el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 29 de mayo de 2011

29/ 05: PEGALE QUE ME GUSTA


Hoy retomo un tema sobre el cual ya pensamos en voz alta acá en el blog, hace varios meses. Me refiero al rol del crítico, su función, su utilidad o no… esas cosas.
Una de las sensaciones que tengo, y que me alarman un poco, es que el lector que lee crítica se divierte más cuando el crítico se ensaña con un comic que le pareció abominable. A mí me pasaba, también, cuando empezaba a leer crítica (en la Comics Journal o la Amazing Heroes de fines de los ´80) y algún asesino serial prendía la motosierra y le salía a dar con tutti a las bostas inmundas que se publicaban en aquel entonces en EEUU. No sé por qué… me parecía divertido, o por ahí me parecía un gesto valiente… De pronto, Juan Carlos Nadie, un pichi que seguramente no tenía ni diez mangos en el bolsillo, “se jugaba la vida” para desemascarar el nuevo choreo de Marvel, DC, o quien fuera. Era David versus Goliat, y eso cuando sos joven te ceba mal.
Ahora lo noto en algunas reseñas del blog. Cuando me clavo y leo un comic entre mediocre e insostenible, la respuesta de los lectores suele ser poderosa. No siempre, claro, pero a veces parece que el lector disfruta más cuanto peor la pasa el crítico leyendo comics de mierda. Hay un placer morboso, algo raro, algo que a mí no me cierra mucho, que esa imagen del crítico como verdugo, como tipo que viene a “hacer justicia”, pero con métodos tipo Punisher, donde la carnicería inmisericorde está ampliamente permitida y hasta incentivada.
Yo, sinceramente, no creo mucho en el crítico-verdugo. Tampoco en el critico-policía, que impone normativas para que los autores las cumplan, ni en el crítico-juez, que decide si el autor es culpable o inocente, y qué penas le corresponden por haber terminado la historieta con el artero recurso de “era todo un sueño”. Para mí el crítico es más parecido a un forense. Nosotros llegamos cuando el acto ya se consumó, nos toca destripar la obra cuando ya está terminada. No nos toca orientar la conducta del autor hacia el cumplimiento de X normas. El tipo escribe y dibuja como se le canta, y nosotros después analizamos el producto terminado.
¿Cómo sabe un crítico, que no es un artista, si un trabajo artístico está bien o mal hecho? Lo sabe porque leyó y estudió a otros autores que lo hacían bien. No se puede decirle a nadie "Esto está mal hecho" si no tenés con qué compararlo. Yo comparo con Breccia, Eisner, Hergé o el que me resulte más idóneo según el estilo/ tema/ onda del autor en cuestión y en base a eso postulo que se podría haber hecho mejor, o no. Con lo cual, cuando digo “esto está mal”, lo que digo en realidad es "¿Leíste a Breccia, Muñoz, Caniff, Franquin y todos esos tipos que lo hacían bien? Entonces, ¿qué te cuesta aprender de ellos y tratar de hacerlo bien vos también? Y si no los leíste ¿qué esperás?". No es muy lindo, no es el camino más corto hacia la popularidad y el cariño de las masas, pero bueno, uno no hace esto precisamente para ganar amigos…
El problema es que, si no existe una crítica, o algo que logre establecer normas y standards menos efímeros que las cifras de venta de este mes, y que además intente educar al público e inspirar a los artistas en la búsqueda de metas más perdurables, la única fuerza que termina por regir a la historieta es el marketing, con resultados obviamente deplorables para cualquiera que se interese en serio por este medio.
