el blog de reseñas de Andrés Accorsi

miércoles, 9 de febrero de 2011

09/ 02: EL COGA CONTRAATACA


La otra vez se puso tan bueno el debate del COGA, que no daba para dejarlo ahí. Gracias a los comentarios de los lectores, la cosa se enriqueció notablemente y hoy me aboco a responder algunos temas puntuales de los que surgieron el otro día.
El punto que –me parece- quedó menos claro es (en palabras del amigo Berliac) “la diferencia entre leer de todo y que efectivamente te guste de todo”. Pero está explicado en la propia sigla del COGA: Comiquero Omnívoro con Gusto Amplio. Ser omnívoro no implica ser coprófago. No hace falta desarrollar un paladar excesivamente sofisticado para darse cuenta de que la caca no es comida, sino caca. O sea que ni hace falta meternos en el siempre delicado tema del gusto, cuando esa duda se zanja con la O, no con la G.
Más complejo es seguramente este problema, que también plantea Berliac: “que las lecturas sean amplias, pero la "vara" (el juicio) sea una sóla”. Después vienen los ejemplos y es casi imposible no disentir en eso. Pero teóricamente, el planteo vale. ¿Hay un único standard de lo que entendemos por “buen dibujo”, o por “buen guión”? No. Cuando ampliás tu gusto y tu perspectiva te encontrás con genios que se cagan en Raymond y Caniff, en Hergé y Franquin, en Kirby y Buscema, en Breccia y Muñoz, en Crumb y Bagge, en Trondheim y Sfar, y aún así son genios. Hay tipos a los que no podés medir con la vara de los grandes autores que los precedieron, porque inventan algo nuevo, algo que desafía los cánones establecidos. ¿A ninguno de los Dioses Sacrosantos del Noveno Arte se le ocurriría plantear así un historieta? Okey, eso no hace que la historieta sea mala. Por el contrario, eleva las chances de que me parezca buena.
Con los guiones es más difícil. Bah, para mí, por lo menos. Yo le pido buenos guiones A TODOS. Incluso a las bestias cuyo dibujo hace que me mee encima con sólo ver dos viñetas. Pero claro, el tema es a qué consideramos “buen guión”. Ahí ya entra a tallar el gusto, lo subjetivo. Si tenés Gusto Amplio, vas a ver que tolerás ciertas dosis de pochoclo, ciertas dosis de excesiva ingenuidad, ciertas dosis de excesiva paja personal del autor, ciertas pretensiones de dotar a las obras de un cariz “importante”… ¿Qué tan grandes son las dosis que tolerás? Depende de cada uno. También te van a cerrar guiones por motivos distintos: algún hallazgo en el argumento, o en el guión en sí, o en los diálogos, o en el desarrollo de personajes, o un giro imprevisto, o alguna limadura extraña, algún recurso infrecuente bien ejecutado, una tonalidad especialmente lograda, sea poética, cómica, bizarra, tierna... La gracia es que en un comic puede pasar cualquier cosa y las posibilidades que tiene un autor de captarnos y convencernos con su historia son ilimitadas.
Los límites (coincido con el aporte de Roberto Barreiro, viejo amigo en el exilio) los tenemos que generar nosotros mismos, cuando nos cae la ficha (esa que mencionaba yo en el texto sobre la crítica) de que no hay forma de leer todo. A la larga, por más amplio que sea tu gusto, vas a decir “Esto sí, esto no”. Otro comentarista confesaba discriminar por formato (“leo cualquier cosa, sí, pero que haya sido recopilada en un libro. Es más lindo leer comics en libros”). Yo coincido bastante, de hecho leo una sóla revista (Fierro). Por ahí está piola trazar el límite ahí, en el formato.
Yo también dejo afuera algunas cosas por prejuicio, capricho, auto-preservación, o lo que sea: No me meto ni drogado con los mangas de muchos tomos. Death Note tiene 12 y hasta ahí llego. Pero un manga de 38 tomos, ni me interesa. Aunque sea la Octava Maravilla del Mundo, si dura 38 tomos metétela en el orto. Y además, dudo que sea la Octava Maravilla del Mundo. Treinta tomos de un manga son unas 6.000 páginas ¿Qué obra de 6.000 páginas te partió la cabeza? 6.000 páginas son más o menos 270 entregas de un comic yanki. ¿Se te ocurre un título que tenga 270 números legibles? Ni Hellblazer... 6.000 páginas también son más o menos TODO lo que existe de Nippur de Lagash. ¿Cuánto de eso es potable? ¿La mitad? ¿Tres cuartos? Seguro no llegamos a las 6.000 páginas. Por ahí me pierdo algo copado (One Piece, ponele), pero ya fue: no puedo dedicarle tanto tiempo/ espacio/ guita a una sóla serie, cuando hay tanta merca interesante dando vueltas por ahí.
Seguiremos con este tema, eh? En cualquier momento retomo ideas de algunos de los comentarios que merecen ser elaboradas y pensadas “en voz alta”.

