traduzcan al idioma en el que se van a consumir. Por ahí estoy loco, pero me parece más marketinero “El Cuaderno de la Muerte” que Death Note. Porque mucha más gente entiende de qué carajo estamos hablando con sólo ver el título. Los ponjas están en otra situación: para ellos sí, es mucho más marketinero ponerle a los mangas nombres en inglés que en japonés, porque el inglés les permite saltar hacia afuera de la islita. Es el trampolín para llegar al resto del mundo y los tipos piensan cada producto a partir de su impacto GLOBAL. Pero que nosotros nos enteremos de que existe tal manga a partir de un título en inglés, no quiere decir que en el habla hispana deba consumirse con ese título.
Pero esto es todo ideológico, son detalles sumamente opinables. Nada de esto hace a lo importante, que es la calidad (a mi juicio, bastante pobre) de la mayoría de las traducciones que consumimos los hispanoparlantes.
Y me quedé sin espacio para meterme con otro debate, que tiene que ver con las traducciones (o no) de los nombres de los personajes. Quedará para la próxima...

18 comentarios:

el_bru dijo...

El primer tema del que hablás, Andrés, me parece que incluso hasta debería ser criminalizado. Traducir trasucciones es entrar en una pérdida. Es como cuando en el fútbol se quejan de los intermediarios en las ventas de jugadores: sólo sirven para que quede guita en el camino. Un traductor es más o menos un mediador: fundamentalmente lingüístico y (según su conocimiento) cultural, pero sobre todo es alguien que está tomando decisiones. Si yo traduzco del francés un manhua (es decir: el texto atraviesa dos mediaciones) primero voy a estar atado a las decisiones que tomó otro, y segundo van a haber decisiones que, teniendo contacto con el texto en lengua original, yo podría tomar y no voy a hacerlo.
Lo de los nombres, ya no sé... El caso puntual de "Death Note", hasta cierto punto sería discutible traducirlo. Si el autor decidió que el manga tuviera un nombre en una lengua que no es la propia, ¿por qué cambiar esa decisión?
Y con respecto a los nombres... Siempre me pareció bastante terrible que la gente hablara de Carlitos Marx o de Federico Nietzche. No sé si tengo una explicación para eso. Sí creo que si hiciera falta hacer alguna aclaración sobre un significado del nombre en la lengua original (no sé... como explicar qué puede significar "Christian Shepard", el nombre del personaje de Lost), existe la posibilidad de la nota al pié. Pero se trata de tomar otra decisión más.

Lucas Fulgi dijo...

Creo que aunque es una cuestión inagotable y de la que no creo que se pueda dar una palabra final... como conclusión personal me queda que es algo deseable que se hagan más traducciones (y entonces ediciones) en cada lugar y no una sola por idioma. Y está bueno que el traductor sea alguien que lo haga con amor (digo CON y no POR, que le paguen está bien) al arte. No hay criterios fijos, pero cada traducción tiene que tener coherencia artística.
Podría seguir comentando cosas, pero no quiero caer en la repitición.

Un saludo

Anónimo dijo...

Qué manera de decir pavadas, Andrés. Si los japoneses usan muchos títulos en inglés es porque su vocabulario diario tiene bocha de términos en inglés, y porque los ponjas creen que el inglés es de lo más cool, no porque les resulte "vendible" para afuera. Recién ahora (por "ahora" entiéndase la última década y pico) a los japoneses les está importando el mercado exterior, pero nombres en inglés vienen usando desde siempre.
Sí sería una estupidez que si dentro de un diálogo un personaje dice "kiss" dejar "dame un kiss" en castellano, pero si el manga se llama "First Kiss", sea o no sea mundialmente conocido con ese nombre, no hay por qué ponerle "Primer beso".
VRT

Andres Accorsi dijo...

A mí me parece importante ponerle "Primer Beso", si aspiro a que muchos lectores hispanoparlantes lo conozcan y se enganchen. Para el que no habla inglés, "first kiss" no quiere decir nada. Y para que un título sea ganchero, tiene que decir mucho.

gonzalo dijo...

