el blog de reseñas de Andrés Accorsi

martes, 8 de noviembre de 2011

08/ 11: CREEPY COMICS Vol.1


Ah, aquellas tardes de 1984-85 en las que uno era un adolescente pajero y melenudo, con toda una vida por delante! Qué boludos éramos, pero qué bien la pasábamos! Y parte de la diversión era salir a recorrer kioscos del centro en busca de números de la edición española de Creepy, que llegaba al país, pero de modo errático. Había números fáciles y números inconseguibles, kioscos que te las vendían por monedas y kioscos que te las cobraban fortunas, un delirio. Pero la verdad es que la revista era muy buena, tenía un muy buen mix entre material americano y español, entre material autoconclusivo y novelas gráficas en fetas, tenía artículos copados sobre cine de terror, que en los ´80 era un fenómeno importante... en fin, hoy no sé si me llamaría mucho la atención una revista así, pero en aquella época la Creepy era un sentimiento.
Un poco como tributo a la chapa de aquella vieja antología (y a la original, la que inauguró la movida en los ´60, editada en EEUU por James Warren) me compré este tomo que republica los primeros números de la nueva Creepy, la que edita cada tanto Dark Horse. Y dentro de todo zafa, pero ni mamado me compro un segundo tomo. La mejor historia es una larga, de 19 páginas, llamada Xchange. Los guionistas son los ignotos Craig Haffner y Dan Braun y la historia es realmente atrapante, con un montón de giros impredecibles y shockeantes. Las primeras páginas las dibuja Dennis Calero, un Juan Carlos Flicker más pecho frío que Riquelme (y menos virtuoso), y las últimas un tal Kevin Ferrara, más expresivo, más jugado, más interesante. No te digo que esas 19 páginas justifican la compra de todo el tomo, pero sin duda fueron las que más me gustaron.
La historia más larga, The Curse, tiene momentos copados, pero se queda en un montón de clichés bastante trillados. Lo bueno es que la mayor extensión le da al guionista Joe Harris la chance de desarrollar más al protagonista (algo poco frecuente en estas antologías) y además dibuja todo Jason Shawn Alexander, capo en imparable ascenso. Otra muy buena es Fit for a King, de Andrew Foley y Rahsan Ekedal, una historia corta, tensa, retorcida, con homosexualidad y canibalismo. Y también zafa decorosamente Musclecar, escrita por Mike Baron y dibujada con las hiper-pilas por Nathan Fox (uno de los dibujantes suplentes de DMZ). El final es medio predecible pero, en rigor de verdad, casi todos los finales de la antología son predecibles.
La fórmula se repite demasiado: alguien se mete, por ambición o por pura maldad, donde no se tiene que meter y pasa algo sobrenatural que termina con el inescrupuloso empomado, mal. De todos los finales truculentos, el que más aparece es el del “villano” morfado por alguien: lobos, zombies, máquinas, gente... Siempre alguien se morfa al que se quería pasar de listo. Tanto se repite el chiste que el libro en vez de un índice debería tener un menú.
El otro problema es que algunos dibujantes no tienen una impronta oscura o amenazante en su dibujo. Los míticos Angelo Torres o Hilary Barta le tratan de poner onda, pero su dibujo (además de anticuado, cosa que no resta, porque es muy bueno) va más para el lado de la comedia, de la parodia, de la joda. Así, es muy difícil crear atmósferas tétricas y perturbadoras. Brian Churilla (lo vimos hace poco en Rex Mundi) tiene ese mismo problema, pero ni siquiera dibuja tan bien como Torres o Barta. Es grosso lo de Alexander y lo de Fox, bueno lo de Ferrara (mucho mejor en Xchange que en Maquiladora), muy digno lo de Greg Ruth y el resto o es choto, o mete 0,2 miedo. Y el otro problema es que hay cinco guionistas “consagrados” y el único que la rema es Mike Baron. Los otros cuatro son Nicola Cuti, Doug Moench, Bill Morrison y Joe R. Lansdale y todos aportan material bastante olvidable. Tal vez el más digno sea Cuti (autor y coordinador de infinita trayectoria tanto en Warren como en Charlton), que se juega sin tapujos por una comedia negra, donde está clarísimo desde la primera viñeta que el relato está planteado en son de joda.
El saldo es desparejo. La idea de sacar una antología de comics de terror en blanco y negro, casi sin continuará y con autores grossos, es excelente. Tiene que existir algo así, como lo fue Flinch en una época. Pero si los autores son de la B Metropolitana, o si vienen los grossos pero no transpiran la camiseta, o si no entienden que la onda de los comics de terror es asustar o inquietar al lector, al fiambre no lo resucita nadie, ni con todos los rituales satánicos que se ven en estas historietas. Esss una lucha...

3 comentarios:

rodrigo dijo...

Una pregunta un poco fuera de lugar, pero los libros de Tintin se pueden leer en cualquie orden? Por cual es recomendable empezar?

Andres Accorsi dijo...

Sí, se puede empezar por donde vos quieras. Si podés, arrancá por Tintín en el Congo, que es el primero, así vas viendo la evolución.

Matias Art dijo...

Uhh las Creepy, altísima revista de historietas, como me gustaban, de hecho cada tanto en una comiquería del centro les compro algunas, ya que están un poco caras y difíciles de conseguir hoy en dia, pero excelente revista, no me olvido cuando me compre un numero que traía la historieta Jennifer de Bernie Wrightson y Bruce Jones, me impacto muchísimo, creo que sigue siendo el comic que mas me ha impactado, y los dibujantes que había antes, mamita eran todos grosos desde Corben, Jose Ortiz, y tantos dibujantes monstruosos.
Muy buena la reseña andres, me rei mucho cuando dijo “en vez de un índice debería tener un menú”, buenisimo!!!!!