15 comentarios:

german cufre dijo...

a mi me pasa lo mismo con mangas interminables, aunque una gran contradiccion , es que mi obra del 9º arte favorita es un manga que aun se esta publicando (desde el 94-Gunnm), pero bueno siempre hay excepciones que confirman la regla...igual con el comic norteamericano pasa y peor, ya que no son solo muchos numeros , sino que roban con universos alternativos y todo tipo de cosas que me pasa lo mismo con mangas largos y densos...(igual tambien admito que hay una coleccion de historias cortas de batman que me encantaria tener entera, leyendas del caballero oscuro, solo tengo los dos numeros de "hot-house, una belleza...asi que es complicado el tema) mi conclucion es que esta lleno de excepciones, me gustan muchas cosas con tono adulto, pero a veces leer un "blaze y motorista fantasma" (igual no pongo en la misma balanza "legends..." que a blaze) tiene su encanto tambien.
asi que aunque soy medio prejuicioso, termino siendo todo lo opuesto, espero no ser el unico...

Luq dijo...

Me sorprende que digas que la única revista que leés es la Fierro. No me sorprende ni para bien ni para mal, solo me llama la atención.
Solo para llevarte la contra un poco, o dar el contraejemplo que confirma la regla: los 300 números de Cerebus no tienen desperdicio (aunque no leí TOOOODO). Y otra que está acercándose en forma pausada pero sostenida es es Usagi Yojimbo. Y tampoco lo leí completo, de hecho estoy bastante atrasado con respecto a lo que sale ahora y lo leo salteado, pero es maravilloso.
Corto acá porque no creo tener nada más interesante para aportar.
Un abrazo

Anónimo dijo...

El manga es larguero porque tiene que ver con sus características, me parece.
Muchas veces parecen story boards de animés. Creo que si le enganchás el registro, puede que lleguen a gustar. A mí me terminaron pareciendo buenos mucho de ellos como "Battle royale" o un poco más abajo "Gantz".
Sigo prefiriendo el comic y la historieta, por supuesto, estamos todos de acuerdo muchachos, pero el manga no me parece tan horrible. Solo opinaba.
Matías-

gonzalo dijo...

No me parecen comparables los 38 tomos de un manga con 270 números de una revista. Un manga de la cantidad de tomos que sean es una obra, por ahí estirada, con bajones y remontadas, pero es una historia pensada por el autor o autores para ser desarrollada a ese ritmo. Los 270 números de un comic yanki en la mayoría de los casos ni tienen que ver uno con el otro, aunque sea una misma serie; con suerte van a salir en 2 décadas, por lo que los autores van a cambiar mil veces y las historias ni siquiera están relacionadas. O sea, en 270 comic books la probabilidad de que todo este bueno es prácticamente nula porque no hay manera de que se mantengan un plantel de autores copados, mas que nada por la dinámica del mercado yanki. En un manga de 38 tomos, la calidad depende que como sepan mantenerla los autores únicos. Por ultimo, de ninguna manera me parece que se pueda poner un equivalente entre pagina de comic y pagina de manga. Es otro ritmo. En cuestión de tiempo y esfuerzo, tardarías menos en leer los 38 tomos que las 270 revistas.

Silvio dijo...

Andrés voy a estar en Buenos Aires (Capital Federal) el sábado. ¿Qué comiquería me recomendarías visitar, donde los precios no sean un garche seguro y haya variedad como para internarse un buen rato a cebarse?

Simpsonito dijo...

