el blog de reseñas de Andrés Accorsi

martes, 25 de febrero de 2014

25/ 02: JOE THE BARBARIAN

Bue, no era para tanto... Me habían inflado este libro hasta convencerme de que estaba por leer una de las joyas definitivas de los últimos años y la verdad es que no está ni lejos de aspirar a esa categoría.
El planteo de Grant Morrison es interesante: un pibe medio loser, medio solitario, que sufre diabetes, se descompensa por falta de glucosa y empieza a alucinar jodido, de modo que lo que en realidad es una recorrida por su casa, él lo vive como una odisea fantástica, en un mundo paralelo donde se convierte en un valiente guerrero. Hasta ahí, todo muy lindo. Ahora, ¿se puede sostener el interés del lector durante casi 200 páginas con esa consigna? Mi respuesta es No.
Como siempre, a Morrison le sobran ideas para que ese mundo alterantivo sea fascinante, con razas, culturas e historias muy atractivas, e incluso con una geografía extraña, que se presta muy bien para convertirse en escenario de peligrosas peripecias que nuestros héroes deberán sortear. También hay un muy buen trabajo en la caracterización de Joe, el chico protagonista, al que uno rápidamente siente que conoce desde siempre, y con el que es casi imposible no encariñarse. Pero nada de esto nos logra distraer de lo más obvio: para que esto dure casi 200 páginas, el guionista estira groseramente con las ya mencionadas peripecias. Así es como la trama se escurre entre un montón de escenas “fuertes” en las que Joe y sus amigos (del mundo ficticio, porque en el real tiene menos amigos que Golgo 13) se enfrentan a villanos terribles, a ejércitos enteros, a piratas, a criaturas abisales, a inundaciones, caídas tremendas, explosiones... y de todo escapan virtualmente ilesos, a pesar de que Joe supuestamente se está muriendo por la falta de glucosa.
Tanto es el énfasis que le pone Morrison a la aventura a todo o nada en el mundo fantástico, que durante largos segmentos se olvida del mundo real, y el paralelismo entre realidad y alucinación (a priori muy rico para trazar un juego de espejos) queda tristemente desaprovechado. La machaca y la acción están buenas, pero se nota demasiado que todo hubiera funcionado mucho mejor en menos páginas, con una trama que fuera más al grano, que no permitiera que el conflicto se diluya tanto como se diluyó en esta obra. No te digo que daba para un unitario de 14 páginas de la Skorpio (aunque me la re-iimagino dibujada por Lito Fernández), ni para 10 paginitas en una antología de Vertigo. Pero ni a palos daba para ocho episodios de 22 páginas.
¿Por qué creo yo que Joe the Barbarian cosechó buenas críticas y hasta nominaciones a premios importantes? Por el dibujo de Sean Murphy. Si tenés un ratito, hacé click en la etiqueta de este autor y fijate qué elogios se llevó las veces anteriores en que me tocó reseñar obras suyas. ¿Ya está? Bueno, todo eso es una miseria, una palmadita en la espalda tenue, sin demasiado énfasis, comparado con lo que merece Murphy por su labor en este comic. Pocas veces vi a un dibujante tan comprometido con una historia, tan dispuesto a hacer todos los sacrificios del mundo con tal de que esta no naufrague. Acá, como nunca antes, Murphy deja la vida. La narrativa es perfecta, los fondos son fastuosos, los personajes son alucinantes, los efectos de iluminación, la aplicación de las tramas mecánicas, la integración de la referencia fotográfica, las expresiones faciales (incluso en las caras de bichos y criaturas totalmente atípicas), el lenguaje corporal... todo es increíble. Murphy trabaja pensando en blanco y negro (como su ídolo Jorge Zaffino, cuya influencia combina con la del mejor Chris Bachalo, Andy Kubert y –en algunos detallitos- Enrique Breccia) y se manda unas composiciones hipnóticas basadas en un claroscuro intenso, equilibradísimo. No debe ser fácil colorear estas páginas, pero claro, acá tenemos al maestro Dave Stewart, que no falla jamás y se encarga de potenciar aún más la belleza, la complejidad y la espectacularidad del dibujo de Murphy.
Seguramente este es un libro que entra, que fascina, que cautiva, desde lo visual. Cuando lo hojeas, te volvés loco. Y cuando lo leés, no te digo que puteás o que te aburrís, pero se nota demasiado la estirada, el hecho de que casi nada de lo que sucede es determinante para que la trama llegue a buen puerto. Joe the Barbarian tiene buenas ideas, personajes queribles y un dibujo de la hiper-concha de Dios. Aún así, como producto global, como obra integral, no arrima ni por asomo al podio de los trabajos más memorables de Grant Morrison. Sí lo pongo como pico insuperable en la carrera de Sean Murphy, que con este laburo se terminó de recontra-consagrar como un Número Uno indiscutido.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

