el blog de reseñas de Andrés Accorsi

lunes, 23 de diciembre de 2013

23/ 12: SPIROU ET FANTASIO Vol.46

Este álbum es de 1998, cuando los álbumes de esta longeva serie todavía seguían una numeración y hasta ponían grandotes los números en las portadas. Eso se termina precisamente con este libro, Machine qui Reve, que es el que marca el final de la extensa etapa de Tome y Janry al frente de las aventuras de Spirou y Fantasio. La dupla venía de una seguidilla de 13 álbumes muy exitosos y con la chapa de haber logrado revivir a una franquicia que para 1984 parecía condenada a la extinción.
Sin embargo, con Machine qui Reve, los autores saltaron al vacío y probaron algo nuevo, algo que la crítica aplaudió, pero que el público no se bancó. La controversia fue tanta que Tome y Janry se bajaron de la serie y se quedaron con las planchas autoconclusivas de Le Petit Spirou (vimos un tomo el 19/09/13). ¿Qué hicieron estos zarpados? ¿Convirtieron al botones en superhéroe, en samurai, en travesti de los lagos de Palermo? No. Algo peor. Se olvidaron de que Spirou es un ícono de la historieta infanto-juvenil y plantearon la aventura en términos de historieta para adultos.
Machine qui Reve ofrece una trama compleja, sórdida, muy arriesgada. Fantasio y Spip prácticamente no aparecen y todo gira en torno a Spirou, que se somete a un extraño experimento propuesto por una corporación científica medio sombría. Hay secuencias oníricas, el clima se enrarece y de pronto Spirou es una especie de peligroso fugitivo, perseguido por la policía, desesperado, al borde de la locura. El climax llega cuando Spirou queda cara a cara con… un clon de sí mismo, y los autores toman la audaz decisión de… no te lo puedo contar. Es una historia bladerunneresca, con tiros, persecuciones, ambientada en una ciudad crepuscular y con lluvias… no parece en absoluto el típico álbum de Spirou. Por si faltara algo, en los álbumes anteriores Tome y Janry le habían dado chapa a una chica, Seccotine, que había aparecido poco en los álbumes de los autores anteriores. Ahora, nos enteramos de que Seccotine en realidad se llama Sophie y se pasa buena parte de esta aventura tirándole onda a Spirou, que por supuesto no se hace mucho cargo. Nunca leí Soda (un policial con toques de comedia también escrito por Philippe Tome), pero cada vez que algún especialista franco-belga habla de Machine qui Reve, la vincula con esta serie, con la que aparentemente tiene varias similitudes.
En la faz gráfica, también hay decisiones extremas. El estilo de dibujo de Janry es mucho más realista. Sin llegar a los extremos de un André Juillard, ahora se parece más a la estética de Dany, por poner un ejemplo. Spirou no aparece nunca con su traje de botones ni su característico sombrerito rojo y las zanjas entre las viñetas (y los márgenes de las páginas) están todas pintadas de negro, para resaltar la sensación de que esto es definitivamente más dark que la aventura promedio de Spirou. Como en sus otros álbumes, Janry sorprende con su amplia variedad de trucos narrativos, todos de clara inspiración cinematográfica, y sobre el final se manda una que no le habíamos visto nunca: dos páginas (17 viñetas seguidas) sin un solo fondo. A tono con la onda sombría y crepuscular del guión y el dibujo, la paleta de colores de Stephanie De Becker se basa mucho en los marrones, los grises y los azules oscuros y fríos. Visualmente esto está buenísimo pero –de nuevo- no se parece en nada a los otros álbumes de la serie.
Y bueno, a veces la timba sale bien y a veces sale mal. Si no, no sería una timba. Esta vez el osado experimento de Tome y Janry se encontró con un público que no les hizo el aguante y se terminó una etapa gloriosa para esta serie, que a raíz de lo sucedido con este álbum se iría seis años al freezer. Este año, en que Spirou sopla las 75 velitas, me pareció interesante comentar uno de los álbumes no sé si mejores, pero sí importantes en la larga carrera del botones. Habrá más Spirou en 2014, acá en el blog.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Te propones que el blog sea un embole o es natural?

Andres Accorsi dijo...

Es natural, obviamente.
Yo solo me propongo que no falte la reseña diaria. El resto, para dónde va la cosa y cómo reaccionan los lectores, no me quita el sueño en lo más mínimo.

Anónimo dijo...

duuh hurr rezenia vatman, es lo mas copado del 9no harte

rodrigo dijo...

Tenés para leer Dear Patagonia de Jorge Gonzalez? Lo acabo de terminar y es muy bueno. Además la edición de Sins entido deja a Fueye de Común como de papel higiénico.

Andres Accorsi dijo...

Sí, ya sé.
No, no lo tengo. Lo estuve hojeando en Lima, en lo de un amigo que lo tiene y me tuve que cambiar varias veces la ropa interior.
Acá no se consigue, o te piden precios de lesa humanidad.

Lucas Gottschalk dijo...

Este tomo lo tengo en la lista de pendientes desde hace tiempo, atrae bastante la atención imaginar un Spirou sin gags ni Spips...

Aunque por otro lado es esto precisamente lo que me gusta tanto de la etapa de Tom&Janry. Fantasio y Spirou sufren, sangran.. lo pasan recontra mal. No solo se dedican a darse golpes en clave humorística.

Anónimo dijo...

Si, que se consigue, en la última Feria del Libro estaba y en la Revisteria lo vi hace poco..con respecto al precio, y bue, consecuencia de este gobierno tan transparente, que con su exitosa política económica de inflación, suba del dólar, euro, etc etc hace que cada vez sea más fácil acceder a la cultura (ni hablar de llegar a fin de mes, lujos como el que no te corten la luz cada dos días, etc)

Anónimo dijo...

Les dejo un blog infinitamente superior a este (por lo menos no es tan notorio las reseñas arregladas), y donde no hay que bancarse la soberbia de este cáncer para el comic que es Aggordi:

http://ellectorimpaciente.blogspot.com.ar/

Anónimo dijo...

Posta, che! Basta de reseñas arregladas! Cuanto te pagaron Tome y Janry para que reseñes este tomo, gordo?

Andres Accorsi dijo...

Jajajaja!
Forrrtunas! No sabés la cantidad de álbumes de Machine qui Reve que la editorial Dupuis tiene metidos en el orto desde 1998. Por eso necesita que yo hable bien de este libro 15 años después, así todos ustedes corren a comprarlo... en francés! Si no, no me pagan mi porcentaje :P

Fuera de joda, por mí que opinen lo que quieran. Yo me aferro al reglamento de este blog, cuya primera regla dice:
1) Este blog es completamente personal, autogestionado e independiente. Independiente de todo, inclusive de mi laburo como distribuidor. No es un house organ de la distri, ni tiene el compromiso de manijear o ensalzar a los libros de las editoriales con las que trabajo. No tiene ni tendrá nunca el objetivo de vender absolutamente nada.

Si te gusta bien, y si no... a comerla.