Todos los mangas que se venden acá son cosas que la gente ya tiene de nombre. Antes de que llegue a editarse Death Note ya todo el mundo la conoce con ese nombre, si le pones "el cuaderno de la muerte", primero que suena muy berreta, y segundo te ganas el odio de miles de posibles lectores.

Francisco Sampedro dijo...

El tema con los títulos de los mangas es una cosa, tenes razón con la parte de los nombres propios y que títulos archiconosidos pueden conservar el nombre.

Si recuerdo bien la principal razón para no traducir el titulo de portada es para ahorrarse la molestia de que te la tenga que aprobar el editor Japones (que no viene con traductor) y así sacar el tomo unos días antes. Otra razón es el marketing, series como Death Note la conocen por el anime que es muy popular (y ahora se viene una película homónima echa es estados unidos), para darte otro ejemplo a las ediciones de Saint Seiya el titulo completo siempre es "Los caballeros del zodiaco: Saint Seiya".

Una ultima razón bien puede ser que el nombre del titulo no signifique nada en nuestro idioma, bien podría ser un acromion de las primeras dos silabas de una frase, lo mejor que podes hacer en mi opinión es como con seiya, dejas en letra chiquita el titulo traducido y abajo en letra grande el original.

Ojo que hay mangas que si le traducen el titulo como por ejemplo "Midori no Hibi" que en el original significa "Los días de Midori" pero Ivrea le puso "Midori dame una mano", intencionalmente le cambiaron el titulo creo por razones de marqueting.

Yo soy partidario de no traducir títulos a menos que sea necesario, me parece mas canchero que dejen los títulos en ingles (prefiero "Siege" antes que "Asedio en asgard"), las cosas que leo deben parecerte rarisimas, títulos en ingles o japones y traducción de diálogos con modismos locales!

Andres Accorsi dijo...

Dice Gonzalo:
"Antes de que llegue a editarse Death Note ya todo el mundo la conoce con ese nombre".
Nah, nada que ver. ¿Quién es "todo el mundo"? ¿Los fans que van a los eventos de animé? ¿Los que están todo el día en los foros? Esos son una ínfima fracción (no más del 10%) del público que podría comprar Death Note si la edición local se publicitara como corresponde, tuviera una periodicidad seria y se diera a conocer con un título que cualquier hispanoparlante entiende.

Anónimo dijo...

"Hola, bienvenidos a un nuevo título de Editorial Pindonga: First Kiss (traducible como Primer beso) es un manga de Kachucha Chota y bla bla bla" y listo, problema solucionado. Sigue siendo algo subjetivo, pero no creo que "primer beso" haga que se venda mucho más.
Y sí te doy la razón en que si Death Note estuviera bien publicado seguro se vendería mejor y se conocería más, pero el traducirle el nombre sigue siendo al pedo, ya que no sólo lo conocía como Death Note ese 10% que decís (igual no sé de dónde sacás esas estadísticas), sino el 90% restante que lo conoció por el anime, que acá se llamó DEATH NOTE.
VRT

Andres Accorsi dijo...

¿El 90% de qué? ¿De la gente que ya conocía la serie antes de que LARP comprara la licencia? Ese NO ES el público al que apuntan las ediciones nacionales! Las ediciones apuntan (o deberían apuntar) al público en general, en los términos más amplios posibles!
Publicar manga es demasiado caro y complicado como para conformarse con vendérselo como si fuera merchandising al grupúsculo microscópico que ya consume el animé. Lo lógico sería que gracias al manga DECENAS DE MILES de nuevos lectores descubrieran la serie, y mucho después el animé.
Si no, el laburo se hace endogámico, se termina editando desde y para el ghetto de los cebados. Y así dejás afuera a un público gigantesco que no dudaría un segundo en consumir el manga... si estuviera bien publicitado, bien dsitribuído, con un título ganchero en castellano, etc.

Pablo Zambrano dijo...