la historia como tu dices , le falto para que sea redonda, estoy muy deacuerdo que pudo haber aprovechado más el juego entre la ficcion y la realidad, pero vale llegar al final por sean murphy que tiene un talento increible. Hace rato que tengo ganas de leer su obra personal punk rock jesus, pero en chile aun no llega por la distribucion de ecc ¡que es como la mierda!

Diego Simone dijo...

Me acuerdo que en su momento, de entrada, me cebó mucho. Pero es verdad que hay un momento en el cual se nota mucho, mucho, la estirada. Y como decis. El laburo de Sean Murphy es tan, tan bestial, que yo la termine de leer solo por eso.

Dolo Okecki dijo...

Tambien caí en esta, me cope con Sean Murphy, me aburrio la historia, y el rayo negro se mudó a Flores justo cuando tenia que buscar el ultimo nro. Supongo que seguira en el rayo verde si no se amarillento y craqueo el papel de ese ultimo nro.

brunowayne dijo...

¡Discrepo! En mi opinión es maravillosa. No considero que haya estirado la historia, sino que se toma todo el tiempo del mundo para describir ese mundo onírico tan genial. La interacción con el mundo real es la justa: con el perro, con el agua, con esa enorme casa que es un obstáculo mås. Y me extrañó que no mencionaras el final. ¿No te emocionó? Yo lloré loco.
Cebado quedé, mal, y conseguí "Punk Rock Jesus", y me quisd cortar la chota. Dibujo hermoso, pefo esa sí es una historia de mierda.

Miguel dijo...

Andrés y lectores del blog, una consulta. Estoy interesado en leer los mangas Jacarandá y Los Carruajes de Bradherley, ambos reseñados en el blog. Saben de algun local en que pueda conseguirlos? No soy de Buenos Aires asi que si es un local que haga envios al interior seria mejor, si no me va a tocar darme una vuelta la proxima vez que vaya por alla.

En cuanto a Joe The Barbarean, si bien no me parece mal comic si me parece bastante inflado, ni en pedo es de lo mejor de Morrison. El trabajo de Murphy: un lujo.

Gracias de antemano.

Saludos!

Anónimo dijo...

lo que dibuja el amigo murphy en punk rock jesus es una bestialidad. El planteo de la historia esta bueno pero se queda en buenas intenciones...

Andres Accorsi dijo...

No me spoileen Punk Rock Jesus, que la tengo ahí, en la pila de lo que todavía no leí.
Miguel, hay por lo menos... tres comiquerías de Buenos Aires donde vi Jacarandá a precio muy accesible. Los Carruajes... hace bastante que no la veo en ningún lado. Igual acordate que acá no recomendamos ni difundimos a ninguna comiquería. Las que quieran ser promocionadas en el blog tendrían que ofrecer material a cambio. Eso todavía nunca sucedió en los más de cuatro años que lleva este espacio, así que uno supone que no les interesa que los lectores del blog conozcan sus sitios web, sus locales, sus ofertas y sus servicios.
Bruno, el final no me emocionó. Está bien, no es cualquier fruta, pero tampoco es "ooohhh!". Sabía que ibas a saltar a defender esta obra porque eras uno de los que llevaba varios meses inflándola.

