el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 25 de marzo de 2012

25/ 03: OHIKKOSHI

Entre el ´99 y el 2000, el maestro Hiroaki Samura se mandó un experimento muy limado: inventó una identidad ficticia, de un mangaka que no existe, llamado Teashi Takei. Con ese nombre hizo tres historietas que se parecen poco a su hitazo (La Espada del Inmortal, obvio) porque: a) son comedias románticas (o algo así) ambientadas en el presente y con chicos jóvenes como protagonistas y b) hay fondos realizados por un equipo de asistentes, cosa que Samura no permite jamás en las obras que llevan su firma. Este librito reúne las tres historietas de “Teashi Takei”, aunque sólo un ciego no reconocería -con ver apenas una viñeta- que se trata del inimitable Hiroaki Samura oculto bajo un nombre falso.
La primera historia tiene apenas ocho paginitas. Es un relato autobiográfico, que narra un viaje “de placer” a Kyoto en el que nada sale según lo esperado. Una boludez muy menor y rápidamente olvidable. La consigna para la segunda historia era “manga estúpido dibujado con toda el alma” y el resultado son 58 páginas magistrales: un rollercoaster en el que a la protagonista (una joven y virginal autora de shojo) le pasa absolutamente de todo, en el que el verosímil se rompe cada 10 páginas, en el que Samura se caga de risa cambiando de género de una secuencia a otra, y en el que el dibujo, efectivamente, no deja ninguna duda de que el autor puso el alma en cada viñeta. Esta es una bizarreada perfecta, que sólo puede salir de la mente de alguien que leyó demasiado manga y además tiene demasiado talento.
Y nos queda la historieta principal, la más extensa, que está –esta sí- claramente enmarcada en el género de comedia romántica, con sutiles toques del subgénero “jóvenes a la deriva”. Acá también Samura rompe la cuarta pared, ironiza acerca de las convenciones del manga romántico y hasta baja línea acerca de aspectos jodidos de la sociedad japonesa. De hecho, los protagonistas están todo el tiempo puteando porque no tienen un mango y pensando cuánta guita van a gastar antes de pedirse un trago en un bar, tomarse un taxi, invitar a una chica al telo, etc. Como en los típicos shojo, hay un personaje insoportable, estridente, que se la pasa exclamando pelotudeces, todo el tiempo con los nervios alterados, como un hamster violado por un rottweiler. Acá, lo loco es que es un varón, el violero de una banda que se las da de heavy y darkie, pero es un llorón y un pecho frío.
Lo lindo de Ohikkoshi es que se caga bastante en el shojo, y no sólo porque está bien dibujado. Hay conflictos sentimentales (el típico salame que está enamorado de una minita pero no se anima a decírselo, la minita que espera el regreso de su novio que se fue a otro país y cuando vuelve, vuelve con otra, etc.) pero también hay –metida medio a presión- una historia más jodida, de venganza y rencor, que incluye un par de corchazos. Y muchas escenas más graciosas, de amigos chupando cerveza y hablando gansadas, e incluso poesía, porque Samura nos muestra las letras que compone una de las chicas para la banda en la que canta y que muchas veces reflejan lo que le pasa a ella, a su amiga o al pibe que le gusta.
Esto vale la pena por donde lo mires, sobre todo porque el dibujo de Samura es –en todos los géneros donde moja- demasiado bueno para ser real. Todos los personajes tiene rasgos que los diferencian, te vuelve loco con los detalles en la ropa, el pelo, hasta en los instrumentos musicales, maneja como los dioses los climas, el balance entre blanco, negro y grises, las expresiones faciales... todo está demasiado cuidado. Y por si faltara algo, mete bizarreadas, cosas extrañas que no tienen mayor explicación como la cara del editor de manga de la segunda historia, o esa viñeta rarísima que ocupa media página cerca del final de la historia principal.
Hiroaki Samura vuelve a sorprender y yo vuelvo a recomendarlo enfáticamente tanto a los fans del manga como a los que simplemente quieren disfrutar del trabajo de un tipo tan loco y tan raro que se va un poquito a la mierda, pero no deja ni un segundo de demostrar su genialidad.

7 comentarios:

Zacatillo Morcipein dijo...

La espada del inmortal... ¿sigue saliendo (en Japón) o ya terminó?

Yo la leí hasta donde salió en http://www.mangahere.com/manga/blade_of_the_immortal/ pero creo que siguió avanzando. Recuerdo que cuando vi lo de Takehiko Inoue me pareció la mar de original el tratamiento de mechar en las viñetas el pincel -medio seco- de caligrafía oriental. Pero después de haber visto La espada del inmortal, Vagabond ya no me parece tan original. Igual quién soy yo para opinar, Samura e Inoue son dos mostros mangakas, dos godzillas del plumín -y del pincel-.

Andres Accorsi dijo...

No, en Japón la serie finalizó en 2010, llegó hasta el Vol.28.

Matias Antonelli dijo...

Hola Andres te hago una consulta, yo voy a ir a Lobos el día Sábado, ¿sabes si el sábado va a estar Horacio Altuna, Mandrafina, Lito Fernández?, te lo pregunto porque va a ser la primera vez que voy y no conozco nada de este mega evento, y como es ¿cada dibujante esta en un aula firmando y vendiendo material? Me interesaría saber un poco con que me voy a encontrar je!!!.

Andres Accorsi dijo...

Creo que Mandrafina no va, Matías.
Altuna va a estar seguro los tres días. Lito Fernández supongo que también.
Los dibujantes no venden material. Se sientan en una mesa y te firman lo que vos les lleves. También podés comprar hojitas en blanco con el logo del Encuentro y pedirles un dibujo. No tengo idea de en qué horario dibujará cada uno.
Altuna va a conducir una charla y Lito va a estar de panelista en una charla que voy a conducir yo. No me acuerdo ni el día ni el horario, pero buscalo en la web, que ya se publicó el cronograma en varios sitios.

Matias Antonelli dijo...

Muchisimas gracias por la respuesta Andres, ya quiero que sea Sabado!!!!

Andres Accorsi dijo...

No, Matías, bajá un cambio.
Se acaba de anunciar la postergación del Encuentro del Humor y la Historieta en Lobos para una fecha que pronto se dará a conocer.

Matias Antonelli dijo...

Uh no te puedo creer, menos mal que me avisaste porque ya estaba averiguando combis, donde dormir y demás, no te puedo creer, menos mal que te pregunte!!!