La lógica marketinera es una especie de brújula cuyo Norte cambia una vez por mes. Preguntémosle a un gerente de Musimundo qué es lo mejor que le pasó a la música en los últimos 25 años y nos va a contestar “el nuevo disco de Shakira”, o “el nuevo disco de Green Day”, o lo que sea que esté vendiendo a lo loco este mes. Los críticos tenemos que estar ahí, porque somos la única alternativa a la lógica del marketing. Si te rompemos tu ilusión al contarte que tu autor favorito es un clon defectuoso de un viejo dibujante de los ‘60 al que casi nadie recuerda, lo siento mucho. Si creías que el nuevo relanzamiento de tu superhéroe favorito respondía a un rapto de originalidad por parte de un gran guionista y no a una abyecta maniobra editorial para vender 300 revistas más, de nuevo, te pido disculpas. Pero es esto, o consumir sólo gacetillas de prensa de las editoriales contándonos que tal comic es glorioso e imperdible porque ya agotó cuatro ediciones.
Sacar al factor calidad de la ecuación a la hora de hablar de comics es peligrosísimo. Lo hizo Lazer, durante muchos años, y las consecuencias fueron terribles. Las estamos pagando todos los lectores de manga y las vamos a pagar muchos años más. Prometo ahondar en este tema en un futuro post, pero la idea básica es esta: Sí, es una opinión y es sólo eso. Vos sabrás si la preferís o no frente a las otras alternativas: la gacetilla de prensa, el olvido y el silencio.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola andres, ya estaba extrañando estos post-debate. Primero la mala leche en la critica siempre garpa, pero solo cuando esta justificada. Segundo cuando te referis al critico como un forense creo q tenes razon, hace mil años ya, cuando termine la carrera de letras en la plata, no podia terminar ningun libro sin diseccionarlo. Lo leia y solo veia la posicion del narrador, el marco narrativo, la intertextualidad, etc, pero si me preguntaban si me gustaba no podia responder. Tanta formacion critica me habia sacado el disfrute del mero placer. En parte por eso deribe en los comics otra vez, buscando una lectura mas simple, narrativamente menos compleja. En definitiva con mil prejucios pelotudos encima, no tarde nada en darme cuenta de lo equivacado q estaba. El universo narrativo de las viñetas estan complejo como la lit. Y mil veces mas libre (tal vez por ser mucho mas joven o por la fusion exitosa de dos tradiciones tan dif como la pintura y la escritura). El caso es q la critica es indispensable por millones de razones, pero creo q por sobre todas es para educar al lector, no sobre lo q esta bien hecho o mal hecho, si no por q nos brinda las herramientas para q cada uno pueda eventualmente transformarse en forense o acercarse lo mas posible a una mirada q desentrañe los elementos q conforman una obra. A razon de esto ultimo Andres seria interesantisimo q escribieras un libro no de critica ese ya lo has hecho, si no uno q enseñe como leerlos, hay tan pocos libros de ese estilo dando vueltas en castellano, q estoy seguro q seria un éxito. Al menos yo lo compraria ;).
Perdon por la verborragia
Fede. M

