el blog de reseñas de Andrés Accorsi

miércoles, 28 de diciembre de 2011

28/ 12: DULLED FEELINGS


¿Ves ese rectangulito celeste en el medio de la portada? Bueno, eso lo agregó el que digitalizó la imagen. En la portada del libro real, en vez de ese rectangulito hay una poronga. Grande. Venosa. Erecta. ¿Qué clase de degenerado se compra un comic en cuya portada hay una especie de Batman sadomaso luciendo su falo erguido frente a dos yiros voluptuosos con látigos y lencería de cuero? Hay que estar muy hecho mierda... o ser muy fan de Igort.
Yo me declaro culpable del segundo crimen, el del fanatismo ciego por este genio italiano, que me llevó a comprarme (gracias a la recomendación de mi amigo el Desgarreitor) la edición yanki de Il Letargo dei Sentimenti, un álbum que recopila dos historias de mediados de los ´80, la época más experimental de la carrera de Igort. Es la etapa en la que Igort militaba en el grupo Valvoline, junto a monstruos como Lorenzo Mattotti, Giorgio Carpinteri, Andrea Pazienza o Charles Burns, y se zarpaba en planteos estéticos muy arriesgados, muy en sintonía con los autores más vanguardistas de la época: los propios Valvoline, Jacques Loustal, Daniel Torres, Beb Deum... Igort abrevó en todos esos estilos muy afectados, muy pendientes del diseño, el color y la forma, muy “modernosos”, muy poco naturales, y los mezcló con sus mambos personales para crear dos historietas de 21 páginas cada una, muy interesantes pero un toquecito crípticas.
La primera, Ishiki no Kashi, se centra en las dudas de Zusho, un ejecutivo japonés que está enamorado de Tsukuma, un joven y apuesto soldado, pero conoce a la bella Naomi y no sabe por cuál de los dos decidirse. En el medio hay una intriga política, una Moscú alucinante, totalmente re-imaginada por Igort, y un par de garches bastante hot, que desafían con éxito a la frialdad que elige el autor para el tono de la historia.
La segunda, Letargija Custv, es la historia de un joven soviético a quien el propio Batman entrena para que se convierta en su representante en Moscú, en un giro que anticipa por muchos años a lo que después vimos en Batman Inc. El atlético Aaron reparte su tiempo entre una fábrica en la que es basureado por su jefe y las patrullas nocturnas en la eterna lucha contra el crimen, hasta que conoce a Olga y Tamara, dos voluptuosas muchachas que se lo llevan a la cama y le hacen vivir momentos de un éxtasis indescriptible. Acá la trama es más compleja: hay espionaje, romance, erotismo, algo de sátira social y machaca de un chabón musculoso encapuchado contra hampones y mafiosos. Por ahí en más páginas, la historia se podría haber desarrollado mejor, e incluso tendrían más sentido esas secuencias breves pero incandescentes en las que Aaron les da murra a las dos minitas. Pero en 21 páginas está todo un poquito apretado, no se llega a discernir bien si Igort quiso contarnos una de superhéroes rusos, o parodiar al género de los justicieros enmascarados, o calentarnos la pava con los tríos entre Aaron, Tamara y Olga, o involucrarnos a pleno en un misterio con espías, doble agentes y traiciones varias.
Y en realidad importa bastante poco, porque desde el primer momento queda clarísimo que la mayor preocupación de Igort estaba puesta en el dibujo, en crear imágenes fuertes, que combinaran impacto, sensualidad, sofisticación, perversión, belleza en su estado más puro. Lo cual, obviamente, logró con creces, motivo por el cual se recontra-justifica conseguir esta oscura joya de los inicios de este ídolo italiano. Un ídolo que hoy dibuja muy, pero muy distinto a lo que pelaba en Il Letargo dei Sentimenti, aunque siempre comprometido con la eficacia narrativa y la exploración de la línea y el color como herramientas para lograr imágenes de notable vuelo plástico. Algún día Sudamérica se hará cargo de lo que significó el grupo Valvoline para la evolución del Noveno Arte allá por los ´80, y yo me dejaré de morfar un “0 comentarios” cada vez que me babeo con Mattotti, Igort y demás...

11 comentarios:

AVILEZ dijo...

Y CÓMO HACE ESTE BUEN HOMBRE PARA ZAFAR, POR EJEMPLO, DE LOS ABOGADOS DE LA DC? OBVIAMENTE, LA HISTORIA DEL DISCÍPULO RUSO NO ESTÁ DENTRO DE LA CONTINUIDAD...

Andres Accorsi dijo...

Ni idea de cómo zafó de los cuervos... Andá a saber si alguien de DC alguna vez se hizo cargo de que existe esa historieta.
Me fijé en la web y la última vez que se reeditó fue en Italia, ya en este siglo, así que la info existe y es muy probable que alguien de DC la conozca.
Pero bueno, este es un comic de vanguardia y la vanguardia es así...

Diego Jourdan dijo...

0 Comentarios? Todo mal... hay fumettis muy grossos ahi afuera. Ya comentaste algun laburo de Andrea Pazienza?

Andres Accorsi dijo...

No, nunca comenté nada de Pazienza.
Tengo poco. Acá es muy difícil de conseguir...

Diego Jourdan dijo...

Se entiende... no te puedo ayudar mucho por el lado tano, pero con Javi H. te mande un par de revistas inglesas para que viches ^_^

Anónimo dijo...

Que interesante, me dejaste con ganas de leerlo Andrés. Acá solo se puede conseguir por Amazon no?
Matías.

Andres Accorsi dijo...

Supongo que sí, Matías. Es una edición de principios de los ´90 que acá no había visto jamás.

Anónimo dijo...

OK. Gracias.
Matías.

Anónimo dijo...

Uh, pinta muy bueno! que lástima que no se consiga. Me quedaré con la calentura...
Andrew

Matias Art dijo...

Hola Andrés que tal??
Una pregunta que no tiene nada que ver con esta reseña, ¿leíste la historieta Dixie Road de Dufaux y Hugues Labiano?, te lo pregunto porque tengo ganas de comprarla pero quería saber alguna opinión, gracias desde ya y felicidades!!!!

Andres Accorsi dijo...

No, nunca la leí.