No se si el caso de fushigi yugi haya sido para ratonear. Fijate que el logo original estaba en kanji, asi que de todos modos tuvieron que pagarle a un diseñador para hacer uno en caracteres romanos. Por ahi si fue lo que dijo sampedro arriba, de ahorrar conflictos con los editores.
Con respecto a vagabond: habria que ver si, siendo que inoue no acepta que le espejen las paginas ni le retoquen onomatopeyas, va a aceptar que le traduzcan su titulo. Además, si pensó el título en inglés para vender afuera, como decis vos ¿cómo se explica que en la edicion ponja "vagabond" esté escrito directamente en katakana?
En el caso del "cuaderno de la muerte" tenés la desventaja de que es mucho más largo que el título original, que te vas a tener que poner a retocar el título en cada viñeta que aparezca el puto cuadernito y que los fans que ya conocian el anime van a sentir que te estas burlando de ellos. Ya sé, ponele que los fans son 2000 y vos queres vender 10000 ejemplares. Igual creo que no hay que pasarse por los huevos al publico del fandom y hay que respetarlo un toque. Y nuevamente, habria que ver si los autores/editores ponjas te aceptarian el cambiazo. Te apuesto a que no.
Tambien tenes que ver, andres, que los tiempos cambian para bien o para mal. En los 50 the platters eran los plateros y little richard era ricardito, hasta los 90 los titulos de las canciones se traducian y ahora ya no. Ahora, si miras fox o alguno de esos, ves que ponen los titulos de muchas series en inglés. La gente compra videojuegos que no tienen el título traducido. Y los videojuegos, la música y las series de tv tienen mucho mas publico que los comics. Tampoco hay que remar al pedo contra la corriente al pedo, me parece.
Y hay que ser flexible y ver según el caso. Yo hubiera preferido "juego misterioso", "mariposa" y "kenshin el vagabundo", pero me quedo con paradise kiss, death note y witchblade así como están, gracias.

Andres Accorsi dijo...

Repito lo que dije en el post: es una cuestión ideológica y 100% opinable. Yo opino que me parece deseable que en los países donde se habla castellano los títulos de los mangas/ animés/ comics/ series de TV/ video juegos, etc., se den a conocer en castellano.
Si la corriente va para ese lado o para el contrario, a mí sinceramente me chupa un huevo. Yo opino así, y lo digo así.
Si no se puede porque el autor o editor ponja lo prohibe, bueno, mala leche. Te la tenés que fumar. Pero si está la posibilidad de reemplazar esas letras que no significan anda para el que no sabe inglés (o japonés) por otras que sí nos hablan a los que vivimos en castellano, no se me ocurren motivos para no hacerlo.

z dijo...

A mi me consta que lo de Ivrea no es de paja (como tampoco lo es la falta de "¡" y "¿").

El tema es que en muchos casos los títulos pasan a ser marcas y las reglas de branding dicen que un mismo título garpa más que muchos traducidos (por eso los Chizitos hace 10 años son Cheetos). Es un tema discutible (por algo todos decimos chizitos) pero es una práctica generalizada, no algo exclusivo de los comics (ya comentaste muchas veces lo de las series yankis en el cable). "The Walking Dead", "Deat Note", "Evangelion" garpan más que sus respectivas traducciones.

A mí me gusta que tenga algún subtítulo para que todos sepan que significa pero no me jode si usan el nombre original tipo marca.

Lo de los japoneses es un delirio antojadizo, una teoría aventurada dificil de comprobar.

Anónimo dijo...

Andrés estoy de acuerdo con Pablo Zambrano. Un claro ejemplo es el de mi viejo, un tipo de 65 años que no sabe un joraca de inglés y se enganchó mal con "The Walking Dead". Y quizás si sabia que significaba nunca la hubiera visto, te lo aseguro. Para pensar.

Horacio Patagónico

José A. García dijo...

Gran parte de los problemas que mencionas en éste posteo, y en los anteriores, se solucionaría teniendo editores serios, y en serio, haciendo un trabajo a conciencia, no sólo para sacar unos mangos.

Y esta especie de personas, los editores, lamentablemente, escasea en nuestro país desde hace décadas.

Sé de contratados de edición en los que las propias editoriales exigían que los nombres de los personajes, o de las series, no fueran traducidos al idioma en cuestión. Tal vez para mantener el producto, o por alguna otra razón. Y también tenemos el caso de la extinta Forum que editaba 'Lobezno' y que si no era porque el personaje aparecía en las portadas nunca te ibas a enterar qué estaban sacando, por lo menos en Argentina.

Saludos

J.

Anónimo dijo...