Muy interesante tu reflexión. Me interesó lo de los límites, creo que no me los impongo sino que me los impone el tiempo que tengo y la guita. Una vez escuché a Pergolini (creo que en un reportaje con Lanata) diciendo que el no se quería morir no por el miedo a la muerte sino porque quería ver hasta donde podía llegar la inventiva de la humanidad o algo por el estilo (en terminos tecnológicos), y creo que mi sensación es similar, hay muchisimas cosas para las que me gustaría tener tiempo y no lo tengo pero no por eso le cierro la puerta a una obra que me pueda sorprender. Obvio que si la empiezo a leer y no me gusta la dejo a un lado, pero no me arrepiento de haberla agarrado en primer lugar, puteo por la guita que gaste pero a la larga será un regalo de cumpleaños para algún pariente o amigo.
Y con el tema de los mangas menos me limito, aunque si varias veces pego un freno cuando me canso, y si me limito en no comprarlos es por culpa de la editorial que no me asegura que la va a terminar de publicar en un tiempo razonable, no tanto por su extención. Es algo similar a lo que me pasa con los comics de Marvel, DC y alguno que otro de Image o Vertigo, lo leo cuando el tiempo, el estado de animo y la guita (o los scans) lo permiten. Ahora estoy en el medio de Fables, Kyoukai no Rinne, y con algunos de Spider-Man para ponerme al día cuando salga la edición de Ovni, y los tres son obras que no se caracterizan presisamente por ser cortas.

elgorrión dijo...

Entiendo perfectamente tu postura sobre los mangas, pero creo que el terreno de la comparación es cuanto menos, pantanoso. De esos que uno quiere salir y se embarra más.

Las características del que produce manga y el que produce comic son tan distintas que compararlos es dificil; en mi opinión, salís muhco mas airoso cuando hablás sobre el que está del otro lado, osea el consumidor, el COGA que tendrá un gusto muy amplio, pero un bolsillo limitado y por más "grantmorrisonesco" que sea, quiere ver y leer una historia con principio y final. Pero y donde quedan las historias de Black Sad, que salen cuando quieren? O en su momento, las aventuras de Corto Maltes? Así como uno lee sólo arcos de comics yanquis, tiene que considerar un tomo (que recopila una obra extendida en 6 meses, promedio) como una obra en si mismo. Con algo antes y algo después.

A modo de spam que no quiere serlo, invito a quien guste que clickee en mi nick, en mi humilde blog, tengo una reflexión sobre el tiempo en los comics que justamente los compara con el Manga.

Por último, quiero comentar que me trgué la edición de NORMA de AKIRA, mientras lo hacía, leí Pesadillas, ahora estoy leyendo Sarah; e intento comprarme los tomos de LUPIN III. Obras que mezclo con las mega ediciones de Predicador. Tener una vida es dificil, che.

Andres Accorsi dijo...

Es totalmente así, muchachos: comparar 6000 páginas de manga con 6000 páginas de cualquier comic occidental es trampa, es una falacia, no es real. El manga cuenta a otro ritmo y, como bien señalaba Gonzalo, no cambia de autores como de calzoncillos, cosa que suele suceder en los comics occidentales de esa extensión.
Mi idea no era decir "son lo mismo", o "no son lo mismo", sino cuantificar con ejemplos más o menos cercanos la brutal cantidad de páginas de las que estamos hablando.
Sólo para Luq: No, ni en pedo se mantiene la calidad a lo largo de los 300 números de Cerebus. Hay arcos larguísimos 100% infumables.
Sólo para Silvio: Perdón, pero acá no recomiendo comiquerías ni dealers. Los que quieran que vos los conozcas, tienen abiertas las puertas para poner avisos publicitarios en este blog, obviamente con guita (o libros) de por medio.

Berliac dijo...

Un perfecto ejemplo de "vara" es casualmente la cantidad de páginas, algo que ya (te) discutí en la reseña de "5 para el escolaso". Otra vara es la del "buen Guion" (algo de por sí difícil de definir) a toda costa (algo que también discutimos en la reseña de "Los trabajos del agua" y en menor medida en la de "Humanillo", aunque Jorge Quien nos dio la réplica adecuada).

