el blog de reseñas de Andrés Accorsi

viernes, 23 de diciembre de 2011

23/ 12: PIJAZOS DE PERFIL, parte VII


Para mediados de 1992, cuando las publicaciones estaban por cumplir un año, ya estaba muy claro que teníamos un éxito entre manos. Así es como para mediados del ´93, la línea se había duplicado: en vez de cuatro títulos había seis, más miniseries (Invasión), especiales (los primeros Grandes Historias) y hasta un libro de chotocientas mil páginas (La Muerte de Superman). Los que además de trabajar ahí adentro teníamos trato con los fans, con los comiqueros, o simplemente nos tomábamos el laburo de leer las cartas de los lectores, estimábamos que el mercado argentino, así como estaba, bancaba unos 15 títulos de DC por mes.
Los lectores presionaban permanentemente para que se ampliara la cantidad de títulos, tal vez para zafar de los precios asesinos que en aquella época cobraban por el material español las poquísimas comiquerías que existían en el país. Alguna vez Perfil contrató a una persona para que leyera TODAS las cartas de los lectores (varias miles) y tabulara los pedidos de nuevos títulos. Ganaron por afano los Teen Titans, con Wonder Woman y Green Lantern también muy bien rankeados. DC presionaba, pero más sutilmente, a través de la empresa que representaba a la Warner en Argentina, creo que se llamaba International Licensing, o algo así. De hecho, la idea de que había que publicar La Muerte de Superman apenas 9 meses después que en EEUU, vino de DC. Pero en general se limitaban a tirar el dato de que allá, en el Norte, además de Superman y Batman los títulos que hacían furor eran Robin y Lobo. Acá apenas se publicó un one-shot de Lobo y Robin, pobre, apareció poco y nada.
¿Cuál era el verdadero motivo por el cual Perfil no expandía su línea de títulos? No sé, pero yo tenía esta teoría: Los colaboradores (traductor, articulista y letristas) cobrábamos por trabajo entregado. O sea que en 1993, con el doble de series en curso, cobrábamos el doble que en 1991 (más algún aumentito que nos dieron una vez, sin que lo pidiéramos). Pero el coordinador de las series (Osvaldo Tangir) y el diagramador (Jorge Benedetti) cobraban un sueldo fijo, como cualquier empleado de la editorial. O sea que en 1993 laburaban el doble que en 1991... por la misma guita! Por ahí me equivoco, pero yo creo que el verdadero filtro, el verdadero impedimento para sumar más colecciones, era que Osvaldo y Jorge no querían laburar EL TRIPLE por la misma guita. Y me parece absolutamente entendible. Para los que hacíamos las traducciones y redactábamos los artículos, más títulos era más guita. Para ellos no, y eso era bastante injusto. Acá el pijazo era para Osvaldo y Jorge, y por supuesto para los lectores, que se quedaron con la leche de leer un montón de material que Perfil pudo haber editado, pero decidió no hacerlo.
Hablando de los artículos, ¿te acordás de Weirdo y Rascomix? Eran dos identidades ficticias creadas por Rafa de la Iglesia para los correos de Perfil. En 1994, cuando empezamos a planificar la Comiqueando, Rafa era parte del staff y dábamos por hecho que él (o algún otro) iba a escribir en la nueva revista con los nombres de Weirdo y Rascomix. En algún momento se lo comentamos a Tangir, y al tiempito nos tira una bomba atómica: “Muchachos, lo de usar las identidades de Weirdo y Rascomix para Comiqueando va para atrás. Acá me dicen que esos personajes son propiedad de Perfil y que sólo se pueden usar en nuestras revistas”. Ah, bueno... Nos vacunaron, mal. Por supuesto, Rafa nunca había firmado ninguna cesión de derechos ni nada que le otorgara a Perfil el control sobre esas creaciones. Pero decidimos no pelearla y, con el pijazo adentro, metimos en la Comiqueando a “Alejandro Tancredi” (el pseudónimo con el que escribía Rafa en los comics de Marvel, de Pavón o Columba, no recuerdo bien) y resucitamos al Dr. Müle, un personaje que había creado mi hermano Diego para la revista El Tajo. Como ínfima “represalia”, Rafa dejó de escribir la sección Charlas en el Parque para los comics de Perfil y la retomó en Comiqueando.
Mañana, más pijazos en torno al cierre de la línea DC/ Perfil.