Anónimo dijo...

Si mañana Morrison escribe un manual de instrucciones para la instalación de aires acondicionados Bruno va a aparecer diciendo que el pelado llegó a revolucionar la "narrativa técnica".

Niles Rumford dijo...

Van a pensar que estoy loco, pero hay algo en el dibujo del cuerpo humano y las caras de Murphy que me hace acordar al maestro Cognini, el creador cordobés de Hortensia.
Asociaciones que uno hace.
¿O nadie notó que el dibujo de Mike Mignola por momentos recuerda a Pratt y Fontanarrosa?

Andres Accorsi dijo...

Mignola nunca me recordó a Fontanarrosa, pero sí a Pratt, claro.
Y lo Sean Murphy-Cognini, ahora que me lo marcás, sí, se ve un parentesco.
Muy buen aporte!

Anónimo dijo...

Altísimo laburo de Murphy. Que redibuje el arco de Animal Man de Morrison y ahí hay una historieta perfecta (Chas Truog, horrible!).

Dolape

Andres Accorsi dijo...

Uh, ¿te imaginás? Morimos todos de un ACV!

Anónimo dijo...

andres en amapola negra frami muere en la tercera mision...jaja

Anónimo dijo...

Brunowayne porque no te haces coger por Morrison y te dejas de joder con tu fanatismo ciego? que tipo cuadrado, no sale de Morrison, Supergods y Batman. Ah no, a veces sale del cuadrado, pero para chuparle el culo a alguno del blog.

Ah, y para los que no son cuadrados, hace poco perdi el tiempo con Invisibles entera, Morrison lloriqueaba que le habían afanado con Matrix, pero buena parte de Invisibles esta afanado descaradamente de Ubik.

brunowayne dijo...

Anónimo: ¿cuándo va a declarar su completa homosexualidad? Lo único de lo que habla es de que a uno lo garchen o se deje garchar. Confiese su predilección por el pene, y los muchachos lo van a entender mejor. Quizás hasta alguno se digne a romperle el orto.
Después habla de "chupar culos" (de nuevo la referencia, ¿vio?), y el tema es que usted es como un nene maricón solitario, cuando si dice algo en contra de una persona, y otra sale a decir que no está de acuerdo, esa persona es entonces un "chupa culo" (limpiecé la baba... asquerosito) y usted lloriquea y se queja y vuelve a pensar en penes.
Un buen psicólogo se haría un festín con sus declaraciones, y quizás también se dignase romperle el orto entre sesión y sesión.
Amigo, no deje de saborear semen, y sepa que aquí tiene muchos amigos que, sí, seguramente se van a dignar a romperle el orto.
Ah, y me olvidaba, vayasé a la san concha de su madre.

Anónimo dijo...

Bruno, mejor no empieces a hablar de homosexualidad, garches o culos que te hundís solo campeón.

Luquitas dijo...

Aguante Morrison!
Anónimo puto, morite!
Luquitas

Anónimo dijo...

Bruno sos insoportable.

Anónimo dijo...

Este buchón profesional se hunde solo con tanta referencia a la homosexualidad, es obvio que mi primer comentario no iba para ese lado (cada cual que haga lo que quiera con su vida), sino a su obsecuencia constante con Accorsi y esos ¿artistas? que se enojan cuando alguien dice aca que lo que hicieron es mediocre.

Pero bueno, además de ser alcahuete, se ve que ser cuadrado y no salir de Batman/Morrison/Supergods también afecta la capacidad de lectura comprensiva.

Este pelotudo es el mismo que hace esas columnas horribles de la Comiqueando? Ah, ya queda explicada tanta chupada de medias (no digo de culos para no incentivar mas la lascivia de este enfermito).