el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 29 de abril de 2012

29/ 04: EL CAPITAN ESCARLATA

Sí, yo pensé lo mismo que vos: una historieta basada en la clásica serie de marionetas de Gerry y Sylvia Anderson. Bueno, no. Lo único que tienen en común ambos Capitanes Escarlata es el nombre. Y en una de esas, hasta es casualidad, porque el comic es de autores franceses y andá a saber con qué nombre se conoció en Francia aquella serie que nosotros veíamos en aquellas mañanas setentosas en blanco y negro.
Mirá este team-up: escribe David B., el autor de L'Ascension du Haut-Mal, y dibuja Emmanuel Guibert, el autor de La Guerra de Alain. Dos tipos más que consagrados, dueños de una obra muy personal, acostumbrados a trabajar como autores integrales, forman equipo durante 60 páginas y se ensamblan tan bien que hay que esforzarse para digerir la noción de que esto tiene dos autores y no uno sólo. Sé que soy minoría, pero a mí me aburrió bastante L'Ascension du Haut-Mal (de hecho, no la pude terminar) y con La Guerra de Alain no me fue mucho mejor. Tengo en la mira otras obras de David B. que me parecen muy atractivas, pero justo su clásico indiscutido, el que lo puso en el Olimpo de los grossos, a mí no me enganchó para nada. Con El Capitán Escarlata, este referente se reivindica. Acá sí, me encontré con un guión que me atrapó de principio a fin.
A ver: un barco pirata que navega por los cielos de París, hombres de la burguesía que desaparecen para aparecer con la cabeza cambiada –literalmente- a bordo del barco pirata, filibusteros que siguen en pie una vez que han sido decapitados, la contraofensiva policial a bordo de un zeppelin, tormentas mágicas... Evidentemente acá hay una aventura de gran intensidad y de un vuelo creativo poco frecuente. El protagonista está basado en el escritor Marcel Schwob, autor de un cuento (que se reproduce en el libro) cuyo argumento tiene bastante que ver con el de El Capitán Escarlata. Marcel es el típico intelectual, la típica rata de biblioteca, súbitamente fascinado por la audacia de estos piratas del viento. Su vida y la de Monelle, su novia, una chica con extrañas percepciones y un coraje inmenso, cambiarán para siempre a lo largo de estas páginas. El propio Capitán Escarlata, pese a su condición sobrenatural, también es un personaje muy bien trabajado, al igual que el comisario que intentará ponerle fin a sus felonías.
Lo más interesante del libro, sin dudas, es que nunca sabés qué puede llegar a pasar, cómo se pueden llegar a resolver los misterios y los conflictos que plantea el guión. David B. te envuelve con astucia en una trama donde reconocés fácilmente un montón de elementos (tributarios de las clásicas novelas de Jules Verne, Emilio Salgari y demás) mientras te sorprendés con un montón de otros elementos que nunca antes te habías encontrado.
Emmanuel Guibert está a cargo del dibujo, la tinta y el color. Acá opta por un dibujo realista, con bastante referencia fotográfica pero a la vez mucha síntesis, con un trazo grueso, muy expresivo, al que complementa con sutiles esfumados, texturas y ese efecto tan lindo de la línea entrecortada, que en un punto amaga con desaparecer. El color está a tono con la intensidad y la extrañeza que propone el guión, puesto de un modo que por momentos recuerda a Hergé y por momentos al Viejo Breccia, aunque me parece que son demasiadas las páginas en las que Guibert opta por limitar su paleta a un sólo color. La narrativa no parece francesa: ninguna página tiene más de nueve cuadros, en esas páginas de 9 cuadros se impone la grilla de Watchmen, hay muchos primeros planos y hasta planos detalle de las manos, los cañones o la máscara del Capitán Escarlata. El balance de la faz gráfica es sumamente positivo.
Y el del tomo en general también, claro. Tenemos una aventura con fantasía, misterios, romance, violencia y un clima nebuloso, de un misticismo cautivante que te invita a subirte a un bondi que nunca sabés dónde te puede dejar. Ahora más que nunca, quiero conseguir las otras obras de temática más aventurera firmadas por David B.

4 comentarios:

Leandro dijo...

La tapa es bastante fea

Francisco Sampedro dijo...

Andres! En la feria ya sacaron hasta el tomo 12 de Death Note, en tiempo récord! Jajajajajaja

Andres Accorsi dijo...

Sí, increíble.
Esta semana los pido en mi comiquería amiga.

Pepa dijo...

Sí, y a Monster la dejaron colgada...