el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 27 de noviembre de 2015

27/11: MATASANO

Este es un recopilatorio de historias cortas de Julio Azamor (algunas escritas por J.J. Rovella o por Daniela Fiore), que tiene varios problemas.
Primero, de las 56 páginas del libro, sólo 34 son de historieta. Muy poquito. El resto son ilustraciones, un prólogo de Fernando Ariel García y las infaltables carátulas y páginas en blanco.
Después, el dibujo de Azamor se desluce bastante en este tamaño. Se nota mucho que todas las historietas, e incluso las ilustraciones, estaban pensadas para un formato bastante más grande.
Finalmente, varias historietas y casi todas las ilustraciones fueron realizadas a todo color. El traspaso a blanco, negro y grises no fue demasiado feliz y se pierde mucho del impacto, de la sutileza y hasta de la belleza del trazo de Azamor en ese empaste que no se termina de entender.
En cuanto a las historietas, la primera no la entendí. Son tres páginas, están ambientadas en un mundo post-apocalíptico, pero si me preguntás qué pasa, te tengo que contestar “no sé”.
La segunda tiene apenas dos páginas, sin textos. Es la que da título al libro y está bien, es correcta. Es más una idea visual que narrativa, pero está bien ejecutada.
Después tenemos una adaptación de La Máscara de la Muerte Roja, el famoso cuento de Edgar Allan Poe, muy impactante, con imágenes muy potentes. Lo único decididamente flojo es la tipografía que se usó para los textos.
La Nave de Piedra también tiene esa misma tipografía piantavotos, y es una aventura de corte fantástico también muy jugada al impacto visual. Tiene otro problema además de la tipografía que es el que mencionábamos antes: son páginas con muchas viñetas y al publicarlas en este tamaño se desluce muchísimo el dibujo de Azamor.
Las tres páginas de Tatoo las publicamos a todo color, hace ya unos cuantos años, en un número de Comiqueando. No es exactamente una historia, sino el planteo de una idea (también, más visual que narrativa) que no sé si Azamor y Fiore pudieron desarrollar después en otros trabajos.
DJ es una historia de gore y mala leche, resuelta con un final sorpresa en la última página. No es muy profunda ni muy original, pero el clima está bien logrado y el impacto del final funciona.
Y algo muy similar sucede con Inmune, la última historia de la antología: es un relato que gana fuerza y genera clima a través de la acumulación, hasta que en el final llega el remate, que es shockeante, cruel y desbordante de humor negro.
El dibujo de Azamor (como ya vimos en la reseña del 02/09/15) tiene una base de anatomía clásica y realista muy fuerte, con una iluminación bien trabajada, y además muchísima imaginación puesta al servicio de trajes, vehículos y criaturas. En este libro puntual, las historietas que mejor se ven son aquellas en las que Azamor opta por una iluminación más sencilla, sin esfumados ni grises, sino más bien tirado al claroscuro, que es lo que mejor se reproduce en blanco y negro. Con eso en claro, Inmune me parece el trabajo en el que mejor se aprecia el talento de Azamor, en el armado de secuencias, en la variedad de planos, en el laburo de los fondos y –como decía recién- en la técnica de entintado que está muy pensada para el blanco y negro.
Este libro se editó también en Italia con el nombre “Nave di Pietra e Altri Incubi”, en un tamaño más grande, con páginas a color y (sospecho) tipografías más lindas. Si sos MUY fan de Azamor, quizás quieras buscar esa edición para disfrutar mejor del arte de este virtuoso del dibujo.