el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 4 de septiembre de 2011

04/ 09: NIPPUR DE LAGASH Vol.2


Trip bizarro a Septiembre, pero de 1981, cuando Columba, todavía en el pico de su popularidad, publicaba en este voluminoso tomo nada menos que 27 episodios de Nippur de los que habían realizado a principios de los ´70 el guionista Robin Wood y el dibujante Lucho Olivera. Para 1981 Nippur ya era un clásico indiscutido, difícil de superar en cantidad de fans y de ejemplares vendidos mes a mes (o quincena a quincena, no me acuerdo bien). Y Columba, que no comía vidrio, salía -muy esporádicamente- a capitalizar la popularidad del héroe con estas reediciones.
La verdad es que, leídas 40 años después de su creación, las historias pierden bastante de su chapa de clásicos. Algunas son realmente atrapantes, con dramas humanos fuertes, con conflictos complejos, presentados con gran emotividad. Pero también bastante predecibles y reiterativas, casi escritas según una fórmula, obviamente eficaz, pero con poco margen para la sorpresa. Vos sabés que -pase lo que pase- Nippur no va a morir, no va a recibir heridas demasiado tremendas, no se va a quedar en ninguna aldea, al servicio de ningún rey ni en la cama de ninguna minita, que los tipos que se le unan para alguna aventura puntual no se van a sumar a su vagabundear por el mundo antiguo, muy probablemente porque serán boleta al final del episodio, que si pega onda con una mina es altamente probable que esta lo traicione y/o muera y que seguro Nippur se enfrentará a alguna situación de injusticia, abuso o crueldad y la rectificará a fuerza de carisma, ingenio o espadazos frente-march. Y listo, a la siguiente aventura, que será muy parecida.
A la moral inquebrantable del héroe sumémosle el hecho de que la saga casi no avanza. Hay una especie de “trama por encima de la trama” que tiene que ver con los ejércitos que está reuniendo Sargón (amigo de Nippur), a quien el Errante amaga con ir a buscar para unirse en su cruzada contra el tirano que lo desterró de su querida Lagash. Pero de los 27 episodios debe haber 20 en los que nadie siquiera menciona a Sargón, y en los que la “trama por encima de la trama” brilla por su ausencia. Otro obstáculo, aunque menor, es el tono muy formal (los personajes hablan en castellano clásico, dicen “vosotros la tenéis adentro, seguidla chupando”) que también ayuda a que muchas de las historietas del incorruptible Nippur sean (hoy) muy difíciles de digerir. Al final, de los guiones de Robin, lo que más me gustó fue lo que menos me gustaba cuando trataba de leerlo de pendejo: los bloques de texto en los que Nippur narra en primera persona y describe paisajes, sensaciones y estados de ánimo con una prosa increíblemente florida, sobre todo para un guerrero errante. Hay un sólo episodio en el que la narración en off no le pertenece al protagonista, sino a un joven pastor que cumple un rol secundario y sí, el nivel de la prosa es exactamente el mismo. El episodio que más me atrapó fue Enathim y los Enviados de la Muerte... y eso que en este tomo está el mítico team-up con Gilgamesh, el otro gran personaje de la dupla...
El dibujo de Lucho Olivera es muy raro. Por momentos, parece apenas bocetado, pero directamente en tinta. Y por momentos nos deslumbra con unos dibujos impresionantes, con un grado de elaboración imposible, con técnicas re-avanzadas para su época, como si su pluma fuera poseída cada tanto por un djinn. Las mujeres de Lucho tienen todas la misma cara (y eso que en la época no existía la clonación) y en las escenas de acción muchas veces las figuras se ven torpes o desproporcionadas. La narrativa también es complicada: no hay mucho que se pueda hacer en página tras página de 11 ó 12 viñetas, llenas hasta el ojete de globos y bloques de texto. Lucho aprovechaba para zarparse apenas en la primera página de cada capítulo, que muchas veces abría con una splash-page alucinante, a la que le ponía todo y mucho más. Pero el resto de las páginas muchas veces muestran los vestigios del apuro, del “sale con fritas”, con un abuso sistemático de los primeros planos y una escacez de fondos que sólo Ben Templesmith se animaría a superar.
Para bien o para mal, esto no tiene nada, pero nada que ver con la forma en la que hoy se piensa, se escribe, se dibuja y se lee la historieta argentina. Y por suerte, tampoco se parece a la forma en que hoy se edita: nadie en su sano juicio reeditaría hoy estos comics con el color horripilante y el rotulado decimonónico que le faltan el respeto a este material, aún hoy es venerado como un clásico. Feliz Día de la Historieta para todos!

