el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 4 de marzo de 2012

04/ 03: DEATH NOTE Vol.10

Ah, bueno! Existen los milagros! Los muchachos de LARP apagaron la PlayStation y se dignaron a ofrendarnos un nuevo tomo de Death Note a apenas dos meses de la salida del tomo anterior. Y creo que hasta le pusieron un papel menos choto que el de los dos o tres tomos anteriores. Un lujo desmesurado que ojalá no se repita, a ver si los terminan por confundir con una editorial seria.
Este tomo de Death Note es brillante, un claro ejemplo de por qué es considerado (al menos desde este blog) el manga más inteligente de todos los tiempos. Sin trompadas, sin piñas, sin garches, sin siquiera una persecución, Tsugumi Ohba y Takeshi Obata hacen crecer la tensión hasta que uno cree que está por explotar en mil pedazos. El tomo arranca con Light, protagonista indiscutido y candidato a mejor personaje de la historia del comic japonés, definitivamente acorralado: el team-up entre Mello y Near dio resultado y este último ya está seguro (aunque le faltan evidencias concretas) de que Light, L y Kira son la misma persona. Bajo vigilancia y sospecha permanente, Light va a tener que hacer una jugada magistral para desmarcarse, eludir a los cinco defensores y volver a quedar en posición de agujerear la red.
Para esto, Ohba va a recurrir a dos tácticas distintas: una ya se había insinuado en el tomo anterior y tiene que ver con la exploración del fenómeno masivo que representa Kira en esta sociedad. Los millones de fieles seguidores que, desde los cuatro puntos cardinales, lo veneran como a un dios, empiezan a jugar un rol definitivo en la saga y Light, que no es ningún boludo, va a encontrar la forma de que jueguen a su favor. La otra táctica tiene que ver con un nuevo recambio en el elenco: en el tomo anterior, Ohba se sacó de encima a Soichiro Yagami y ahora no boletea, pero sí desactiva a Misa, que cuando apareció por primera vez parecía que se llevaba la trama por delante y en estos últimos tomos había sido condenada a un rol absolutamente terciario, de boluda manipulada, ninguneada y hasta basureada por Light. Ahora la rubia siamo fuori de toda la runfla del cuadernito, los asesinatos y demás, y sus chances de recuperar algo de protagonismo en los próximos dos tomos son tan bajas como las de la Independiente en el Clausura.
¿Con qué reemplazamos a los personajes desactivados? Con nuevos personajes: uno es un injerto de continuidad, una minita a la que Light se había transado en la universidad, antes de conocer a Misa. Me tomé el laburito de buscar los primeros tomos, a ver si aparecía Tacky, pero no la encontré. Y acá alguno dirá que la casualidad está medio forzada: de los millones de seguidores de Kira, la elegida para ser su vocera es justo una minita que tenía onda con Light. Pero está explicado: la mina conduce un noticiero muy visto en todo Japón.
El otro personaje nuevo aparece a la mitad de este tomo y rápidamente gana un protagonismo muy notable. A tal punto que Ohba y Obata dedican un episodio completo, 19 páginas íntegramente centradas en la vida y la forma de sentir y pensar de Teru Mikami. Un experimento osado, pero sumamente logrado, ya que este tramo, tan distinto a todos los demás, está seguro entre lo mejor del tomo. No quiero vaticinar que Mikami va a ser decisivo en el final de Death Note, porque el guacho de Ohba ya nos hizo comer cientos de amagues de cosas que uno suponía que iban a pasar y después no pasaron un carajo. Veremos.
Obata, mientras tanto, sigue pelando excelencia en todos y cada uno de los aspectos del dibujo. En este tomo se zarpa mal en la secuencia inicial, la de los disturbios en Los Angeles, con Demegawa agitando a la horda pro-Kira desde un helicóptero, Near armando una lluvia de billetes sobre la multitud y la cana –cómo no- reprimiendo violentamente a los manifestantes. En el resto del tomo, no hay otra cosa más que gente que habla o piensa. Y como ya es costumbre, Obata se las fuma mansito y sin mezquinarle nada al espléndido realismo de su estilo.
No veo la hora de leer el final de esta saga, que otra vez está en un momento impresionante. Quiero ver hasta dónde está dispuesto a llegar Light para encubrir sus asesinatos, quiero ver una vuelta más de tuerca a la relación humano-shinigami, no sé... quiero más.

7 comentarios:

Francisco Sampedro dijo...

Tengo que decirlo, lo que mas me gusta de estas reseñas de Death Note es que Andres, al no haber visto al versión animada, las escribe sin conocer el final y que tampoco esta influenciado por el fandom que tiene este manga en particular (la mayoria nenas de 15 años fanáticas de L que no quieren saber nada de lo que pasa a partir del tomo 7), gracias Andres.

De paso con un rumor, ovnipress anuncio en su facebook que preguntaba que "saga no actual" de Marvel les gustaría ver publicada a los lectores, ¿opiniones?

Pablo Zambrano dijo...

como me gustaria algo de los x-men de claremont! pero no se si se animen

Leandro dijo...

Andrés, vos que harías como lector/cliente con una editorial nacional que hace lo que hace con Monster? Me refiero, la seguís bancando pese a todo o te vas de cabeza a los tomos españoles aunque pagués un poco más? Porque además, la diferencia de precio no es mucha, como sí lo es la calidad de la edición española (muy superior, por cierto).

Leandro dijo...

Me olvidaba: Viste una defensa más horrible que la de Racing hoy frente a Arsenal? Qué técnico te gustaría que agarre cuando se acabe la "mentira Basile"? A mí: Ardiles, Cabrero o Mourinho.

DZ2042 dijo...

Del tomo 7 en adelante es un robo a mano armada... Death Note Debería haber terminado con la confrontación Final entre L y Kira y ya esta... Del 7 en adelante es repetir la misma fórmula pero mucho más chota (muchisimo).

Andres Accorsi dijo...

A ver... material no actual de Marvel que merece ser editado en Argentina: prácticamente TODO lo que editó Marvel entre 1963 y 1968, entre 1980 y 1985 y entre 2000 y 2005.
Esas son las tres Eras Doradas de Marvel, en las que más del 75% de los títulos eran de muy buenos para arriba.
Lo que tengo más fresquito, porque lo terminé hace un par de semanas, es Astonishing X-Men de Whedon y Cassaday. Pero hay centenares de sagas más que interesantes.
Monster: compré el Vol.1 de LARP cuando salió y lo tiré a la basura cuando el Vol.2 salió seis meses después. Dije: 18 tomos, de a dos por año = 9 años para enterarme cómo termina la saga. Chúpenme la pija. Algún día me compraré la edición española, o la yanki. La que consiga más barata.
Lo de Racing, catastrófico. Sólo vi el primer tiempo y fue un espanto. En cuatro fechas sacamos dos puntos y metimos un sólo gol, encima de penal. Chau, Basile, dejate de joder. ¿Sucesores? No sé... No me molestaría que volviera Russo...

Mariano Pagella dijo...

Por si les interesa el dato, en Amazon tienen todos los tomitos de Monster en promoción 4x3. Te llevás 4 y uno va gratarola (aunque igual hay que pagar gasto de envío por el tomo gratarola).