Andres Accorsi dijo...

Es poco probable que escriba ese libro, Fede. Gracias igual por el voto de confianza ;)

sebasp dijo...

¿quién vigila a los vigilantes?

me pareció realmente razonable tu respuesta a la pregunta que está siempre dando vueltas: si no sabe dibujar porque critica al que dibuja?, pero el problema ahí es que describís a una persona responsable. Hace poquito leí una critica de La Nación ( creo) sobre la peli de Thor, donde el tipo realmente no sabía de que estaba hablando. igual tiró mierda.. y eso que es un diario importante, no hablemos de la cantidad de marmotas que salen a escribir en Internet. El critico es impune, y eso es un problema porque se juntan en la misma bolsa los que realmente saben de que están hablando con los que simplemente disfrutan de tirar mierda pero el que lee la critica no está en condiciones de diferenciarlos

Anónimo dijo...

Entiendo parcialmente el palo a Lazer, pero si hablamos del sub-mundo "otaku", no hay una puta revista de manga y/o anime que pueda ser tomada en serio. Y su querida Komikku no es mucho más profesional que digamos. En la nota de Haruhi lo único que decían de la segunda novela es que a la persona que escribió la nota le aburrió. ¿De qué se trataba? No sé, porque le aburrió. ¿Aburría porque era más de lo mismo? No sé, sé que aburría. ¿Aburría porque no tenía nada que ver con la primera y desconcertaba? No sé, sé que aburría. Para críticas así de superficiales, me fijo qué dicen otros mil boludos en la puta internet y listo. Pagar para que una persona me diga que algo es aburrido porque es aburrido no tiene mucho sentido.

VRT

PAblo Tunica dijo...

Querido Andrés: No me cabe ninguna duda de que el crítico es el que ofrece lecturas, agranda lecturas, las da vuelta, las anuda, las renueva (en eso es parecido un poco al artista) y educa lectores (cosa importantísima para que sigan existiendo las historietas). Creo que cuando uno se plantea un laburo crítico lo hace con el material que le gusta, escribir sobre algo que nos pareció una basura es una perdida de tiempo. La única excepción (pienso yo) es la denuncia, de otro modo no vale la pena escribir sobre cosas que nos son indiferentes. Además la crítica no se plantea decir qué es bueno o qué es malo, más bien estar por encima de eso buscando nuevas lecturas, interpretaciones, secretos, casualidades, inspiraciones o lo que sea que le plazca al crítico, en una obra.
te dejo un abrazo grande.
Pablo

Alejandro Pablo dijo...

A mi en particular me entusiasma más cuando los posts son positivos. Me gusta leer la pasión que le ponés a un comic cuando te gusta. A tal punto que fui a comprar algunos de ellos (entre ellos Death Note, Rambla Arriba Rambla Abajo), y la verdad es que tenías razón en cuanto a su calidad.

Anónimo dijo...

Un punto tal vez interesante seria pensar en el lector de comics como consumidor de critica. En materia de porcentajes cuantos espectadores de cine leen critica de cine?? Y no me refiero a unas reseñas pequeñas en los diarios, si no material con un poco mas de sustancia. Cuantos lectores de lit. consumen critica literaria? Me atreveria a decir q en porcentaje muy pocos. Sucedera lo mismo con la legion de lectores de comics? Creo q somos unos consumidores particulares, mas quiquillosos con lo q adquirimos, tal vez por ser un material mas caro q los anteriores, pero la verdad nose. Q opina ustedes?
Fede. M

Anónimo dijo...

Muy bueno el post. Coincido bastante. Lo que me parece que faltaria nombrar (por ahi te lo guardaste para otro post sobre el mismo tema) es qué pasa cuando el critico de alguna manera esta vinculado a la obra. Por ejemplo si Accorsi o el q sea esta peleado con tal dibujante, ¿que pone en la critica? o por ejemplo, ¿que pone la lazer acerca de ranma 1/2 si la propia editorial ivrea edita su manga?. Supongo que es una cuestion de profesionalismo y de saber separar las cosas (algo parecido a lo que pasa con la critica de futbol, ja).
Mauricio

José A. García dijo...

Llama mucho la atención que la crítica de libros y comics, como las de cine, casi siempre todo es buenisimo, es lo mejor que se escribió en la década, será algo que revolucionará el arte, y cosas parecidas y cuando llegas y lo lees te das cuenta que es un bodrio. Y pasa cada vez más seguido que el crítico piense más en su bolsillo o en, si hablo bien de tal o cual editorial tal vez me publiquen mi libro, revista, comic, produzcan mi nueva película, que no queda casi nadie que se anime a prende la motosierra a la hora de hacer una crítica.

Por eso, también, da tanta placer encontrarse con un crítico que sufrió leyendo alguna basura de lo último editado.

Digamos que es justicia poética y ya.

Saludos

J.

Anónimo dijo...

¿Y Berliac... donde está Berliac?

Anónimo dijo...

Berliac todavía se cree que sabe hacer novela gráfica negra sin saber narrar gráficamente o qué carajo es una novela gráfica.