No digo que esté mal tener un sistema de valores por el cual uno decide qué le gusta y qué no, todo el mundo lo tiene aunque no lo sepa, sólo decía que muchas veces uno cae en la trampa de querer medir centímetros con un termómetro o democracia con votos y la cosa se pone fangosa. La diferenciación que se hace entre manga y comix lo demuestra. Redondeando, que ser un COGA sirve para estirar el juicio, seguramente, pero el lector de comics suele volver al vicio de querer pasar todas las pelotas por el mismo aro. No discuto el aro de cada uno, pero me discuto la razón de ser de tal cosa. Ser un COGA es como decir "soy democrático". Pero de votar no zafa nadie. O sí...en Aguafuertes Comiqueras me lo paso hablando de eso.

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante esta mirada depurada de prejuicios y vista desde un lugar muy objetivo respecto a un tema tan subjetivo. Con lo único que no coincido es con discriminar los formatos, sobre todo las revistas, como guionista pienso que poder cerrar un capítulo mensual en entregas tiene un ingrediente extra (ni mejor ni peor, sólo distinto) que pierde su efecto en las recopilaciones y que no se consigue en una novela gráfica. Es otra manera de contar, no creo que se la deba dejar de lado ni regelar a menos. Un abrazo!
Deivid

panxa dijo...

Yo, por mi parte nomás, tengo dos reglas básicas para poder ser un COGA y andar más tranquilo con la medición de distintos niveles de complejidad que pueda trener semejante variedad de historietas en mi biblioteca:

1- NO TODO LO QUE ME GUSTA ES BUENO, con esto me refiero a que no necesariamente tengo que creer o considerar que toda la amplísima variedad de obras que leo son las mejores en lo que hay. Hay cosas que leo que no tienen que ver con la calidad en ningún aspecto de las mismas. (Ej: son un fan de Superman, desde chico lo sigo y compro o bajo todo lo que esté a mi alcance... y no creo ni a ganchos que todo ese esté ni un poquito al nivel de un Spiegelman, reconozco que hay un elemento de nostalgia y cariño sin el cual esas historietas serían insoportables)

2-NO TODO LO QUE ES BUENO ME TIENE QUE GUSTAR. Quizás la regla más difícil para aquellos con intereses más snob con respecto a su biblioteca, hay historietas fundamentales, elementales y llenas de premios y reconocimientos, que sencillamente pueden no gustarme, no engancharme o no interesarme siquiera.

Y bueno, dos pavadas que aprendí se pueden aplicar también al cine, literatura y hasta pornografía.

Abrazos, muchachos,
Capitán Manu

panxa dijo...

Yo, por mi parte nomás, tengo dos reglas básicas para poder ser un COGA y andar más tranquilo con la medición de distintos niveles de complejidad que pueda trener semejante variedad de historietas en mi biblioteca:

1- NO TODO LO QUE ME GUSTA ES BUENO, con esto me refiero a que no necesariamente tengo que creer o considerar que toda la amplísima variedad de obras que leo son las mejores en lo que hay. Hay cosas que leo que no tienen que ver con la calidad en ningún aspecto de las mismas. (Ej: son un fan de Superman, desde chico lo sigo y compro o bajo todo lo que esté a mi alcance... y no creo ni a ganchos que todo ese esté ni un poquito al nivel de un Spiegelman, reconozco que hay un elemento de nostalgia y cariño sin el cual esas historietas serían insoportables)

2-NO TODO LO QUE ES BUENO ME TIENE QUE GUSTAR. Quizás la regla más difícil para aquellos con intereses más snob con respecto a su biblioteca, hay historietas fundamentales, elementales y llenas de premios y reconocimientos, que sencillamente pueden no gustarme, no engancharme o no interesarme siquiera.

Y bueno, dos pavadas que aprendí se pueden aplicar también al cine, literatura y hasta pornografía.

Abrazos, muchachos,
Capitán Manu

el_bru dijo...

