el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 23 de marzo de 2012

23/ 03: WALT DISNEY TREASURY: DONALD DUCK Vol.1

Mucho más reconocido fuera de los EEUU que en su propio país, el maestro Don Rosa pasó a la historia por haber emprendido –él solito- la renovación y recuperación de los comics de Disney en la segunda mitad de los ´80. Porque, si bien en países como Italia, Brasil y Dinamarca la producción jamás cesó y los comics de patos y ratones siempre estuvieron entre los más vendidos, en el país que los vio nacer la producción se había vuelto tan escasa como estancada y la bola que le daban los fans de la historieta era menos que mínima. Todo esto cambió en 1987, cuando Don Rosa empezó a colaborar en las revistas de la editorial Gladstone (que en esa época publicaba los comics de Disney en EEUU), y a aplicar una fórmula infalible: recuperar la magia de las historias de Carl Barks, el Patriarca de los Patos. Este libro recopila en orden cronológico las primeras 13 historietas de Donald realizadas por Rosa, al principio como autor integral y para el final, en colaboración con guionistas alemanes.
El Donald de las primeras historietas es insufrible: competitivo, envidioso, irascible, miserable, tramposo, mentiroso... un tipo absolutamente despreciable. Pero claro, después aparece en escena Uncle Scrooge, y al lado de su tío, Donald es el más altruista y solidario de los héroes. Lo más interesante es que Rosa ensaya (aunque sea tímidamente) la explicación para el carácter de mierda del pato: está sin laburo, podrido de contar las monedas para bancar los gastos suyos y de los tres sobrinos. No es un argumento que se esgrimiera habitualmente en las historietas infantiles creadas durante los gobiernos de Ronald Reagan y George Bush padre.
Para su octava historieta, Rosa se decide a retomar la senda que lo llevó a publicar profesionalmente en los comics de Disney: como en su primer trabajo (Son of the Sun, una historia de Uncle Scrooge, Donald y los sobrinos que es secuela a uno de los clásicos de Barks), el autor se tira de cabeza en las gigantescas huellas de su maestro y recrea aquella cautivante dinámica entre el elenco básico de las grandes aventuras firmadas en los ´50 por el Patriarca de los Patos. The Crocodile Collector es (como Son of the Sun) un clásico instantáneo y Rosa junta coraje para emprender una historia más extensa (28 páginas) titulada Return to Plain Awful, otra secuela en la que retoma una de las grandes historias de Barks. Return to Plain Awful es, sin dudas, lo mejor que tiene para ofrecernos este libro. Acá el dibujo es perfecto y el balance entre acción y humor está tan logrado como en los mejores trabajos de Barks o de Hergé. Y por supuesto, la caracterización de los patos está logradísima.
Después, Rosa se va de Gladstone porque la editorial se niega a devolverle sus originales, y recala en Oberon, una editorial alemana que generaba material propio de Disney para ese país y que le ofrecía mejores condiciones de trabajo. El material que Rosa produce para Oberon (que es poquito, porque se queda ahí poco tiempo) también se publica en EEUU, y son historias más tranqui, mucho menos ambiciosas, más cortas y con mucho más énfasis en la comedia que en la aventura. Este libro ofrece tres, de las cuales la mejor es la última.
Al igual que Barks, Rosa se siente cómodo con una narrativa sumamente clásica y controlada (la página dividida en cuatro tiras, casi siempre de dos viñetas), de una claridad cristalina y con logros asombrosos en la composición de las viñetas. El grafismo de Rosa se asemeja al de Barks, pero hasta ahí nomás: el trazo del alumno tiene una oscuridad que el del maestro no tenía. Esas rayitas obsesivas y meticulosas tipo Robert Crumb con las que Rosa enfatiza los efectos de iluminación, o las emociones más extremas de los personajes, combinadas con un entintado más power, más denso, aportan un look más extraño, menos “cute”, casi un coqueteo con el peligro.
Si lo único que conocías de Don Rosa era su fundamental The Life & Times of Scrooge McDuck, este libro te da la oportunidad de ir un cachito más atrás y redescubrir otros clásicos. Re-da para pedirse también el Vol.2.

5 comentarios:

Diego Jourdan dijo...

Un monstruo Rosa, un monstruo! Y una gran persona ademas. Su estilo no solo tiene raices en el "underground", donde se formo como "cartoonist", sino tambien en la ingenieria, carrera que curso de joven, ya que su aproximacion a la herramientas de dibujo y su uso era sumamente tecnica.

Anónimo dijo...

Hablandos de los Patos de Disney, ¿las de Carl Barks estan tan buenas como se dice?

Andres Accorsi dijo...

Las de Carl Barks, especialmente las protagonizadas por Uncle Scrooge, están sin dudas entre las mejores historietas de todos los tiempos.

Diego Ibañez - San Lorenzo (Sta. Fe) dijo...

Consultas: Se consigue en castellano? aparte de lo que editó clarin, que libros de ese tipo pueden conseguirse?
La última, lo editado por E. Tucumán a fines de los 80' donde se publicó originalmente?

Andres Accorsi dijo...

No, este libro no existe en castellano. Dudo que vaya a editarse, porque BOOM! lo publicó justo antes de perder las licencias de Disney.
Lo que publicaba Editorial Tucumán mezclaba material producido en EEUU y Brasil. Creo que de lo de Italia y Dinamarca no publicaban nada. Pero hace tanto que no miro una de esas revistas, que bien puedo estar equivocado.