el blog de reseñas de Andrés Accorsi

miércoles, 7 de septiembre de 2011

07/ 09: BATMAN: THE DARK KNIGHT RETURNS


Ah, los clásicos ochentosos! Esos sí que se la bancan leídos 25 años después… Será porque fueron los que re-engacharon a mi generación con el comic yanki, después de largos años en los que la inmensa mayoría de la producción de ese país atrasaba siglos y daba lástima al lado de lo que aparecía en Argentina y Europa… No sé por qué, pero esos años mágicos, del ´85 al ´89, están plagados de material alucinante, que en aquella época parecía casi adelantado a su tiempo y que hoy tiene chapa de clásico muy, pero muy bien ganada.
En el contexto de 1986, el DKR (asi lo llamaremos de acá en más) parece una obra alienígena, bajada de un plato volador. El guión, el dibujo, el color, la narrativa, el tono, hasta el formato en que se editó eran totalmente inusuales. Y sin embargo, se aferra a la mitología clásica de Batman casi con fervor: está el crimen de los Wayne a la salida del cine, están Gordon, Alfred, Robin, la baticueva, el batimóvil, el Joker, Catwoman, Two-Face, Superman, Green Arrow… Con el chamuyo de “esto está fuera de continuidad y ningún autor tiene por qué hacerse cargo de nada de lo que sucede acá”, Frank Miller bien pudo irse al recontra-carajo, y pelar SU Batman, un Batman del futuro, del pasado, samurai, cyborg, mutante, sadomasoquista o hincha de Excursionistas. Pero no: su único salto al vacío es la ambientación. Estamos en 1986 y hace 10 años que Batman no aparece por Gotham (casualmente hacía 10 años que los comics Batman no vendían decentemente). Fuera de la lógica progresión de los personajes, más viejos y con 10 años más de historia a cuestas, esto podría encajar sin mayores inconvenientes en el DCU posta. Y casi lo hace, pero ese es otro tema…
El primer tramo es PERFECTO. Si el DKR fueran sólo esas primeras 48 páginas, también tendría infinita chapa. El segundo tramo abre puntas: Robin, Superman, el Joker… todas cosas que responden a lo que los fans querían ver. Y termina con esa lucha monumental contra el líder de los Mutantes, donde Batman muestra su lado más dark. De ahí en más, el ritmo no decae, pero se notan un poquito más los hilos de la marioneta: Miller fuerza un poco el enfrentamiento final con el Joker y la machaca contra Superman, esta última bastante innecesaria, con un regusto bastante artificial en relación a cómo venía la historia.
Los logros más increíbles están –me parece- en el tono elegido por el autor, en la forma de enfocar no sólo al héroe sino también al mito, y en la incorporación de la tele como elemento fundamental en la narrativa, cosa que hasta ese entonces sólo hacía Howard Chaykin y a partir del DKR la hará cualquier verdulero. Hay grandes diálogos, que casi siempre involucran a Alfred (¿dónde guardaste los buenos diálogos, Frank, que no usás ninguno desde That Yellow Bastard?), muchas páginas de 16 viñetas, trucos del manga y del comic europeo que en 1986 no veías ni drogado en un comic yanki, bajada de línea política contra la escalada de la Guerra Fría (el superclásico de los ´80 entre los EEUU y la ex-URSS) y una amalgama perfecta entre el lápiz de Miller, las tintas de Klaus Janson y los colores de Lynn Varley. Todo contribuye a un dar forma y sustancia a un comic potente, ambicioso, claramente superior y -sobre todo- superador.
Y así como en el primer tramo Bruce pierde la pulseada contra Batman y se ve compelido a volver a las noches de machaca justiciera, muchos volvimos a leer a Batman gracias a esta obra. Una obra revolucionaria, que en menos de 200 páginas marcó la consagración definitiva de un Miller que llevaba seis o siete años prendido fuego en Marvel, y que abrió las puertas del grim ´n gritty, del comic de autor metido en una editorial grossa del mainstream, de las historias crepusculares para los héroes clásicos, de lo que más adelante serían los Elseworlds y de la reformulación de Batman en las series regulares, que el propio Miller lanzaría con su majestuoso Year One. Por pudor, por piedad, por copado que soy, me abstengo de enchastrar esta oda al DKR con menciones a la secuela de 2001, a Spawn/ Batman y a All-Star Batman & Robin, tres intentos de Miller por colgarse de las tetas de esta saga, a los que conviene olvidar pronto.

11 comentarios:

Nahuel Gerling dijo...