15 comentarios:

oenlao dijo...

Esta en el podio de las historietas mas populares de todos los tiempos y no se baja.

Lucas Fulgi dijo...

Feliz día para vos también.

Tengo este tomo... fue todo un descubrimiento en mi biblioteca cuando era pibe. Me banqué los colores esos que ahora me parecen un espanto.
Ah, creo que son 30 y no 40 años... no se si fue a propósito.

Saludos!

Anónimo dijo...

ESPECTACULAR. Lo que mas me gustaba de Nippur era su sabiduria y esos monologos suyos

ARIEL dijo...

NIPPUR AUNQUE SEA PREDECIBLE Y NO ES MI PERSONAJE PREFERIDO, LE PASA AL TRAPO A CUALQUIER COSA DE LA FIERRO.

Cristian dijo...

Muy buena reseña. Yo leí bastante de Columba, y creo que lo mejor eran estas reediciones. Nunca pude leer el tomo marrón, y este, la vez que me lo prestaron, me lo leí todo. Me pareció genial. Pero ahora es cierto: se lo ve de otra manera. Los guiones de Robin son muy misóginos (las minas o son traidoras, o son muy pendejas, y así) y lo otro ya está dicho. Muy acertada la reseña de este ícono de la historieta local.

roberto dijo...

primero la nostalgia. me compre este tomo (y el primero) cuando salieron y fue una revelacion como lector en su momento. Eso hace que el valor emocional no se vaya.
Segundo, comparto algunas cosas, no todas, de la reseña. Particularmente creo que lo interesante del Nippur de sos años es que efectivamente va desarrollando (justo a partir de este segundo tomo) una personalidad propia, que va un poco más dle "heroe incorruptible dispuesto a vengarse y cumplir con la justicia", dandoleun tono mas de tipo que va disfrutando el vagabundeo per se mas que su rol de vengador . Claro no es un cambio marcadísimo, peor algo hay. Y si uno compara ocn lo que se hacia entonces, no era tan diferente a muchos otros personajes.

en otro orden de cosas ¿que tal Unicomix?

Anónimo dijo...

Grande Andrés, esperaba de hace rato alguna reseña de Nippur, me encanto y la verdad que todo lo que dice es muy correcto, yo creo que con Nippur pasa lo mismo que con Patoruzu, no se los trabaja, se editan aun cosas viejas o directamente como el caso de Nippur no se edita nada, podrían colorearlas correctamente, Nippur es un gran personaje que tiene que volver, y tiene que volver Savarese, y concuerdo con lo que dijo ARIEL, Nippur le pasa el trapo a cualquier cosa de la Fierro.
Ya no existen héroes en la historieta Argentina con los que uno después se encariña, esa cosa linda de comprar mes a mes y seguir la serie, ya se perdió todo eso, a Columba podrán criticarlo como siguen haciendo, y como lo hizo ese dvd nefasto de IMAGINADORES, que solo criticaron y hablaron pestes de Columba, cuando en definitiva podra a ver sido lo que quieras, pero fue la editorial mas grande de historieta Argentina, la que mejor le pagaba a los dibujantes, la que mas trabajo dio, y la que mas personajes saco, aguante Nippur carajo!!!!
Un abrazo grande Andrès, Matias A!!!!!

Andres Accorsi dijo...

Ya se vendrá una crónica de Unicomix...

GunnY dijo...

"Y por suerte, tampoco se parece a la forma en que hoy se edita: nadie en su sano juicio reeditaría hoy estos comics con el color horripilante y el rotulado decimonónico"

hay muchos fanaticos, por mas feo q sea si lo re editas yo creo q alguno lo compraria (yo lo haria)

PD: no seas tan duro con los de unicomix, algo de piedad

Anónimo dijo...

