el blog de reseñas de Andrés Accorsi

domingo, 20 de diciembre de 2020

LOS JINETES Y LA NOCHE 1002… 1003… 1004…

Nuevo recopilatorio de las historietas que Eduardo Mazzitelli y Quique Alcatena realizan para el mercado italiano, y como siempre, uno abre estos libros preparado para viajar por lugares maravillosos y vivir aventuras imposibles. Esta vez, tenemos una breve novela gráfica desarrollada en cinco episodios (Los Jinetes) y seis historias cortas autoconclusivas, que comparten una misma ambientación: la Arabia mítica, la de los sultanes y califas mezclados con genios (o djinns), ifrits y demás criaturas legendarias de infinito poder. La referencia a Las 1000 y Una Noches que propone el título no es caprichosa, porque la intención de los autores va claramente por ese lado, por el de sumar nuevos relatos fantásticos a aquella clásica compilación de cuentos y leyendas. Empiezo de atrás paraa delante, con las seis historias cortas. La sexta me gustó mucho, la quinta se me hizo un poquito predecible, la cuarta también me resultó atrapante, la tercera me parece que habría funcionado mejor en otra extensión (más larga, con más espacio para ponerle acción y aventura, como para que no quede en la canchereada de “mirá qué buena idea se me ocurrió”), la segunda me gustó por ser la más loca, la más fantasiosa, y la primera probablemente sea la más redondita, la que ofrece un mejor equilibrio entre una buena idea y un buen desarrollo. En todos los relatos Mazzitelli logra que los elementos fantásticos magnifiquen y potencien sus fábulas de poder, ambición, amor, lujuria, sabiduría, honor y codicia, y eso hace que no importe en lo más mínimo si el rol de la aventura es protagónico o anecdótico. Mazzitelli se propone hacer vibrar al lector y emocionarlo con otras armas: no con los cheap thrills de los combates, las persecuciones y los cataclismos que hacen temblar al mundo, sino con tramas en las que lo fantástico y lo imposible están ahí para darle fuerza a conflictos en los que todo pasa por los sentimientos. Creo que lo que más me gustó fue Los Jinetes, una saga breve pero intensa, por momentos asfixiante, que gira en torno a la venganza, o en realidad. a los límites de la venganza. También hay una trama romántica, un misterio sobrenatural muy bien llevado, intriga palaciega de alto vuelo y esos textos típicos de Mazzitelli en los que florece una prosa contundente, conmovedora, única. El guionista aprovecha la mayor extensión de Los Jinetes para ensayar lo que no puede hacer en las historias cortas, que es el desarrollo de personajes. Los cuatro o cinco protagonistas de la historia evolucionan notablemente en apenas 70 páginas y eso es parte de lo que mantiene atrapante a una historia que vos ya sabés desde el principio cómo va a terminar. Acá también, el amor, el poder, la ambición, la soberbia, la sabiduría, la templanza y la fe se entrelazan en una historia por cuyos pliegues se deslizan interesantísimas reflexiones acerca de cuestiones que nos son mucho más cercanas, más próximas que estos desiertos infinitos, estos palacios fastuosos y estas criaturas mágicas con formidables poderes. También como siempre, el talento literario de Mazzitelli, su capacidad asombrosa para generar situaciones dramáticas que exceden los contextos de la aventura y la fantasía, encuentra el complemento perfecto en la pluma endiablada de Alcatena. Si los genios son descriptos como poderosos, Quique los dibuja hiper-poderosos; si los palacios son descriptos como majestuosos, Quique los dibuja hiper-majestuosos; y lo mismo sucede con las mujeres hermosas, los ejércitos, las tempestades y las masacres. El trazo de Quique amplifica este mundo, lo hace aún más contundente, más emotivo, más cautivante. Una vez más, resulta imposible no quedar paralizado por la belleza de los detalles, por la forma en que Alcatena ornamenta las viñetas, la forma en que las acomoda en la página para lograr el mayor impacto narrativo, y –por supuesto- por los desbordes de la imaginación de este prócer del Noveno Arte. Podés haber leído decenas de versiones de los cuentos de Las Mil y Una Noches, saberte de memoria todas las fábulas y tener el más completo conocimiento de todas las criaturas fantásticas que aparecen en las leyendas de la Arabia mítica, pero nunca las viste (ni las imaginaste) como las dibuja Alcatena en estas páginas. Una vez más, acá la magia se hace papel y el papel se hace magia, un truco con el que Alcatena nos hechizó hace 35 años y –por suerte- no nos dejó escapar jamás. Recomiendo mucho este libro, y no, no lo pongo por encima de Una de Vampiros, que por ahora sigue siendo –para mi gusto- la mejor obra de autores argentinos publicada en nuestro país en 2020. Hablando de 2020 y de su inminente final, estoy evaluando alternativas para seguir con el blog en 2021. Ojalá se me terminen de acomodar las ideas y encuentre un formato viable, sustentable a lo largo de otros 365 días. Y nada más, por hoy. Nos reencontramos ya en el verano, acá en el blog.

5 comentarios:

Facundo Vazquez dijo...

Acá estaremos leyendo en el verano, el año que viene y mientras dure el blog

Christian dijo...

Por siempre leyendo. Te sigo en la comiqueando de youtube, podes hacer por ahí las reseñas diarias. Sería genial. Cuando decís: "Una de vampiros", a lo mejor del año, ¿a qué historieta te referís?

Andrés Accorsi dijo...

A la que reseñé el 5 de Noviembre.

Patan dijo...

En el formato que sea te vamos a seguir negrito! Yo te leo desde hace más de 20 años (quizas algunos más tmb)y me cago de risa siempre. Gracias por tu laburo y buen año!

lowfirocker dijo...

Los años pasan y Eduardo Mazzitelli sigue siendo tan genio como cuando ya nos alucinaba en la Skorpio de los 90! Gracias Andrés por decirlo tan bien