Simplemente SUBLIME. Me acuerdo que era re-pendejo y por lo general leía mersadas del mainstream. Un día paso por un musimundo (cuando vendían comics) y ante la disyuntiva de que comprar veo un tomo con un batman hecho mierda y sangrante (el tomo 1 de VID con la tapa del Solf cover) a razón precio, tamaña e impacto de la portada lo compre. Lo habro en el camino a casa para ojearlo y lo primero que pensé: "Estos dibujos son una mierda!". La cosa que me lo pongo a leer y ni bien lo termine (a un paso veloz por lo atrapado que estaba)cerré el tomo y pensé: "Tengo que conseguir el segundo tomo!". Fue el comic que me habrio la cabeza. El Batman definitivo. Miller te pone en la cabeza de Batman, en sus pensamientos. De por que hace lo que hace. TOP 3 de las mejores historias de Batman. Ya con esto y YEAR ONE, Miller queda en la historia, olvidemonos de sus otros intentos.

Anónimo dijo...

A mí me parece que Year One no está taaan bueno como dicen, pero en el caso de esta saga, su fama está más que justificada. Todavía no me le animo al DK2 por la decepción que sé que me voy a llevar...

VRT

Anónimo dijo...

¿Era esta historia la que se va a hacer animación o le pifio feo en el dato?

Alejandro Pablo dijo...

Recuerdo haber leído la reseña de este comic en una de las primeras comiqueando del vol.2 (creo que fue en la que se dedicaba a comentar todos los elseworlds publicados hasta el momento).
Me parece que esa reseña la escribiste vos, Andrés.
Y una frase que escribiste respecto de esta historia me quedó grabada para siempre: "Joya inenarrable y me quedo corto".

Francisco Sampedro dijo...

Me la leí entera en una tarde hace un par de años, la musiquita de "nanananananananana batman" nunca volvió a ser lo mismo.

Anónimo dijo...

Es muy extraña para mí esta obra. Me encanta, significó un montón para mí y para el comic, pero al mismo tiempo la veo muy sobrevalorada..
Que se yo, "Año 1" me gusta mucho más, si bien es menos "artística" es muy dúctil, la leo hoy y me sigue gustando mucho la narración.
Que se yo.. No obstante es el Dark knight...
Matías-

Anónimo dijo...

Obra impresionante, y para la epoca era algo totalmente nuevo, nuevo en todo, todos los puntos al Señor Miller por excelente saga de Batman, y es verdad, gracias a Miller Batman dio una vuelta para bien, y Año Uno lo mejor de lo mejor de Miller junto con lo que hizo en Wolverine, espero que ya saque DC la pelicula animada de Año Uno, muy bueno como siempre sus reseñas Andrès, lo felicito y un abrazo, Matias A!!!!!!

NN dijo...

Che, coincido con Matías, para mi también es una obra sobrevalorada.
Aclaro que yo nací después de que esta obra se editara, lo que tal vez me impida poder juzgarla en su real dimensión, es decir me imposibilita poder contextualizarla verdaderamente.

Yo la leí después de haberme devorado "Watchmen" a los 15 años, digamos que con muchas expectativas, en busca de sensaciones similares.
Y sí, la lectura fue sesgada (para mi la posta era la obra de Moore).

"Año Uno" es menos "pretenciosa" y eso le juega a favor (si alguien me pide recomendación de Batman, lo más probable es que diga "Broma Asesina" y "Año Uno", relegando a DKR a un quinto o sexto puesto).

Algo similar ocurre con el primer tomo de DKR de Vid, (que finaliza con la saga de los Mutantes) para mi gusto es imperdible, pero la obra merma su interés a medida que Miller apunta más alto.

Deimon dijo...

Me cae simpático como Miller retrata al hombre de acero como un pelele, un boyscout manejado por el gobierno. Y el duro vejete que es Batman le propina una buena paliza (en esta entrega... y en DK2 también! jaja).

Andres Accorsi dijo...

Yo arranque la relectura del DKR (tercera o cuarta relectura, no me acuerdo) convencido para mis adentros de que estaba frente a una obra sobrevalorada. Pero al leerla, me fui des-convenciendo. Repito: la segunda mitad no es tan intachable como la primera y el segundo episodio no es tan perfecto como el primero, pero el conjunto sigue siendo muy, muy superior al comic promedio que se publicaba en EEUU en 1986, y especialmente en DC.

Anónimo dijo...

Para mi yo veo al DKR como una obra muy completa, llegue esperando una obra maestra, y no me senti decepcionado, ni siquiera senti forzadas las cosas que mencionas por ahi, nomas me choca un poco el libertinaje que maneja Batman con respecto a Robin, aunque en algunos puntos la bizarrez con respecto al tema esta muy buena, y como esto si no me equivoco salio antes de la muerte de Jason Todd, la tematica de Batman sintiendose culpable de usar chicos no tan capacitados como compañeros, aun no se habia tocado ni por asomo.

Error Macross.