Accorsi, por un lado esta lo que decis y por otro lo que haces. O sea, cuando traducias para Perfil, estaba Batman y no el Hombre Murcielago, Superman y no Superhombre, y el summun... Flushman!!! y no Flash. Si estaban las espantosas traducciones de Bicho Azul, Astro Dorado y varios otros. Hiciste todooo lo contrario a lo que postulas ahora. Siempre que te comentan estas cosas decis que ya se explicaron antes, pero no decis donde ni pones links. Por que no las comentas dentro del contexto de lo que estas exponiendo ahora?

Andres Accorsi dijo...

Dale, prometo un post explicando toooodos los pormenores de las traducciones que hice para Perfil.

Gustavo Ippolito dijo...

100% de acuerdo Andrés.

No se por qué hay tanta resistencia a las traducciones de títulos. Si en si no cambia nada al argumento. ¿Si alguien ve un título como Walking Dead en la calle le va a dar mas ganas de leerlo que "Los Muertos Caminantes"? (o la traducción elegida). ¿Tiene mas "glamour"?
Eso hablaría de la estupidez del lector, ya que para un lector hispano-parlante leer un título llamado "Asombroso Hombre Araña" es exactamente lo mismo que para un anglo-parlante leer "Amazing Spider-Man". O sea, al no traducir tanto el título como el "nombre de batalla" se estaría perdiendo parte del disfrute.

Por lo que veo, el argentino (no se en otros paises) es muy purista al cohete: quiere los nombres de las revistas en inglés, que los héroes tangan nombre en inglés porque traducido le parece ridículo (como si no se buscara ese efecto en la historia original) no quiere que en una misma revista se mezclen historias que salen en distíntos títulos en su país de origen, quiere que se use ese invento del "español neutro" para historias que originalmente incluyen muchos modismos, etc, etc.

Y lo mejor es que terminan debatiendo hasta el infinito estas cuestiones y otras cuestiones boludas (me acuerdo de la queja de "pelusitas" en el negro de las revistas de Sticker Desing, entre otras perlas) en lugar de las historias en si.

Arconte dijo...

Aca el problema es creer que realmente hay reciprocidad entre un idioma y otro. No lo hay, hay significados aproximados. Como dijo Borges, los diccionarios dieron la sensacion de equivalencia de los idiomas, pero es falso, cada idioma es una manera diferente de ver el universo. Siguiendo lo que dice el arriba firmante, a Wolverine le decimos Gloton? O como dice Accorsi, a Death Note lo llamamos El cuaderno de la Muerte, nombre de nulo atractivo comercial?. No, no es lo mismo, no es la misma sonoridad, la misma musicalidad. Y se habla de la poca inteligencia de los lectores si se vieran influidos por esto... Para que existe entonces el estudio de la publicdad? sencillamente para vender cosas que no se venderian por si solas. Si solo dependiera de la calidad de los productos para venderlos la publicidad nunca hubiera existido. Una de las maneras de hacer atractivo un producto es tener un nombre atractivo, de eso se encarga el Branding. De nuevo que es mas atractivo, Un Wolverine, un Gloton, un Lobezno, Un Guepardo. Personalmente me quedo con el primero, pero para estoy hay gente que se dedica a hacer un estudio de a que publico van dirigido y actuar en consecuencia.
Me parece un poco simplista eso de "los editores aca son todos una mierda", asumo que son gente que arriesga guita, que como la quiere de vuelta, le ponga la onda para que se venda lo que publican lo mejor posible. Seguramente se equivoquen como cualquier hijo de vecino. Al margen del tema del titulo, sinceramante y exceptuando los Astroboy (Astrochico?, Atomo poderoso?, que nombre le ponemos?) editados por Deux, estoy satisfecho con practicamante todo el material editado aca.
Con esto no digo que no se deba traducir nada, sino que cada caso es especifico. Una Storm banca una Tormenta, un Batman no banca un Hombre Murielago. En literatura algunos titulos mejoraron con la traduccion, "El color que cayo del cielo" es muy superior a "The color out of space" y "Otra vuelta de tuerca" superior tambien a "The turn of the screw". Para los que les interese los vericuetos de la traduccion acudan a Borges, faro y guia en estos menesteres. (y en tantos otros...)