Una noticia que recien me pasaron, entren en esta pagina que van a publicar de forma digital a Nippur con gran formato y sobre otros personajes de Word, además un episodio inédito de Dago que acaba de cumplir 30 años, me re entusiasmos esto, lastima que solo sea digital, http://www.dimcomic.com/index_esp.html
Ojala se empiece de apoco a volver a hacer algo con estos clásicos que muchos esperamos dese hace rato!!!!!!!

Anónimo dijo...

Disculpen, quice poner Wood y salio Word, es que me puso muy contento esta noticia!!!!!!

Arconte dijo...

Algunas criticas a la critica...
1-Acerca de la inmutabilidad del heroe: Que personaje con muuuchas historietas a cuesta cambia en 27 numeros? Se le podria hacer la misma critica a Batman, Spiderman, Asterix, Clemente, Crazy Kat, Alvar Mayor, Donald Duck (de Carl Barks, por favor) y un largisimo etc.
2-La Saga no avanza: No creo que ni remontamante sea la intencion de Wood hacer avanzar la trama, Seguramente la mayoria de los que leyeron este tomo ni recuerdan una trama sobre la trama. La riquerza esta en cada episodio individual. Quejarse de eso es quejarse de que falta algo que nunca fue ofrecido.
3-Los personajes hablan en castellano clasico: Si, Wood evidentemente queria lograr una ambientacion en una epoca anterior. Si se leyo el Quijote, la Iliada y la Odisea, cosas de Shakespeare, alguna saga nordica, la epopeya de Gilgamesh, romances españoles y literatura por el estilo, es la manera en que estan escritas o traducidas, y despues de tanto Fuck o expresiones monosilabicas de algunos comics actuales, por lo menos para mi, es bienvenido.
4-Los personajes hablan en la misma verba florida: igual puntualizacion se le podria hacer, por ejemplo, a Borges. El que habla Siempre es el escritor.
5- Con respecto al dibujo de Olivera se podria aclarar que originalmente cuando se publicaron dentro de Dartagnan no estaban coloreadas. Se aprecia muchisimo mejor el Trabajo de Lucho en estas ediciones.

Andres Accorsi dijo...

Arconte!
Muy buen post. Veamos:
1- Sí, man: Spider-Man en 27 números de cualquier época no muy verdulera avanza bocha.
2- Es probable que la gracia fuera precisamente esa: el no ir hacia ningún lado. Pero a mí no me resulta una consigna ganchera, ni emocionante.
3- Para mí también es bienvenido el castellano clásico. Simplemente subrayo que eso hace más difícil la lectura.
4- Nah, ningún Borges. Si narra en primera persona un pendejito analfabeto, no podés usar la misma prosa que si narra un tipo culto. No justifiquemos cualquier cosa...
5- Totalmente de acuerdo. Lucho en blanco y negro se ve mejor que acá, como cualquier dibujante medianamente digno de Columba, eternas víctimas de esos coloristas de lesa humanidad que los hacían mierrrda con verdadera saña.

Cristian dijo...

Andrés, los diálogos son artificios del escritor, y si para no romper el encanto que viene trayendo la prosa, tiene que hacer hablar a ese pendejito analfabeto en forma florida, debe hacerlo. Respecto del lenguaje y su uso de jergas y lectos hay una vieja discusión muy interesante entre los escritores argentinos del siglo XX. Bioy creía que era innecesario añadirle 'color local' a un relato mediante el uso de regionalismos, y tenía una excelente justificación (que no recuerdo, pero que la encontrarás en 'Descanso de Caminantes', libro que recomiendo. Por otra parte, Borges ha citado, no sin gracia, una respuesta de Arlt: cierta vez, al autor de El juguete... le preguntaron por qué no usaba el lunfardo, y él contestó: 'Crecí entre personas que hablaban el lunfardo, no tuve tiempo de estudiarlo'. No se construye el verosímil literario a partir de la fidelidad sociolingüística en los diálogos, se construye de otra manera: desde el Quijote hasta el presente: hay tantas demostraciones de esta regla, como excepciones.

Anónimo dijo...

Nippur es "LA" historieta y precisamente lo que criticas es lo que la hace grande: una persona con valores, con principios irreductibles (no valores o principios de moda, que de valores tienen muy poco), obviamente como buen "héroe" es invencible y su "previsibilidad" es el gran "enganche" de esta tira.
¿Quien no soñó de chico o adolescente ser Nippur? ¿El temido por villanos, respetado por los buenos y amado por las mujeres?