11 comentarios:

Pablo dijo...

Uy, qué grosso! En las comiquerías de hoy siguen en pie los precios asesinos. Qué onda Territorio de Jamie Delano y David Lloy? Es material recomendable?

Anónimo dijo...

Puedo leer esto por años. De verdad. Es un viaje a esos maravillosos años. Que no pare!!!

Gil Garza dijo...

Sí, me acuerdo de Weirdo y Rascomix, pero no tenía idea que fueran de la comiqueando (revista que apenas leí alguna vez, porque sí, por nada en particular)
No me gustaba como respondían muchas veces, por el 92 yo tenía 13 años, así qeu supongo que algunas cosas directamente no las entendía.
Del que también me acuerdo es de un lector que mandaba cartas casi continuamente, un tal Esteban Espósito, si mal no recuerdo.
Me acuerdo que una vez mandé una carta y nunca salió, y me desilusioné un poco.
Espero que alguna vez expliques por qué no publicaron Invasión en su formato original.
Los precios de las revistas españolas no eran tan asesinos. En el parque Rivadavia estaban 2,50. Lo que no publicaba perfil, lo compraba allí. Eso sí, el nro 9 de la jla lo dejé pasar como un boludo.
Me quedo esperando más entregas de esta saga.
Salut.

Anónimo dijo...

Y bueno queda un poco claro porque no se expandió la línea. Yo pensé que lo de Lobo había sido por censura, por contenido muy fuerte. Estas notas y otras que leí en comiqueando en su tiempo me hacen pensar que Los Cómics de Perfil estaban en una especie de limbo, en la editorial no tenían claridad de cuanto se vendía , sino de acuerdo a tus datos no habrían tenido problemas en aumentar la línea, pagarle más a los jefes y contratar más personal, como que estaba dejada a la mano de Dios.

Patricio dijo...

Que pena que lo único que editaran de los Titans haya sido ese número que ilustra la nota y no era de lo mejor.

Andres Accorsi dijo...

No confundamos, Anónimo. Yo no manejo datos, manejo conjeturas. Algunas elaboradas a partir de datos, pero ninguna científicamente comprobada como para decir categóricamente "las cosas no se hacían mejor por tal y tal motivo".
Pero sí, sospecho -igual que vos- que faltaba convicción, compromiso y olfato en los cargos jerárquicos, en el jefe que estaba por encima del coordinador.

Francisco Sampedro dijo...

Algo que me intriga Sr. Accorsi...

¿Como ve el estado de las publicaciones de comics por editoriales argentinas en la actualidad?

Andres Accorsi dijo...

Lo veo bien. Estamos muy lejos del techo, y más ahora que se complica traer material importado. Pero la evolución es bastante notable, hay muchas editoriales publicando buen material.
Si te referís específicamente a lo que es comic yanki, tendríamos que hablar de lo muy poquito que edita Deux y de la línea de OVNI, que no para de crecer. Y la verdad es que no puedo opinar al respecto porque no consumo comic yanki traducido.

Anónimo dijo...

A mí lo que me hincha las pelotas ( a diferencia de la época gloriosa de Perfil) es el precio que te ponen. Primer número $20. A los 5 números $32. Están locos. Nunca me cierra. Como el cd que te lo quieren cobrar $79.
No entiendo. Ponele Hellboy que lo editan tipo libro, pero los comics..
Aguante perfil a 12000 australes y después $2,20.

Anónimo dijo...

Ja ja, gracioso lo de Weirdo y Rascomix. Pensar que despues conoci a De la Iglesia atendiendo el club del comic, y es un tipo de lo mas normal y macanudo.

José A. García dijo...

Hubiera sido interesante ver más miniseries o especiales publicadas por Perfil. Invasión fue muy buena, para su momento, y la Muerte de Superman también (tanto que tengo dos copias del mismo tomo!)

Espero para saber qué pasó que todo se le fue al tacho a los de Perfil.

Saludos

J.