el blog de reseñas de Andrés Accorsi

jueves, 12 de diciembre de 2013

12/ 12: BAKUMAN Vol.3

Ah, bueno... Esta serie arrancó buenísima y no hace más que mejorar. Posta, me pone muy, pero muy contento que Tsugumi Ohba y Takeshi Obata hayan creado esta genialidad, que alguien la haya publicado en Japón y que Ivrea la esté publicando en Argentina, para que yo me la pueda comprar (cuando sale, de vez en cuando) a un precio bastante accesible.
Así como Death Note subvirtió las reglas sacrosantas del shonen pochoclero porque te obligaba a pensar, Bakuman pega otro hachazo de increíble precisión, afilado, tremendo, porque –además de divertirnos- nos hace reflexionar acerca del backstage del manga, es decir, cómo se piensa, cómo se escribe, cómo se dibuja, cómo se edita y hasta cómo se publicita un manga. ¿Cuál es el camino al éxito? ¿Cuál es la combinación de suerte, talento, cálculo, originalidad, onda con los editores, bajada de lienzos para con los fans, etc., que hace falta para que un manga sea masivo, popular, capaz de lanzar al estrellato a sus autores? ¿Cuánto de este gigantesco mecanismo funciona a base de pasión y creatividad y cuándo es hora de poner los pies sobre la tierra y convertir a los artistas en engranajes para que produzcan lo que el público quiere consumir? ¿Hasta dónde es deber del editor bancar a las series nuevas y hasta dónde vale dejar que “el voto del público” decida el futuro de los mangas, como si todo fuera un Bailando por un Sueño?
Sin descuidar el humor, la emoción, incluso la ternura, los guiones de Bakuman hablan de todo eso y –lo más importante- nos incluyen a los lectores en estos debates que son –no tengo dudas- absolutamente fundamentales para entender cómo se maneja la millonaria industria del manga en Japón. El maestro Ohba no te quema la gorra con sus argumentos acerca de cada uno de estos temas de debate, sino que deja que estos fluyan casi naturalmente en los diálogos entre los protagonistas que son, lógicamente, autores y editores de manga, de distintas edades y con distintas formas de encarar esta pasión convertida en laburo.
Y ya que nombro a los protagonistas, este tercer tomo plantea un cambio bastante radical en el elenco de la serie. En un punto, Akito Takagi (alias Shuujin) pasa a ser un personaje secundario, mientras que dos personajes secundarios que pintaban para grossos (Akira Hattori y la cada día más boluda Miho Azuki) pasan a ser tercerones. El rol 100% protagónico se lo queda Moritaka Mashiro y crece enormemente el espacio para que se luzca Eiji Niizuma, el personaje más freak, más excéntrico de la serie. El mejor tramo del libro es el que comparten Mashiro, Niizuma y nuevos secundarios con mucha chapa: Takuro Nakai y sobre todo Shinta Fukuda. El editor Yujiro Hattori también tiene escenas copadas y de a poco empieza a tener más sentido el rol de Kaya Miyoshi, aunque la prefiero así, apareciendo poco y en un papel secundario.
El dibujo del compañero Obata es brillante y capta a la perfección el espíritu lúdico de la serie, ese aspecto entre ingenuo y tenaz de estos chicos que van a luchar hasta el final por convertirse en estrellas del manga. La pasión de Miyoshi por los deportes más físicos le permite a Obata dibujar un poco de acción, como para no anquilosarse entre tantas secuencias de cabezas que hablan y manos que dibujan. Igual dibuja todo a la perfección, con especial énfasis en las expresiones faciales de los personajes, que es donde se juega un poco más a exagerar, a romper las reglas del dibujo más académico.
Entre todas las cosas que me arrancaron carcajadas, sonrisas o simplemente me hicieron sentir bien, no me puedo olvidar de las páginas del final, las “Aclas”, esos glosarios en los que los coordinadores de la edición argentina explican cosas que mencionan los personajes y que por ahí no se entienden fuera de Japón. Esta vez, le dedican varios párrafos a explicar qué es el gekiga, por qué fue importante en la evolución del manga, quiénes fueron sus principales cultores... Sí, maestro. En una publicación de Ivrea, la editorial que en los... diez años que duró la revista Lazer JAMAS le dedicó NI UNA SOLA NOTA a ningún autor de gekiga, ni al mismísimo Osamu Tezuka. Ah, el karma...
Si todavía no te enganchaste con Bakuman, por favor no te la pierdas. La edición nac & pop va por el Vol.4 y hasta ahora el manga no puede ser mejor.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Che Andrés en Diciembre, me entere que van a editar "Y yo, ¿por qué no tengo banana?" de Copi. Creo que existía una edición vieja de esta historieta. Pero la verdad que el trabajo que vienen realizando las editoriales rescatando material de Copi (ya sean obras de teatro o historietas) es genial ¿Para cuando la reseña de "La mujer sentada"?

Tornado

Andres Accorsi dijo...

Tengo un libro de Copi sin leer, que reseñaré el año que viene, y dos leídos, uno de los cuales reseñé en Diciembre de 2012.

Pablo Zambrano dijo...

Te tengo que corregir algo andrés: en la lazer sí hicieron una nota bastante abarcativa del kami-sama tezuka, con la excusa de que se habian estrenado el anime nuevo de astroboy y la pelicula metropolis por el cartoon network. De gekiga en cambio sólo recuerdo un párrafo dedicado a golgo 13 dentro de otra nota, y en uno de los primeros números hubo una nota de cobra, pero hablaba más que nada del anime como solia ser en la lazer. Ah y akira fue tapa tambien en uno de los primeros numeros (aunque no se si cuenta como gekiga). Pero sí, entiendo tu punto de que siempre le esquivaron el bulto a todo lo que no les diera pie para hablar de merchandising y cosplay.

Anónimo dijo...

che andres te acordas cuando oberto te iso devolver un premio que les habian dado a los dos en una expo que se los terminaron dando a los de cuatro segundo y que despues lo publico en la lazer, ahh que tiempos aquellos

Andres Accorsi dijo...

No, Anónimo... Eso nunca sucedió.
Lo que pasó fue que hubo una votación bastante poco transparente para otorgar un premio a la mejor revista de información. El resultado anunciado por la organización del evento daba "empate" entre Lazer y Comiqueando, con lo cual nos correspondía un premio a cada uno. Leandro no lo quiso recibir para no legitimar la truchada y nosotros lo recibimos, aclaramos que nos parecía una truchada, y no lo quisimos rechazar por respeto a la gente que nos votó.
En esa misma votación 4 Segundos ganó cómoda y legítimamente en su rubro, los autores recibieron su premio y todo bien.

Anónimo dijo...

Este mes sale el 5° tomo.Lo espero con ansias

idealistaluis dijo...

Con lo q no me gusta el manga... Me cebaste!