Por las respuestas que estuve chusmeando tanto en este como en el anterior post, muchos lectores salieron a postularse como COGAs, lo cual está perfecto y habla de lo buenos y variados lectores de historietas que visitan este espacio. Ahora, digo, si la producción de ficciones tiene el mercado tan compartimentado y sectorizado (por los famosos "géneros", pero no creo que sean lo único) ¿cuál es el valor del lector especializado (que ciertamente no sería un COGA)? Parte de la respuesta ya está en el post (al fan de X-Men, le gusta específicamente X-men y no específicamente las historietas), pero yo pregunto de curioso.
Por otro lado, y yendo a la cuestión del juicio, creo que es un tema muy difícil de pensar, porque consiste en hacer generalizaciones sobre las particularidades de los lectores (que encima no siempre son racionales). Sin embargo, me parece que, según el grado de talibanismo de cada uno, los lectores van haciendo variar el diámetro del aro según algunas características de la pelota. Una vez, una amiga muy talibana me dijo que después de leer a Tolkien "Crónicas del Ángel Gris" le pareció una boludez. Nunca entendí por qué comparar cosas tan diferentes. Hay variables reconocibles que sirven para pensar (y pesar) la calidad de la obra: el género en el que se inscribe, la época en la que fue hecha, el resto de la obra del autor, el estado del arte en el momento en que se publica la obra, y qué sé yo cuántas cosas más, sumadas a las impresiones que el lector saca de una lectura específica en un momento específico de su vida. También están los talibanes que te dicen "después de leer Vagabond no puedo leer otro manga", y es una lástima. ¿Y qué pasa si alguien te dice "'El enigma de París' me gustó, pero 'El hipnotizador' me pareció mejor"? Yo no sé si es tan grave esa comparación, y sin embargo me parece bastante chota. Okey, ya me fui a la mierda. Estoy a un paso de decir que no hay punto de comparación de una obra de arte a otra y no quiero. Termino acá.

Redskull dijo...

Yo en lo personal, mi gustos son amplios, y soporto grandes cantidades de cosas, pero mis politicas por asi decirlo son estas:

-No me gusta el formato revista, por una cuestion de practicidad que otra cosa, porque rellenar un run mediante, TPB, es mas facil que hacerlo por revistas, ademas no tenes que romper con el tema de que tienen el 1, el 3 pero no el 2 de la primer saga.

-No me banco el shonen de peleas, ni el shojo. Posta, ya estoy hasta las bolas de ver ciertas cosas repetidas ad infinitum. Aunque de ves en cuando me aventuro en uno que otro. Pero admito que me tenes que decir que esta muy buena, para que yo lo haga.

El resto le entro :P.

roberto barreiro dijo...

dos puntos que me interesa tocar aca:

uno el tema de la vara para medir lo bueno y lo malo en el comic (o digamoslo asi, establecer el canon de los comics). Que es un tema en donde tengo cierta ambiguedad personal. Por un lado puedo entender que hay tipos que osn indsicutiblemente genios y que discutir su talento es de imbeciles, pero por otro lado uno justamente es un COGA precisamente para no tener que comerse los discursos de que cosa es buena y que es mala sino generar el analisis propio (como decia en el comentario en el post anterior, en los ochentas leer superheroes y ablar de ellos con merito casi era considerado por la intelligentsia crítica comiquera del momento casi una afrenta de subnormales colonizados mentalmente). Así que soy de por sí desconfiado de las varas críticas.
Lo máximo que puedo definir en términos valóricos en una lectura es tratar de ver la intención y el objetivo original de la historieta y ver como cumple con ella. O sea no resulta lo mismo analizar From Hell que el Pato Donald de Barks. Y de hecho teniendo en cuenta las varas de objetivo primordial , diría que (con todo lo bueno que es) From Hell pasa proporcionalmente la vara en menos nivel que le pato donald de Barks, al que le pedian algo relativamente simple y entendible sin las pretensiones de complejidad del From Hell y el tipo se mandaba frecuentemente con unos laburos prodigiosamente complejos tras su sencillez.
Con la misma vara me resulta siempre defraudante el laburo de rep un tipo que quiere Decir verdades profundas y apenas le da para el chistecito psico bolche .No es que esté mal el chiste psico bolche , pero Rep aspira a mas en su tira.. y me parece que fracasa continuamente en alcanzar le liston que se autoimpone.
Claro e drama acá es que el claculo de la vara a la que quiere llegar la historieta es taaan relativo que complica el análisis... pero para eso uno usa su conocimientode COGA, que tras leer como un soberano boludo miles de cosas, permite delimitar esto. O al menos lo intenta.

Segundo el tema de si hay comics largos que resistan el tiempo. No esl o normal pero tenes cosas ocmo Lone Wolf&Cub que sí lo resisten.